Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

Más de lo que te puedes imaginar…

En la serie de televisión “Perdidos” había un personaje que sufrió un accidente y quedó con sus piernas paralizadas. Estaba en una silla de ruedas. Su nombre era John Locke, pero lo llamaban por su apellido “Locke”.

En una escena, Locke, estaba queriendo hacer algo que por estar en su silla de ruedas la gente pensaba que no podía. Locke contestó muy enojado: ¡No me digas lo que puedo o no puedo hacer!

Creo que tenemos la tendencia a contestar así cuando alguien piensa que no podemos hacer algo. Sigue leyendo “Más de lo que te puedes imaginar…”

Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

¿Ves a esta mujer? ~ Un Mensaje para toda Mamá y Mujer

 

Hace una semana murió una autora que impactó a muchos a su alrededor.

Su muerte imprevista, y a tan corta edad, causó muchos comentarios en las redes sociales.

Aunque no la conocía, sentí la pérdida por lo que otros decían de ella. Esto me llevó a pensar en algo que le comenté a mi esposo.

Le dije… Cuánta gente habla de esta mujer… Si yo hubiera sido la que me hubiera muerto, nadie me extrañaría. Él me dijo: “No es cierto. Yo y tus hijos te extrañaríamos”.

A lo mejor alguna vez has pensado también que eres invisible y que nadie te ve. Jesús hizo una pregunta en una conversación que creo tendrá gran significado para quienes han pensado que nadie las ve. La pregunta es…

¿Ves a esta mujer?

Esta es una pregunta que Jesús le hizo a Simón cuando éste lo invitó a su casa a comer. Lucas 7:36-47, nos relata el episodio en dónde una mujer unge los pies de Jesús con un perfume caro.

Este episodio nos da algunos detalles de lo que estaba sucediendo en casa de Simón, el fariseo. La mujer se entera que Jesús iba a estar allí y llega con un frasco de alabastro lleno de perfume y lo derrama a los pies de Jesús. Pero hizo almo más, lee conmigo:

“Llorando, se arrojó a los pies de Jesús,
de manera que se los bañaba en lágrimas. Luego se los secó con los cabellos; también se los besaba y se los ungía con el perfume”
Lucas 7:38

Si conoces el relato, recordarás que el fariseo, Simón, hablaba dentro de sí y se decía a sí mismo que si Jesús fuera profeta, Él sabría quién estaba haciendo lo que leímos arriba. No sólo Jesús lo sabía, pero también sabía lo que Simón estaba pensando y lo que estaba diciendo dentro de sí. Por esta razón, le contó una historia y le hizo esta pregunta:

¿Ves a esta mujer?

Jesús no sólo vio a esta mujer en lo que hacía en ese momento. Jesús conocía su vida. Jesús conocía  el por qué de sus lágrimas y dolor. Jesús conocía y había visto a esta mujer.

La pregunta de Jesús a Simón es de suma importancia para los involucrados en el relato. Para la mujer, para Simón y para Jesús. Pero, también verás lo importante que es para ti y para mi.

Para la mujer porque Jesús la había visto. No la había pasado por alto. Aunque Simón, la menospreciaba, Jesús sabía bien quién era ella. Es más, alabó lo que hizo. No sólo alabó lo que hizo pero hizo que Simón le prestara atención.

Para Simón porque pudo darse cuenta a Jesús no se le pasa nada por alto. Me encanta ver como Jesús defendió a esta mujer y cuando se dirigió a Simón, mostró que la vió:

“Luego se volvió hacia la mujer y le dijo a Simón: —¿Ves a esta mujer?”
Lucas 7:44

Jesús se volvió a la mujer mientras le hablaba a Simón. Imagínate esta escena, Simón tuvo que mirarla, y escuchar el valor que Jesús había puesto en ella. Podemos decir que Jesús estaba haciéndole ver a Simón, que esta mujer, así como era o estaba, había hecho más de lo que Simón había hecho por Jesús.

Con esta pregunta Jesús quiso mostrarle, no sólo a Simón, sino a la mujer y a también a nosotras que Él nos ve. Que Él conoce nuestras vidas y sabe lo que está sucediendo. Nada en tu vida está pasando desapercibido de los ojos de Jesús.

He pensado que muchas de nosotras a veces podemos sentirnos invisibles. Quizá, pensamos que nadie nos ve. Que nadie sabe sobre nuestras contribuciones. Que nadie sabe cuando sufrimos o lloramos. Que nadie conoce nuestros sueños y anhelos. Que a nadie le importamos.

He venido para decirte en esta celebración del Día de la Madre, que Jesús te ve. El Roi, El Dios que ve, no te ha perdido de vista.

¡Él conoce todo sobre ti!

Jesús conoce tu dedicación, tu amor, tu dolor y tu tristeza. Conoce tus anhelos y tus sueños. Conoce si estás luchando con algún pecado o adicción. Conoce cómo te sientes hoy y que es lo que está allí en tu corazón. Conoce las lágrimas que derramas por tus hijos, tu matrimonio, o alguna otra dolencia. Conoce los lamentos que tienes frente a la situación o problema que te abruma hoy.

“Pues él sabe lo débiles que somos; se acuerda de que somos tan solo polvo”
Salmos 103:14 (NTV)

Otra versión dice:

“Él conoce nuestra condición; sabe que somos de barro”(NVI)

Recuerda esto:

¡Jesús no te ha perdido de vista!

Y si esto fuera poco, Él hace que otros te presten atención.

A lo mejor, el Día de la Madre te encuentra pensando que eres invisible para todos y que nadie te ve. Jesús quiere que recuerdes y llenes tu corazón con esta verdad: ¡Él te ve!

Te ve como la mujer de valor que Él creó. Como la mujer con gran potencial para hacer lo que se propone. Como una mujer que lucha para ganar victorias. Como la mujer que crece y se esmera por llegar a ser la mujer que Él te creó para que fueras.

Tu vida y la mía valen mucho. Por esta razón, tenemos que seguir preparándonos para que la vivamos a plenitud y como Él quiere.

La mujer que vino a los pies de Jesús llegó llorando. Allí recibió el perdón que buscaba y necesitaba.

Me pregunto ¿qué necesitas tú hoy?

Jesús, El Dios que te ve, quiere darte lo que necesitas. Ven a sus pies también y recibe.

“Porque tu Padre sabe exactamente lo que necesitas,
incluso antes de que se lo pidas”
Mateo 6:8 (NTV)

He aprendido que para ser una mamá o mujer que impacta a mis hijos, mi esposo, y a los que me rodean, tengo que prepararme. Tengo que seguir creciendo. No hay atajos. No se puede ser la mujer que Dios quiere que seas con “desearlo” simplemente. Tienes que poner manos a la obra.

Por esta razón, quiero poner en tus manos recursos que transformarán tu vida basados en la Palabra de Dios. Su Palabra es la fuente para vivir feliz y con éxito mientras estamos en esta tierra. En medio de cualquier situación o problema en que estés hoy, Dios quiere decirte que te ve y quiere ayudarte.

Por el día de la Madre puedes adquirir cualquiera de mis 10 libros al 50% Menos con este cupón: MADRE.  Al finalizar tu compra escribe esta palabra y recibirás el descuento a toda tu compra. Presiona abajo:

Quiero  ser la mujer que Dios quiere que sea
¡Presiona aquí hoy!
La oferta del 50% menos termina el 12 de Mayo

Me haces un favor? Comparte este Blog con otras mujeres y mamás que conoces.

Deja un comentario y dinos como te ayuda esto hoy. Si tienes una petición de oración, déjala aquí, queremos orar por ti.

 

“Muéstrame el Camino”, “Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas”

Disponible en formato digital

 

 

 

 

 

Aunque enfrentes momentos dolorosos, desafiantes y difíciles, tú tienes el poder para sanar tu corazón. En Sana Tu Corazón, Noemí escribe de corazón a corazón. Ella expresa, en una serie de cartas, aquello que ha funcionado en su vida para salir adelante de situaciones comunes que pueden haber roto tu corazón.

Sana Tu Corazón – Ebook – Digital

 

 

 

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Tapa Blanda

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Díasa Guardando Su Palabra – Digital Ebook

Con 52 Devocionales y Oraciones para todo el año, este devocional te ayudará a mantener tu mente y corazón en la Palabra de Dios. Día a Día tendrás la oportunidad de meditar y aplicarla en tu diario caminar. ¡Adquiere tu copia hoy mismo!

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

 

 

Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

¡Esto lo cambia todo!

En la cultura en la que vivimos estamos siendo entrenadas a vivir el momento. Saltamos de una cosa a la otra rápidamente sin experimentar la transformación que esa cosa debió hacer en nosotras.

Nos estamos convirtiendo en criaturas del momento.

Nos encanta esa adrenalina y emoción para luego decir… ¿Qué sigue?

El Domingo de resurrección es uno que produce varias emociones a diferentes personas. Es la celebración de la resurrección de Cristo. Si no lo sabías… ¡Esto lo cambia todo! Te voy a decir por qué.

He estado en tus mismos zapatos. Me he identificado con la victoria de Jesús sobre la muerte y he celebrado de corazón el momento. He cantado, he gritado, me he emocionado y alabado a Dios por ello.  Es una experiencia llena de esperanza y expectación, ¿verdad?

Sin embargo, qué sucede cuando llega el Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes y Sábado. Toda una semana pasa. Me pregunto ¿cómo te afectó o me afecta esta verdad y celebración del Domingo, de hoy en adelante, nuestras vidas?

Soy como tú. No creas que estoy en un sitio especial de espiritualidad. Tengo mis debilidades y luchas también. Sin embargo, estoy aprendiendo a no dejar pasar el momento que está supuesto a transformar mi manera de vivir. Es lo que Dios quiere hace en nosotras.

Me pregunto ¿En dónde te encuentras hoy? ¿Qué situación estás enfrentando que te tiene mal? ¿Cuál es ese problema que no terminas de solucionar? ¿Por qué estás triste o tienes lágrimas en tus ojos? ¿Cuál es esa decisión que no has podido tomar?

Ayer, el Señor me habló a mí. Siempre lo hace primero para que yo aprenda y así poderlo compartir contigo. La porción de Ezequiel 37:1-6 me habló de tal manera que empezó a transformar mi manera de pensar y ver el futuro. Estoy segura que Dios quiere hacer lo mismo por ti. Lee conmigo:

“1 El Señor puso su mano sobre mí y fui llevado por el Espíritu del Señor hasta un valle que estaba lleno de huesos. 2 El Señor me condujo por entre los huesos que cubrían el fondo del valle. Estaban desparramados en el suelo por todas partes y completamente secos. 3 Luego me preguntó: —Hijo de hombre, ¿podrán estos huesos volver a convertirse en personas vivas? —Oh Señor Soberano —respondí—, solo tú sabes la respuesta. 4 Entonces me dijo: —Anuncia un mensaje profético a estos huesos y diles: “¡Huesos secos, escuchen la palabra del Señor! 5 Esto dice el Señor Soberano: ‘¡Atención! ¡Pondré aliento dentro de ustedes y haré que vuelvan a vivir! 6 Les pondré carne y músculos y los recubriré con piel. Pondré aliento en ustedes y revivirán. Entonces sabrán que yo soy el Señor’”

Dios da nuevo aliento. Dios da vida. Dios da nueva vida. Esto es lo que la resurrección de Jesús proclama.

Dios tiene el poder para levantar y dar vida a lo que está muerto en ti. Él puede reavivir lo que necesita ser reavivado. Él da vida abundante.

A través de mi vida cristiana he aprendido que a Dios le encanta resucitar lo que está muerto. Hacer que la gente vuelva a la vida, lo hizo conmigo. Lo ha hecho dando nuevos comienzos, sanando, liberando y restaurando vidas.

La resurrección de Jesús, tiene este poder transformador. No es para una celebración de un día solamente.

¡La resurrección de Jesús, lo cambia todo!

Es para que nos apropiemos del poder que está en Dios para resucitar lo que está muerto en nosotras.

Para dar vida en dónde se nos está acabando.

Para dar nuevos comienzos en dónde parece que todo ha terminado y que hemos fracasado.

Para sanar el corazón que vive atormentado por el pasado o por cosas que no han podido ser.

Para liberar a los cautivos de adicciones o ídolos.

Para restaurar a los que han sido maltratados o ultrajados a una vida llena de frutos, abundancia y esperanza.

Para salvar y perdonar a quienes se sienten culpables, sin esperanza y sin rumbo.

Para dar victoria en medio de cualquier problema que enfrentamos.

Para esto vino Jesús. Su misión no fue en vano. El poder sobre la muerte y el haber resucitado nos debe llenar de ánimo para enfrentar cada día con la esperanza de un Dios Todopoderoso que ha triunfado. Un Dios que comparte ese triunfo para que nosotras vivamos también en victoria.

Lo que la resurrección ha hecho mientras vives aquí es….

Darte victoria en medio de tu caos o situaciones difíciles.

Darte ánimo para continuar con Cristo a tu lado y de tu lado.

Darte esperanza para lograr lo que te propones con el mismo poder que levantó a Jesús de entre los muertos que vive en ti.

“Lo cierto es que Cristo sí resucitó de los muertos”.
¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo.
1 Corintios 15:20, 57

Adquiere mi nuevo libro “Muéstrame el Camino”, Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas. Disponible en formato digital (Ebook), es una guía para vivir en victoria en medio de los problemas que estás enfrentando. Dios te mostrará el camino para vivir en victoria. Basado en el Salmo 25 que es una oración de David pidiendo dirección. Allí descubrirás cómo Dios se la dio y te la quiere dar a ti también. ¡Con descuento por tiempo limitado!

Quiero el Libro – Presiona aquí

 Deja un comentario y dinos como te ayuda esto hoy. Si tienes una petición de oración, déjala aquí, queremos orar por ti.

 

“Muéstrame el Camino”, “Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas”

Disponible en formato digital

 

 

 

 

 

Aunque enfrentes momentos dolorosos, desafiantes y difíciles, tú tienes el poder para sanar tu corazón. En Sana Tu Corazón, Noemí escribe de corazón a corazón. Ella expresa, en una serie de cartas, aquello que ha funcionado en su vida para salir adelante de situaciones comunes que pueden haber roto tu corazón.

Sana Tu Corazón – Ebook – Digital

 

 

 

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Tapa Blanda

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Díasa Guardando Su Palabra – Digital Ebook

Con 52 Devocionales y Oraciones para todo el año, este devocional te ayudará a mantener tu mente y corazón en la Palabra de Dios. Día a Día tendrás la oportunidad de meditar y aplicarla en tu diario caminar. ¡Adquiere tu copia hoy mismo!

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

 

Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

Opciones… ¡Cómo escoger la mejor!

Todos los días me levanto con varias opciones para escoger…

Me voy a preparar un café (No hago esto, porque es me gusta).

Me voy a la computadora para revisar mis correos.

Me voy a escuchar la música que me gusta.

Me levanto a escuchar un Podcast o un mensaje.

Me dirijo a mi biblioteca para leer, la Biblia o algún libro.

Me dirijo a la ducha para tomar un baño.

Me levanto para ir al gimnasio o hacer ejercicios.

Quizá te identificas con algunas de éstas que he nombrado. O, a lo mejor, tienes tu propia práctica o rutina. Yo practico algunas de ellas. Algunas de ellas no todos los días y otras todos los días.

Tú y yo tenemos opciones cada día.

Si nos proponemos a llevarlas a cabo vamos a ver resultados positivos en nuestras vidas. Si las opciones que elegimos son buenas y te invitan a crecer, a ser una mejor mujer o a prepararte mejor estás en buen camino. Ten la seguridad que esas opciones están convirtiéndose en hábitos que serán de gran trascendencia en tu vida.

Lo opuesto también es cierto. Si las opciones a las que les estamos diciendo Sí, no son nada provechosas, te estarás haciendo daño a ti misma. ¿Qué te quiero decir?

Tú y yo estamos en esta tierra para vivir con a pasión y aventura. Si me permites, la vida con Jesús es una aventura. No es una vida de adicciones que nos destruyen. No es una vida que malgasta el tiempo en cosas que no valen la pena. Esos días que tú tienes son preciosos para malgastarlos en lo que no te ayuda en nada.

Te soy sincera. Yo puedo mirar atrás y decirte que en algunas áreas de mi vida malgasté el tiempo. Que las cosas a las que presté atención durante muchos años no me trajeron satisfacción pero más bien me metieron en pozos de esclavitud e insatisfacción. Hoy, vengo a decirte que tú estás en esta tierra con propósito. Por lo tanto, debes esforzarte para llevarlo a cabo.

“Los amamos tanto que no solo les presentamos
la Buena Noticia de Dios, sino que también
les abrimos nuestra propia vida”
1 Tesalonicenses 2:8 (NTV)

Cuando lei este versículo, me identifiqué con él. Es lo que he estado haciendo desde que empecé a escribir hace más de ocho años, tanto en el Blog como en mis libros. Compartiendo en videos, podcasts y en conferencias en persona. No sólo te he compartido lo que Dios me ha dado en su Palabra, pero también mi propia vida.

Hace poco llegué a la realización que Dios tiene algo hermoso para ti y para mí. Que si lo queremos, tenemos que empezar hoy a caminar hacia eso. Que no hay tiempo que perder y que la vida que tenemos hoy es para vivirla hoy. Es corta y tenemos que vivir en:

“Carpe Diem”
Significa, aprovecha el día o aprovecha el momento.

Si me preguntas: Noemí, ¿cómo puedo hacer esto y escoger la mejor opción?

Te lo diría así:

¿Qué es eso en tu vida que cuando lo piensas te trae alegría? ¡Hazlo!

Recientemente escuché a un gran autor que hacía reflexionar a su audiencia en el mal hábito de sentarse a esperar sin tomar una decisión.

Él decía que hay gente que se para frente al carrusel de caballitos esperando que el caballito correcto llegue. Mientras espera ya perdió 3, 4, 5, 6 y hasta siete vueltas en el tiempo que ese carrusel dio la vuelta con esos caballos. Todos los caballos son de igual importancia. ¡Embárcate en uno de ellos!

Lo que sucede en nuestra vida cristiana, es que nos hemos acostumbrado a vivir con una perspectiva errónea. Pensamos que Dios es el que tiene que decirnos, súbete. Cuando Él ya lo dijo hace tiempo en su Palabra. Jesús dijo:

“Por lo tanto, vayan y hagan discípulos
de todas las naciones”

Mateo 28:19 (NTV)

Ahora nos toca a nosotras, con la ayuda que tenemos disponible, dar los pasos hacia adelante. Embarcarnos en el caballo y hacer lo que nos toca hacer. Dios te ha capacitado con lo necesario para vivir la vida a plenitud y en victoria.

Lo que sucede es que estamos paralizadas porque pensamos que Dios va a escribir algo en la pared, o una voz del cielo te va a decir, haz esto o aquello. ¡Eso no va a pasar! Dios no ha dicho cómo vivir en su Palabra.

Tenemos muchas opciones en la vida. Están allí al frente nuestro. Tenemos que tomarlas y hacer lo que Dios ha puesto en nuestros corazones llevar adelante. Si Él lo puso, no tienes que pedir más aprobación. ¡Él quiere que lo hagas!

Tú tienes en ti al Espíritu Santo de Dios, que te ha dado “poder que logra”. Esa palabra Griega “dunamis” en 2 Timoteo 1:7 significa esto. Que tú eres capaz, que estás capacitada para lograr lo que te propones y vivir victoriosamente en medio de dificultades y problemas.

“Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor
y timidez sino de poder, amor y autodisciplina”

2 Timoteo 1:7 (NTV)

Tú tienes el poder de Dios para hacer y lograr lo que te propones. Si no lo usas, nunca verás los resultados. Esta vida es para valientes, los que toman riesgos. No es para cobardes. Tienes que usar ese poder que está en ti.

Si los problemas de la vida te han dejado dudando de tu potencial y te han mantenido paralizada. Si quieres hacer algo pero no sabes cómo empezar. Dios quiere darte claridad en el  camino. Esos problemas tienen solución. Dios quiere mostrarte y recordarte el camino hacia la victoria sobre ellos.

David, enfrentó muchas dificultades en su vida. Puedes leer el caos que vivió en el libro de primera de Samuel. Quién mejor que David para mostrarte cómo pedir ayuda para salir de los problemas y caminar en la dirección hacia la victoria que Dios te quiere dar.

Mi nuevo libro “Muéstrame el Camino”, Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas,  te mostrará cómo David lo hizo y transformará tu manera de vivir de hoy en adelante en medio de situaciones díficiles o dolorosas. Ya está disponible en formato digital (Ebook). Por tiempo limitado está al 50% menos. Muchas otras mujeres ya están disfrutando de la direcicón de Dios en sus vidas. ¡No te quedes atras! Adquiere tu copia hoy mismo.

Quiero el Libro – Presiona aquí

“El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti”
Salmos 32:8 (NTV)

Deja un comentario y dinos como te ayuda esto hoy. Si tienes una petición de oración, déjala aquí, queremos orar por ti.

 

“Muéstrame el Camino”, “Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas”

Disponible en formato digital

 

 

 

 

 

Aunque enfrentes momentos dolorosos, desafiantes y difíciles, tú tienes el poder para sanar tu corazón. En Sana Tu Corazón, Noemí escribe de corazón a corazón. Ella expresa, en una serie de cartas, aquello que ha funcionado en su vida para salir adelante de situaciones comunes que pueden haber roto tu corazón.

Sana Tu Corazón – Ebook – Digital

 

 

 

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Tapa Blanda

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Díasa Guardando Su Palabra – Digital Ebook

Con 52 Devocionales y Oraciones para todo el año, este devocional te ayudará a mantener tu mente y corazón en la Palabra de Dios. Día a Día tendrás la oportunidad de meditar y aplicarla en tu diario caminar. ¡Adquiere tu copia hoy mismo!

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

Sobreviviendo vs. Prosperando

Me pregunto si haz descubierto la diferencia entre estar sobreviviendo y estar prosperando.

Se habla mucho de transformación en estos días. Creo que esta palabra está ligada a lo que significa prosperar. Se puede sobrevivir y quedarse en las mismas. Esto es, simplemente viviendo día a día en la misma monotonía y en el mismo lugar.

Pero prosperar lleva implícito movimiento. Una persona que prospera no se queda en el mismo lugar. Está avanzando, creciendo, aprendiendo y alcanzando mayores logros en su vida. ¿Estás de acuerdo?  Entonces… ¿En cuál categoría quieres estar? Tengo una sospecha.

Sigue leyendo “Sobreviviendo vs. Prosperando”