El MEJOR CONSEJO antes de Navidad

Hay gente que nos da consejos sin que se los hayamos pedido. Hay otros de los que decimos, cómo quisiera que esa persona me aconsejara.

Estás en un buen sitio cuando te embarcas en el tren de educación, aprendizaje y de investigación. No se puede crecer sin aprender.

Hay un proverbio chino antiguo que dice:

“El mejor tiempo para plantar un árbol fue 20 años atrás,
el segundo mejor tiempo es ahora”

Hay mucha que se ha quedado en el mismo lugar porque piensa que la vida se le ha pasado y ya no hay oportunidad para hacer algo diferente que cambie sus vida en forma positiva o alcanzando sus metas y deseos. Esta manera de pensar es un eror. Salomón, un hombre muy sabio, dijo lo siguiente:

“Consigue todo el consejo y la instrucción que puedas,
para que seas sabio por el resto de tu vida”
Proverbios 19:20 (NTV)

Te pregunto: ¿Quieres ser sabia el resto de tu vida?

Hoy quiero compartir contigo el MEJOR CONSEJO al que puedes escuchar antes de Navidad y antes que termine este año. Un consejo que te servirá para lo que emprendas el próximo año y que te dará resultados extraordinarios.

Creo que coincidimos en que tenemos que elegir bien a quienes vamos a escuchar para darnos consejos. Por ejemplo si un borracho te dice, no tomes licor porque te hará daño… ¿Vas a escuchar ese consejo?

La Biblia está llena de consejos para vivir la vida. Tenemos muchos ejemplos de hombres y mujeres que nos sirven de ejemplos para vivir. Al concluir este año en el que todas hemos sido afectadas, empezamos a evaluar las situaciones para pensar en el futuro.

¿Cómo viviremos de ahora en adelante? Esta es la pregunta que está en la cabeza de muchos. A lo mejor, también está en la tuya. El versículo de la foto de arriba dice que Jesús vino para esto:

“A pregonar el año del favor del Señor”

Te dirás en estos momentos… ¿Cuál fue ese año? Porque este año no me he sentido favorecida.

A veces, dentro de algún fracaso, alguna pérdida, o situación adversa es en dónde aprendemos lecciones que nunca antes las hubiéramos aprendido sino pasamos por ellas. Ahora sí, quiero preguntarte a la ventana de un nuevo año que se aproxima:

¿Quieres un nuevo año con el favor de Dios? (Entonces, lee hasta el final).

Me atrevo a decir que tu respuesta es un rotundo ¡Sí quiero!… Yo también lo quiero.

Ayer estaba tratando de compartir algo en mi página de Instagram (presiona aquí y únete). Me dí cuenta de la gran cantidad de distracciones que hay allí. Desde que nos levantamos, nuestra atención está dividida. El teléfono, la computadora, los quehaceres, los hijos y esposo, las redes sociales, etc, etc, etc. Si no somos sabias con el tiempo, vamos a caer en distracciones innumerables que sólo nos robarán el tiempo.

María, la madre de Jesús, enfrentó diferentes situaciones en su vida que pudieron haberle robado su atención. María se iba a casar con José. Un ángel se le aparece y le dice que ella va a tener un hijo. Ahora estaba embarazada, no de José, sino del Espíritu Santo. Lo cual complicaría mucho su vida como mujer judía.

El ángel no sólo le dijo esto, pero le dijo que Jesús, el hijo al que daría a luz, era el Salvador del mundo. Esto es, el Mesías esperado por el pueblo de Israel. Imagínate la responsabilidad y cómo se habrá sentido. Hubiera sido fácil ignorar todo esto y seguir viviendo sin tomar en cuenta que su vida dependía de todo lo que le estaba sucediendo. 

¿Por qué Dios la eligió a ella?  ¿Alguna vez te haz preguntado esto?

Creo que la respuesta está aquí en este versículo:

“Pero María atesoraba todas estas cosas,
reflexionando sobre ellas en su corazón”
Lucas 2:19 (LBLA)

Otras traducciones dicen que ella meditaba en su corazón. Reflexionar y meditar es algo muy diferente a la rumiación. La rumiación produce stress, ansiedad y temor. Mientras que reflexionar y meditar, trae paz. Reflexionar y meditar es la habilidad para detenernos y ver lo positivo que puedes aprender de lo que haz vivido. Lo que funcionó y lo que no funcionó. El MEJOR CONSEJO que María nos daría  antes de Navidad y al entrar al año nuevo es éste:

“Tienes que separar tiempo para meditar y reflexionar”

Meditar y reflexionar sobre tu vida y lo que viviste este año. Meditar y reflexionar sobre lo que quieres hacer en el futuro. Sobre lo que quieres conseguir y cómo quieres vivir el próximo año. 

Te digo algo… Si lo que está en tu mente es solo reproches de tu pasado. Si en lo que meditas es lo que te hicieron y cómo vengarte. Si estás pensando en las cosas negativas que te pueden suceder. Si estás alimentando odio y resentimientos. Puedes estar segura que no estás reflexionando y meditando. Estás dando lugar a la rumiación. Y esto no es saludable para ti.

“Pues como piensa dentro de sí, así es”
Proverbios 23:7 (LBLA)

Esto quiere decir que, somos como pensamos. Si estás distraída con muchas cosas, y no estás prestando atención a lo que vale la pena, entonces vas a cosechar esto… Así como piensas, así funcionas.

Sigue el consejo de María: ¡Reflexiona y Medita!
¡El mejor tiempo es ahora!

Una vez que decidas tomar este consejo te preguntarás: ¿Cómo puedo hacer estas DOS COSAS desde hoy?

Tengo una idea para ti… Empieza leyendo, estudiando, memorizando y aplicando Su Palabra. Dios quiere que vivas una vida de logros y feliz. No hay duda en esto. 

Te propongo que tomes un papel y lápiz y escribas lo que aprendiste el año que termina. Escribe todo lo positivo y todo lo negativo que sucedió y lo que aprendiste de ello. Luego en otra página, escribe lo que te gustaría ver en tu vida el próximo año (envíame un correo y comparte conmigo esto). Si en esas cosas que quieres para el próximo año; está aprender y acercarte más a Dios, ser más sabia y ver frutos en tu vida, esa meta comienza aquí: 

Descarga GRATIS tu Plan Devocional de Lecturas
presionando abajo:

22 Días en Su Palabra – DEVOCIONAL Diario

Una vez que empieces a leer Su Palabra te vas a dar cuenta que tu jornada de aprendizaje no termina allí con 22 días. Que si quieres vivir en abundancia durante el nuevo año, vas a tener que seguir adquiriendo la sabiduría para vivir que ya está disponible para ti en Su Palabra.

El Proyecto LEMA existe para ayudarte a vivir feliz y con éxito en medio de un mundo bullicioso y de grandes distracciones. Presiona aquí para adquirir más recursos que te ayudarán a reflexionar y meditar antes que termine este año y durante el nuevo. Esta Navidad también da regalos a otros que les ayuden a reflexionar y meditar:

Quiero Recursos para Reflexionar y Meditar

 

“Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados,
ni va por el camino de los pecadores,
ni hace causa común con los que se burlan de Dios,
sino que pone su amor en la ley del Señor
y en ella medita noche y día”
Salmos 1:1-2 (DHH)

 

No olvides descargar GRATIS tu Devocional de Lecturas Diarias, presionando abajo:

22 Días en Su Palabra – DEVOCIONAL Diario

 

Ponnle fecha a tu evento este nuevo año. Me encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en persona o en línea. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí