Hace unos días me sentía muy frustrada. Te cuento por qué…

Estaba trabajando en el material que estoy preparando para ti en el Proyecto LEMA. De repente, me encontré con problemas del sitio web. No soy muy buena para poner códigos y trabajar con programas de computadora, pero estoy aprendiendo a usarlos.

Son cosas que nunca he hecho. Ahora, tengo que aprender a hacerlo. A veces, tenía logros. Pero muchas veces, tenía que hacer cosas una y otra vez para que me salieran bien. Un día después de haber batallado con una parte tuve un triunfo…

Me dije a mí misma… ¡Lo logré! Me sentía tan orgullosa de porque había logrado algo que para mí era difícil y que me costó mucho tiempo hacerlo.

Lastimosamente, esto duró muy poco. Porque al siguiente día, sucedió algo inesperado con lo que había logrado. Apreté un botón y las cosas cambiaron. Ese apretón, me cambió lo que había logrado. Me vi en el sitio de ¡empezar esa parte de nuevo!

Por un momento, me puse a llorar (en serio)… Diciéndome a mí misma “No puedo”. Me lo repetí algunas veces… ¡No puedo! ¡No puedo! ¡No puedo! Pero, en realidad lo que me estaba diciendo era: “No quiero hacer esto de nuevo”. Me costó tanto la primera vez, que “No quiero hacerlo de nuevo”.

Te confieso algo…

La realidad era que a pesar de “No querer”, tenía que hacerlo. No podía sentarme a lamentarme simplemente y no hacerlo. Era algo imprescindible para el sitio web.

Lo que tenía que hacer era cambiar mi manera de mirar a ese problema y decirme a mí misma: ¡Sí puedo! Es más, tenía que dejar a un lado la voz que me decía “No puedo”, para decirme ¡Sí puedo! y emprender la jornada hacia adelante.

La Biblia nos enseña  a decir, ¡Sí puedo!

En la historia del pueblo de Israel conocemos que Dios había dado órdenes a Moisés para entrar a la Tierra Prometida. Pero una generación entera se privó de entrar a la Tierra Prometida porque decidieron permanecer en el mismo lugar. En otras, palabras dijeron: “No podemos”.

En Números capítulo 13, leemos lo que Moisés hizo para explorar la tierra de Canaán, esto es la Tierra Prometida. Moisés envió 12 espías. Dos de ellos eran Josué y Caleb.

La Biblia dice que después de haber explorado la tierra por 40 días, los espías regresaron  para dar un reporte. En su reporte, diez de los espías dijeron que no iban a poder entrar por algunas razones que están explicadas en los versos 25 al 29.

El versículo 30 nos deja que el reporte de los diez espías estaba atemorizando al pueblo y poniendo en sus mentes que no era posible entrar a esa tierra. Caleb interviene para decir:

“Pero Caleb trató de calmar al pueblo que se encontraba ante Moisés. —¡Vamos enseguida a tomar la tierra! —dijo—. ¡De seguro podemos conquistarla!”
Números 13:30 (NTV)

El miedo detuvo al pueblo de Israel y por esto dijeron “No podemos”. Lo que perdieron después de haber estado errantes en el desierto por 40 años, fue no entrar a la Tierra Prometida por la cual habían dejado Egipto, su lugar de esclavitud.

Cómo convertir tu “No puedo” en ¡Sí puedo!

Algo que he aprendido es que todo lo que nos importa, lo podemos hacer. Ese jueguito que tenemos en nuestra mente cuando enfrentamos algo desafiante o que nos infunde temor, es normal. Pero es posible cambiarlo con una actitud de ¡Sí puedo!

Cuando decimos “No puedo”, lo que estamos diciéndonos a nosotras mismas es: “No quiero”. Esto tendrá muchas repercusiones negativas en tu vida porque te mantendrá en el mismo lugar como le sucedió a los israelitas. Esa generación se perdió de entrar y disfrutar la Tierra Prometida. La Biblia dice que murieron en el desierto sin haber entrado a gozar de la vida que les esperaba.

Quedarte en “No puedo”, te hará perder oportunidades valiosas y te dejará sin alcanzar lo que sueñas. Es así de simple. Entonces… ¿Cómo puedes cambiar tu “No puedo” en ¡Sí puedo!?

Dios dijo algo interesante sobre Caleb en Números 14:24 que creo tiene la respuesta:

“Solamente mi siervo Caleb ha tenido un espíritu diferente y me ha obedecido fielmente. Por eso a él sí lo dejaré entrar en el país que fue a explorar, y sus descendientes se establecerán allí” (DHH)

Aquí está la clave. Caleb tenía un espíritu diferente. A veces, olvidamos que nosotras tenemos al Espíritu de Dios dentro de nosotras. 2 Timoteo 1:7 dice:

“Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor y timidez sino de poder” 

Esto quiere decir que tú ¡Sí puedes! Esto marca la gran diferencia que te hace capaz de decir ¡Sí puedo! aún cuando el miedo te invada. En medio de obstáculos que se presentan y a pesar de las excusas que nosotras mismas fabricamos.

UN MENSAJE PERSONAL PARA TI…
En la vida vas a tener oportunidades para lograr lo que quieres. Si las aprovechas estarás dándote a ti misma el ¡Sí puedo! Es lo más imprescindible porque es la única manera para conseguir eso que tanto anhelas. Tienes que esforzarte en todo sentido y hacer un compromiso contigo misma. No será algo de un día, o una semana o dos. Es más bien un sistema de vida que cuando lo acatas día a día, sin duda alguna, te traerá grandes resultados.

¡No te lo pierdas…. Esta por llegar!

En el nuevo sitio del Proyecto LEMA, encontrarás mucho material para entrenarte en toda área de tu vida. Empezarás a dejar atrás lo que no te conviene y vas a adquirir aquellas verdades que necesitas hacer tuyas para vivir tu vida como sueñas y quieres. Tú empezarás a ser una mujer segura, valiente, decidida a conseguir lo que desea. Aprenderás a conquistar tus temores y comenzarás a vivir con el poder que dice ¡Si puedo!

“Cuando cambiamos nuestro pensamiento, cambiamos nuestras creencias.
Cuando cambiamos nuestras creencias, cambiamos nuestro comportamiento”

Deja un comentario y contesta: ¿Cuál es tu mayor desafío hoy? Eso que crees que no puedes hacer. Me gustaría leer tus respuestas y comentarios.

Si te gusta lo que acabas de leer, recibe estos artículos directamente a tu correo electrónico, presiona aquí: Quiero recibir más artículos como éstos.

 

Este devocional es una herramienta indispensable en tu cuesta por conocer a Jesús y vivir la vida que Él quiere que disfrutes. En este libro, Noemí te ayuda a leer, estudiar, memorizar y a poner a la práctica lo que lees para ver los resultados que buscas y quieres en tu vida. Para tener tu copia presiona aquí: “Devocional Diario En Mi Corazón – 365 Días Guardando Su Palabra”

 

 

Ponle fecha a tu evento este año. Me encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

10 pensamientos

  1. Hola Hna. Dtb, para mí es muy importante todo lo que seguiré aprendiendo a través de éstos recursos que ustedes nos facilitan para aumentar nuestro desarrollo y capacitación en las diversas áreas que Papá Dios y Jesús su hijo mediante su Espíritu Santo nos está llevando y guiando a ayudar a otros, para llegar al conocimiento de su Verdad. Muchas gracias, por todo tu empeño, esmero y sobretodo el Amor que le pones por cada una de nosotras.

  2. El miedo siempre quiere ahogar mi vida pero el Espiritu Santo me recuerda que no estoy sola y cuando mis expectativas estan vinculadas a las promesas de Dios entro en calma y recordando “esfuerzate y se valiente” “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”
    Seguire al pendiente de los siguientes estudios y reflexiones. Gracias Noemi y Bendiciones.

  3. Hola Noemí hace 3 años y 9 meses que estoy pasando por pruebas muy difíciles, la primera es que quiero trabajar y no consigo hacerlo por máse que lo intento, acabo de cumplir los 60 años, y de repente siento que ya empiezo a estar vieja y que los anhelos que tengo ya no los voy a lograr, porque ya se me pasó el tiempo. Por eso voy a tomar este recurso que me ofreces y dejar que Dios me guíe para hacerlo. Dios te bendiga. Muchas gracias.

  4. Mi mayor desafio es recordar siempre que mayor es el que esta en mi que el que esta en el mundo y no olvidar que Dios ha puesto su Espiritu en mi. Gracias Noemi

  5. Me identifico contigo en cuanto a la tecnología, pero es algo en lo que estoy empeñada a aprender!
    Y me costo tiempo ser disciplinada en cuanto a mi lectura de la Biblia diaria. “Creo que cambie el no tengo tiempo, por necesito la lectura diaria en mi vida “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .