Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

¿Qué puedes hacer mientras esperas?

En Agosto 6 del 2010, una tragedia en Copiapó, Chile marcó la vida de muchas familias. 33 mineros quedaron atrapados en un derrumbe dentro de una cueva. Estuvieron en 700 metros de profundidad por 69 días hasta que fueron rescatados en Octubre 13 del 2010.

Cuando les preguntaron cuántos estaban allí atrapados, Jimmy Sanchez, uno de los mineros atrapados, envió una carta en dónde decía: “Somos 34 aquí abajo, porque Dios nunca nos ha dejado”. Sigue leyendo “¿Qué puedes hacer mientras esperas?”

Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

Bajo la sombra de sus alas…

Hay una melodía que aprendí hace algunos años cuando viajé a las Filipinas en un viaje misionero. Mi iglesia estaba enviando a un grupo de personas a ministrar en las diferentes iglesias de Manila y formé parte de ese equipo.

Esa experiencia marcó mi vida en algunas áreas. Allí conocí a mi esposo. Él estaba en el mismo grupo de mi iglesia que viajó. Él es americano y aunque no tuvimos contacto diario durante el tiempo que estuvimos allí, porque fuimos asignados a diferentes iglesias, Dios ya tenía planes con nosotros. Sigue leyendo “Bajo la sombra de sus alas…”

Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

¡Dios no se ha olvidado de ti!

Hay ocasiones en que no he podido recordar el nombre de una persona. El otro día estaba en un almacén que frecuento. Conozco al Manager y hemos conversado algunas veces. Su nombre es tan díficil de recordar que un día él me dio una asociación para que se me hiciera más fácil recordarlo.

Te cuento que ayer, ¡ni siquiera me acordaba del nombre de la asociación! Lo tenía al pie de la lengua pero no me salía. Así que busqué a otra persona en el almacén y enseguida me lo recordó. A lo mejor me dirás… ¡Es la edad, Noemí!

Sigue leyendo “¡Dios no se ha olvidado de ti!”

Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

Tú estás trabajando en mi espera

Descansar… Descansar… Descansar… en medio de alguna espera, nos parece imposible.

A veces, queremos hacerlo pero no podemos. Nuestras ansiedades y deseos de que las cosas lleguen ayer, no nos permiten hacerlo y empezamos a perder la batalla.

En ocasiones, queremos ayudar a Dios para que se apure y haga lo que queremos. Pero, Él nos dice: “Espera, estoy trabajando en medio de tu espera” Sigue leyendo “Tú estás trabajando en mi espera”