No lo pienses más… ¡Hazlo hoy!

Hay un refrán muy conocido por nosotras que dice: “No dejes para mañana, lo que puedes hacer hoy”. Creo que esto nos habla directamente a esa costumbre que tenemos de postergar y postergar para después.

No sé si te ha pasado, pero a veces he perdido buenas oportunidades porque aplacé contestar cuando debía o abrir un correo que tenía algo muy importante para mi. Luego me doy cuenta que no hay marcha atrás y perdí esa oportunidad.

Sigue leyendo

Nunca es tarde para responder ~ ¡Responde!

A la edad de 15 años Dios me llamó a compartir su Palabra con mujeres. Recuerdo el día en que estaba sentada con un grupo de compañeras del colegio debajo de un árbol. No me acuerdo lo que les compartí. En aquellos tiempos, no sabía casi nada, sin embargo compartía lo poco que sabía de Dios.

Mirando atrás veo como Dios orquestró todo en mi vida para traerme al sitio en donde estoy hoy. Compartiendo su Palabra con miles de mujeres alrededor el mundo.

Sigue leyendo

“Lo último que muere es la esperanza”

El Dr. Jerome Groopman, Profesor de Medicina en Harvard, dijo que la esperanza es más efectiva que cualquier medicina o procedimiento quirúrgico. En el Talmud, una compilación de escritos rabínicos sobre la vida, se dice esto: “Cuando hay vida, hay esperanza”. El Dr. Groopman dice que sus pacientes le han enseñado esto: “Donde hay esperanza, hay vida”.

Quizá tú has escuchado la canción “Lo último que muere es la esperanza”. La canción habla de un amor roto, un hombre con el corazón dolido que está esperando el regreso de esa mujer que lo dejó. Pero esta, no es la única manera en que a veces enfrentamos la falta de esperanza, ¿verdad?

Sigue leyendo

Tú estás… ¡Destinada a Ganar! ~ Conferencia Mundial de Mujeres

Mi hijo ha jugado fútbol desde que tenía unos ocho años de edad. A los catorce,  empezó a trabajar como árbitro. En uno de los partidos, una pequeña de unos cinco años de edad estaba jugando con su equipo. El partido no iba tan bien para su equipo.

En un momento de frustración y en la mitad del partido, ella se acercó a mi hijo, el árbitro, para decirle: ¿Podemos empezar de nuevo?

Sigue leyendo

¿Qué tienes en tu boca?

Recientemente, me compré un lapiz de labios. Durante algún tiempo busqué, busqué y busqué mi color preferido, bronce. Lo penoso fue que el que yo compraba, ¡dejaron de manufacturarlo! Aunque habían otras marcas con colores similares, decidí usar mi dedo para sacarle lo que más podía al envase.

Todos los días, metía mi dedo índice en el envase para sacar un poquito y ponérmelo en la boca. Dirás… ¡que tacaña! No era por falta de dinero que lo hice, sino porque quería ese color y no lo encontraba por ningún lado. ¡Hasta que llegó el día! En el lugar menos pensado, un estudio bíblico. Una hermana tenía un catalógo para vender cosméticos y otros productos y allí encontré uno muy parecido y lo compré.

Sigue leyendo