Tengo mucha alegría de leer todos los comentarios que han dejado algunas de ustedes con el genuino deseo de conocer a “Este Jesús”.

¡No te vas a arrepentir de haber tomado esta decisión!

Quiero decirte que si deseas comentar sobre algo que leíste y que te habló al corazón también lo puedes hacer durante este mes en los Blog que he publicado sobre Lucas.

¿Te has dado cuenta de esto?

El libro de Lucas ha captado mi atención desde el primer capítulo. No sé si te has dado cuenta…

Algo que he notado es que los capítulos no han sido pequeños. El primero tiene ¡80 versículos! El segundo no se queda atrás con ¡52 versículos! Ni que decir del tercero (38) y el cuarto (44).

Antes del leer el quinto capítulo, te confieso que quise mirar cuántos versículos tenía primero. Creo que ya sabes… ¡Son 39!

Creo que Lucas quiere que de verdad conozcamos a “Este Jesús”.

Los detalles que sobresalen…

No importa la cantidad de versículos que has leído hasta aquí, tengo la sospecha que han habido cosas que antes no habías visto (aunque las hayas leído) y que ahora saltaron a la luz. Me pasó a mí en los capítulos que he leído.

Dios seguirá revelándote mucho más, así que no dejes de leer. Busca a Jesús en este libro y lo encontrarás. Él se mostrará tal y cómo es.

Escribe lo que descubres. No sabes cuanto valor esto tendrá en tu vida. Será algo a lo que podrás regresar una y otra vez para recordarte lo que te dijo durante tu lectura.

Así como María: “Guarda y atesora estas cosas en tu corazón” (Lucas 2:51).

Lo que descubrí en mi lectura…

A lo mejor tú también lo descubriste. Pero te lo voy a compartir.

No quiero pasar por alto algo que leí en el capítulo cuatro que me hizo reflexionar sobre mi propia vida y lo que estoy haciendo en esta tierra.

Si alguna vez te has preguntado ¿Para qué estoy aquí? 

Creo que Jesús tiene la respuesta aquí:

“Él les respondió: «Debo predicar la Buena Noticia del reino de Dios también en otras ciudades, porque para eso fui enviado»”
Lucas 4:43

“Para eso fui enviado”. La traducción que estoy leyendo en Inglés, dice: “Para este propósito fui enviado”.

En este capítulo cuatro, Jesús había sido tentado, había sanado a algunos, había liberado a gente endemoniada, había estado en la sinagoga declarándose como el Mesías y había sido rechazado por la gente que lo escuchó. Sin embargo, ninguna de estas cosas lo hicieron alejarse del propósito para el cual había venido a este mundo.

Me puse a pensar en que a veces nosotras también enfrentamos situaciones que pueden hacernos desistir del propósito para el cual estamos en esta tierra. Tú tienes un llamado en tu vida.

El rechazo de las personas y el menosprecio de algunos. Las tentaciones en las que caemos o no caemos. A lo mejor el desánimo o la apatía se apodera de nosotras y empezamos a ver el camino oscuro sin ganas de avanzar en ese propósito para el  cual estamos en esta tierra.

Me identifico con el arduo trabajo de líderes, de esposas de pastores y de mujeres miembros de la iglesia que dedican su tiempo para servir. De madres y amas de casa. De esposas que se dedican a sus esposos y hogares. De mujeres que tienen dos trabajos o uno que demanda mucho de ellas.

En cualquier lugar en donde te desenvuelves, Dios quiere que lleves a cabo el propósito para el cual estás en esta tierra. No importa tu profesión o a lo que te dedicas tu vida tiene propósito. Tienes un llamado que cumplir mientras estás aquí.

El propósito de Jesús es el mismo tuyo y mío.

Compartir la buena noticia de lo que Jesús ha hecho en nuestras vidas es nuestro propósito también. Con cualquier profesión, en cualquier papel que desempeñas hoy, como mamá, esposa, líder, esposa, etc.

Este propósito no se comparte sólo con palabras sino con actos que demuestran que  conoces a “Este Jesús”. Tú eres una hija de Dios, no importa quién eres, en dónde trabajas o la profesión que tienes. Allí en dónde estás hoy tu vida tiene propósito. Pedro lo dijo así:

“Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. Ustedes antes ni siquiera eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios; antes no habían recibido misericordia, pero ahora ya la han recibido” 1 Pedro 2:9-10 (NVI)

“Para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó”… Tienes un llamado. “Este Jesús” tenía un propósito. Es un propósito que tú y yo debemos imitar también.

¡Empieza a vivir con propósito!

Lee hasta el final si quieres participar en conocer a “Este Jesús”.

Este libro te ayudará a llevar adelante tu propósito y a descubrir eso para lo cual estás en esta tierra. Te mostrará cómo llevarlo a cabo y todo lo que Dios ha puesto en tus manos para que lo hagas. Lo puedes adquirir con el 50% menos este mes, presionando aquí: Vive con Propósito, Porque No Hay Tiempo que Perder – Ebook – Digital

 

Si quieres conocer a “Este Jesús” deja tu comentario abajo diciendo: “Quiero conocer a Este Jesús”. Las que dejan comentarios seguirán recibiendo las siguientes publicaciones directamente a sus correos electrónicos.

Todos los libros y recursos están al 50% Menos durante este mes.
Presiona aquí

¿Tienes un evento de mujeres planeado o por planear? Invítame, presionando aquí: Invita a Noemí.  Me encantaría compartir en persona con tu grupo.

Si te gusta lo que acabas de leer, recibe estos artículos directamente a tu correo electrónico, presiona aquí: Quiero recibir más artículos como éstos.

 

Este devocional es una herramienta indispensable en tu cuesta por conocer a Jesús. Cuando lees su Palabra, cuando estás avanzando en el conocimiento de Dios y su plan para descubrir la vida que Él quiere para ti. En este libro, Noemí te ayuda a leer, estudiar, memorizar y a poner a la práctica lo que lees. Para tener tu copia presiona aquí: “Devocional Diario En Mi Corazón – 365 Días Guardando Su Palabra”

¡50% Menos por tiempo limitado!

 

 

Ponle fecha a tu evento este año. Me encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

 

 

9 thoughts

  1. Gracias Noemi! Yo tambien quiero como ,Maria atesorar y guardar en mi corazon todas sus enseñanzas Dios seguirá revelándonos mucho más, continuare leendo, meditanto y compartir estas enseñanzas a los que no conocen a Jesus, cumplir con el llamado de Dios.
    Saludos y bendiciones!

  2. Hola Noemí, quiero compartirte que a mí también me impactó el versículo 43 de Lucas 4, y que así como Jesús vino a cumplir el propósito que Dios le encomendó, Dios quiere cumplir en mi Su propósito, sólo debo dejar que Él actúe en mi poniendo toda mi confianza en Él.

  3. Contenta de seguir éste estudio, poco a poco, conociendo más de Jesús; y entendiendo, que tengo un propósito en la tierra, y mi mayor deseo es verlo cumplido; haciendo Su voluntad.

  4. Buenos días Noemi

    Ya me estoy poniendo al día y lo que llevo de este estudio me ha encantado. Estoy feliz conociendo a este Jesús. Quiero como Maria atesorar todas las enseñanzas en mi corazón. Mil y mil gracias. Dios te bendiga de una manera especial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.