Publicado en Uncategorized

He estado en la sala de operaciones

 

Las operaciones a nuestro cuerpo nos producen mucho temor. Y una operación al corazón ni qué decir.

Alguien dijo: “No dejes que alguien te opere si eres la primera operación que ese doctor realiza”.

Creo que tiene razón porque se necesita confiar en esa persona que te va a operar, ¿no crees?

Una vez leí en las noticias sobre un médico que hizo una operación y se le olvidó la tijera dentro del estómago del paciente. ¡Se la podía ver en la radiografía!

Puedes respirar tranquila… No te voy a operar (Risas).

TIEMPO DE CONFESIÓN

Te cuento que he estado en una sala de operaciones. Lo único que recuerdo es que me pusieron una máscara en la cara y me quedé dormida. Luego me desperté en la cama de mi casa. Fue así de sencillo para mí. Supongo que no tanto para el doctor quién tuvo que sacarme las amígdalas cuando era niña.

Hay otra sala de operaciones en la que he estado también. Es la sala de operaciones de Dios. Allí Dios ha tenido que sanar, liberar y restaurar mi corazón para que yo pueda volver a caminar la vida con alegría y teniendo éxito.

Te confieso que postergué sanar por mucho tiempo. No quería que nadie viera el dolor con el que vivía. Esa tristeza interior en mi corazón era como esa tos seca que nunca se quiere ir. Ese dolor estaba tomando raíces que no sólo me destruían a mí, sino también a mis seres queridos.

Hasta que empecé a prestar atención a mi corazón. Dejé a un lado el fingir que no tenía dolor y me acerqué a Dios para que me sanara. Cuando hice esto mi sanidad empezó a ser una realidad.

UN PRIMER PASO ES URGENTE

Recientemente compartí contigo el Podcast: Si soy el problema, soy también la solución. Allí te compartí una cita bíblica que me impactó mucho. Aquí está:

“Hay dolor en nuestro corazón, pero siempre tenemos alegría”
2 Corintios 6:10

Si vendieran esto en la farmacia, lo quiero ¿y tú? Lo que pasa es que no podemos comprar la sanidad del corazón en la farmacia o en el mercado de pulgas. Es un proceso entre tú y Dios en el que Él te invita a participar. 

No sé tú pero yo quiero esto que dijo Pablo en lo que acabamos de leer. Pablo había descubierto eso que trae alegría al corazón aún en medio del dolor. ¡Descúbrelo tú también!

Tengo noticias para ti. Tú y yo ya tenemos a nuestra disposición el remedio para nuestra sanidad. Esa medicina que haz estado buscando para sanar tu corazón está en la Palabra de Dios. La Palabra de Dios tiene el poder para sanarte, liberarte y restaurarte:

“Envió su Palabra y los sanó” 
Salmos 107:20 (NTV)

Dios quiere hacer esto por ti y tú tienes que dar el primer paso para que esto sea tu realidad también.

DIOS QUIERE HACER UNA CITA CONTIGO

Dios siempre ha querido que tu vivas con un corazón libre y sano. Para esto envió a Jesús, su Palabra encarnada. Jesús murió en la cruz porque la misericordia y compasión de Dios son tan grandes que no quiere dejarte con el dolor que la vida te ha dado. Lee conmigo la profecía de Isaías con respecto a Jesús y su misión, la cual fue cumplida con su llegada. :

“Me ha enviado para consolar a los de corazón quebrantado
y a proclamar que los cautivos serán liberados”
Isaías 61:1 (NTV)

¡Para esto vino Jesús! Para sanar y liberar tu corazón. Para que vivas la vida abundante y plena que prometió. No sigas postergando tu sanidad, liberación y restauración. Acepta la cita y entra a la sala de operación con Dios.

Dios es confiable y no te hará daño. Dios es experto en sanar corazones y tiene mucha experiencia en esto. Te digo un secreto… No eres la primera paciente. (Sonrisa)

MANTÉNME INFORMADA SOBRE NUEVOS RECURSOS
PRESIONA AQUÍ

 

Otros recursos de ayuda:

Descarga GRATIS el Plan de Lectura de la Palabra de Dios de 22 Días


¿Quieres conversar con Noemí sobre tu situación? Presiona abajo:
Quiero conversar con Noemí

 

Estos tres libros digitales son de suma importancia en tu cuesta por alcanzar la transformación de tu corazón. Dios tiene el poder para sanar, liberar y restaurar el corazón de cualquier persona que se acerca a Él.

Quiero estos libros ahora mismo- Presiona aquí

 

24 comentarios sobre “He estado en la sala de operaciones

  1. Hola, gracias a Dios que puso en mis ojos su página. Ansiosa por seguir siendo transformada por mi Señor, para recibir a través de usted lo que El tiene para mi, para mi vida, para mi corazón. Bendiciones

    1. Hola Karina: Qué bueno que estés aquí. Me alegro mucho que nos hemos llegado a conocer por medio del Blog y el próximo Seminario. Dios tiene mucho para ti y sé que vas a recibir mucho de Él. Bienvenida!

  2. Hola Noemí conteste la encuesta y estoy lista para entrar en la sala de operacion de Dios🙏 en el momento tengo el corazon roto por los engaños y mentiras de mi ex novio pero estoy segura que mi Padre lo sana y restaura confio en El. Hace poco tiempo conoci tu página en facebook y ya está siendo de gran bendicion a mi vida. Nos vemos por aca en el blog🤗 Dios bendiga mucho tu vida😘🌷💖

    1. Gracias Patricia por tu participación y por haber contestado la encuesta. Me apena saber que tienes el corazón roto, pero estoy convencida que llegaste hasta aquí porque Dios va a hacer algo hermoso en tu vida. Me alegro mucho que nos encontramos y que ahora de alguna manera pueda ser de ayuda en tu vida. Bienvenida!

  3. Hola Noemí!! Ya conteste la encuesta la semana pasada.
    Gracias por el correo
    Realmente el amor de Dios en mi vida me ha liberado e impulsado a continuar con fe en el camino. Gracias por tus palabras

  4. Gracias Noemí por traerme a mi memoria que Yo personalmente estuve en una sala de operaciones. Lo único que recuerdo es que estuve alrededor de un mes en coma y por la infinita misericordia de Dios hoy tengo dos corazones uno de carne y un marcapasos.

    Hoy tenemos la oportunidad de entrar a esa sala de operaciones de Dios para que Allí Dios sane, libere y restaure mi corazón en aquellas cosas que he bloqueado por el dolor y para que pueda volver a caminar la vida con alegría y teniendo éxito.

    Y buen acertadamente escribes y confieso que postergué sanar por mucho tiempo. No quería que nadie viera el dolor con el que vivía. Esa tristeza interior en mi corazón era como esa tos seca que nunca se quiere ir. Ese dolor lo bloquee.

    1. Gracias Noemí ya contesté la encuesta y estoy lista para entrar a esa Sala de operaciones

    2. Hola Anastacia: Gracias por tu comentario y por compartir tu experiencia. Gracias a Dios que estuvo junto a ti en medio de esa operación y saliste bien. Me alegro que estés aquí porque sé que Dios tiene mucho que darte en el Seminario que tendremos muy pronto. Bienvenida!

  5. Hola Noemí, me parece hermoso y excelente el Seminario para sanar el corazón, porque siento que estoy estancada y no avanzo, de momento siento entusiasmo y poco a poco me baja la pila y ya no sigo. Muchas gracias por interesarte en ayudarnos para que vivamos felices como Dios quiere.

  6. Sala de Operaciones,yo quiero entrar ,me encantaría sanar mí corazón,que aún en medio de tantas adversidades yo pueda vivir Feliz . Gracias por estos correos.Bendiciones

  7. Que Maravilloso Mensaje Sí Soy el Problema también Soy la Solución, estoy plenamente identificada con esté Podcast,Gracias por estás Palabras de Ánimo-Aliento.Bendiciones Noemí

  8. Que bendición es poder leer y acercarse a Dios por medio de tu página. La verdad necesito tanto de una operación de Dios.

Los comentarios están cerrados.