Publicado en Uncategorized

Si soy el problema, también soy la solución

Hace dos semanas empecé a contarte de un viaje que hice cuando era muy joven.  Un viaje que me llevó hasta Argentina.

Para ser sincera, me fui huyendo del dolor, mi corazón estaba roto. Puedes leer más sobre esto aquí: Tengo la respuesta

A temprana edad, cuando nos rompen el corazón por primera vez, esto puede cambiar la manera en cómo nos vemos. Lo que pensamos sobre nosotras mismas y cómo miramos la vida.

Creo que no sólo un corazón roto nos puede producir el deseo de huir. También la culpa, el remordimiento y la ausencia de algo importante para nosotras. Todos estas reacciones pueden ser fuertes motivos para huir de la realidad.

TIEMPO DE CONFESIÓN

Cuando llegué a Argentina el peso de una decisión mal tomada empezó a embargar mi mente todos los días. Me sentía perdida, sin saber qué hacer.

A pocos días de estar allí, me di cuenta que el motivo no era lo que me había dicho a mí misma y a otros. Había un motivo mayor dentro de mi corazón que me llevó por un camino equivocado. Ese viaje estaba ligado a un deseo de querer borrar el pasado para remplazarlo con algo que prometía darme un nuevo comienzo.

Me di cuenta que no quería hacer lo que me tocaba hacer para retomar el  control de mi vida y seguir adelante. La Palabra de Dios dice:

“Sobre todas las cosas cuida tu corazón,
porque este determina el rumbo de tu vida”

Proverbios 4:13

Estoy convencida que en el corazón radica el rumbo de tu vida y la mía. Otra versión de este versículo dice: “Cuida tu mente”. Nuestra mente o el corazón, están allí para ayudarnos.

Si decides ignorar lo que te está diciendo los resultados no serán buenos. Pero si haces lo contrario, vas a descubrir un camino del que te quiero hablar en el Podcast de este mes.

Creo que es tiempo de escucharlos. ¿No te parece? Búscalo en la parte de abajo de esa página, presiona este enlace: (Y no dejes de volver aquí para dejar tu comentario una vez que escuches).

Si soy el problema, soy también la solución.
Presiona aquí para escuchar.

MANTÉNME INFORMADA SOBRE NUEVOS RECURSOS
PRESIONA AQUÍ

 

Otros recursos de ayuda:

Descarga GRATIS el Plan de Lectura de la Palabra de Dios de 22 Días


¿Quieres conversar con Noemí sobre tu situación? Presiona abajo:
Quiero conversar con Noemí

 

Estos tres libros digitales son de suma importancia en tu cuesta por alcanzar la transformación de tu corazón. Dios tiene el poder para sanar, liberar y restaurar el corazón de cualquier persona que se acerca a Él.

Quiero estos libros ahora mismo- Presiona aquí

 

4 comentarios sobre “Si soy el problema, también soy la solución

  1. Gracias Nohemi…esas palabras me hicieron volver al pasado y recordar una experiencia similar…huyendo crei q todo cambiaría…pero solo Dios me cambio cuando le busque de corazón…

  2. Hola Noemí, me gustó mucho este blog, porque efectivamente yo puedo ser el problema, ya que cuando recuerdo lo que me sucedió en el pasado me cuesta olvidarlo y seguir adelante, sin embargo muchas veces me estanco y no avanzo, si, si,by si, quiero sanar mi corazón, gracias a Dios por tu vida y ayuda, tienes un hermoso ministerio, Dios te bendiga.

  3. Me encanta oír los podcast. Creo que el el mes de marzo es para mi, últimamente me he sentido confundida por la decisión que tome y creo, se que Dios tiene algo para mí. Si soy el problema, también soy la solución. Gracias

Los comentarios están cerrados.