Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

¡Dios no se ha olvidado de ti!

Hay ocasiones en que no he podido recordar el nombre de una persona. El otro día estaba en un almacén que frecuento. Conozco al Manager y hemos conversado algunas veces. Su nombre es tan díficil de recordar que un día él me dio una asociación para que se me hiciera más fácil recordarlo.

Te cuento que ayer, ¡ni siquiera me acordaba del nombre de la asociación! Lo tenía al pie de la lengua pero no me salía. Así que busqué a otra persona en el almacén y enseguida me lo recordó. A lo mejor me dirás… ¡Es la edad, Noemí!

Sigue leyendo “¡Dios no se ha olvidado de ti!”

Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

Tú estás trabajando en mi espera

Descansar… Descansar… Descansar… en medio de alguna espera, nos parece imposible.

A veces, queremos hacerlo pero no podemos. Nuestras ansiedades y deseos de que las cosas lleguen ayer, no nos permiten hacerlo y empezamos a perder la batalla.

En ocasiones, queremos ayudar a Dios para que se apure y haga lo que queremos. Pero, Él nos dice: “Espera, estoy trabajando en medio de tu espera” Sigue leyendo “Tú estás trabajando en mi espera”

Publicado en Blog, Devocional, La vida cristiana

Hay belleza en tus lágrimas

Esta semana tuve la oportunidad de estar en una reunión de mi iglesia en donde escuché a un artista popular, Aaron Keyes, quién compartió cánticos de adoración y compartió la Palabra de Dios con nosotros.

No encuentro palabras para poder decirte que Dios utiliza a personas. Aquellas que ni imaginas o que nunca haz conocido para hablarte en los momentos precisos de tu vida. Lo hizo conmigo.

Lo hace contigo y lo seguirá haciéndolo. Sigue leyendo “Hay belleza en tus lágrimas”

Publicado en Uncategorized

¿Estás triste? Acércate con tu dolor

CORAZN~1

En medio de las dificultades de la vida, tenemos que saber esta verdad: “Jesús tiene compasión de los que sufren.” No sé si esto te habla a tí pero a mi me da mucha esperanza. El siente lo que tú sientes. ¡Este es nuestro Dios!

Hebreos 4:15-16 nos dice que Jesús puede compadecerse de nuestro dolor. Leamos:

“Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.” Sigue leyendo “¿Estás triste? Acércate con tu dolor”