En un programa de televisión que estaba viendo ayer, el suspenso era intenso.

No podía esperar para ver lo que iba a suceder. Con la tecnología de hoy, Netflix te permite adelantar o regresar cualquier sitio del programa que estás mirando.

En fin, mi deseo era saber lo que iba a pasar, así que me salté un poco de escenas que no me interesaban. El capítulo de la serie llegó al final, y ¿sabes qué?…

¡No pasó lo que esperaba en ese capítulo!… Tuve que ir al otro capítulo para continuar viendo lo que iba a suceder.

Esto no lo puedes hacer en el cine, (si vas al cine). Es más, allí tienes que esperar para ver lo que te interesa. No te puedes salir en medio de la película porque te perderías la historia completa.

Me puse a pensar que la vida es como una película, sólo estamos viendo el principio o quizá estamos en la mitad en estos momentos.

El suspenso te tiene preguntándote ¿qué pasará? Pero no lo puedes saber porque tienes que esperar.

Esta palabrita es la que no te gusta “esperar” (a mi tampoco).

A lo mejor quieres salirte en la mitad de la película.

¡Pero, la película no ha terminado!

Tiempo de confesión…

Soy impaciente. Me canso de esperar, y te soy sincera por mucho tiempo esperé, esperé y esperé que algo muy preciado para mi sucediera. Me cansé de esperar que la cosas sucedan sin hacer nada al respecto. Me cansé de pensar que las cosas iban a suceder simplemente porque oraba a Dios por ellas y me sentaba a esperarlas.

Con el transcurso del tiempo he visto que las cosas funcionan de otra manera y que “esperar” no es una palabra sinónima de inmovilizar. Es más, esperar en Dios conlleva acción y una constante contribución y participación tuya y mía.

Esperar no es..

Quedarse en el mismo sitio sin hacer nada.

Orar y dejar las cosas en las manos de Dios.

Llorar, lamentar y hasta salirse en la mitad de la película porque las cosas no están saliendo como quieres.

Lo que Esperar es…

Es lo que dice este versículo:

“Sigue pidiendo y recibirás lo que pides; sigue buscando y encontrarás; sigue llamando, y la puerta se te abrirá”
Mateo 7″:7 (NTV)

“Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá” Mateo 7:7 (NVI)

Para ver resultados… Toma uno de estos pasos

1. ¿Qué es lo que quieres? ¡Pide!

No sólo pedirle a Dios, sino a quienes pueden hacer algo por ti. Si esto implica abrir la boca sin miedo y pedir, hazlo. Lo peor que te pueden decir es No. Pero. ¿qué pasaría si te dicen Sí? (Recuerda que dice, “sigan pidiendo”). Dicen por allí que: “La rueda que chilla consigue la grasa”.

2. ¿Qué es lo que buscas? ¡Busca!

Sal de tu casa o toma tu teléfono, tableta o computadora y empieza a buscar lo que necesitas o quieres. Maneja o toma el bus y encamínate al sitio en dónde puedes encontrar eso que buscas.

3. ¿Qué es lo que quieres que se abra? ¡Llama!

Esto literalmente puede ser tomar el teléfono y llamar, o tocar una puerta. Llenar una solicitud de trabajo, o enviar tu resume por correo. O, aplicar a esa oportunidad que tienes en este momento.

Tienes un paso que dar hoy y es uno de los tres que te menciono arriba. ¿Cuál vas a tomar? (Dímelo en tu comentario).

Cuando tomes un paso, pondrás a tu espera en movimiento.

Escribí otro artículo en dónde te hablo más sobre esto: ¿Pidan, Busquen, Llamen… Qué tienes en tus manos? (Presiona aquí para leerlo).

¿Tienes un evento de mujeres planeado o por planear? Invítame, presionando aquí: Invita a Noemí.  Me encantaría compartir en persona con tu grupo.

Deja un comentario y dime ¿qué paso vas a tomar hoy para poner tu espera en movimiento?

Si te gusta lo que acabas de leer, recibe estos artículos directamente a tu correo electrónico, presiona aquí: Quiero recibir más artículos como éstos.

 

Este libro te ayudará a encaminarte hacia eso que quieres lograr. Cualquier situación o problema que estés enfrentando tiene el potencial de ponerte en la ruta hacia lo que quieres lograr en esta vida. ¡La vida quieres está a tu alcance! Presiona aquí: “Muéstrame el Camino”, Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas.

 

Ponle fecha a tu evento este año. Me encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

 

 

5 thoughts

  1. Leyendo este artículo me identifique mucho contigo porque era de esas personas impacientes que no entendía que el tiempo de dios es perfecto que todo es bajo su voluntad pero gracias al espíritu santo pude comprender que la película comienza y hay que seguir el uno,dos,tres que como nueva criatura en Cristo soy y seguir en el camino no perder la fe ni la confianza en Dios amén

  2. Gracias por toda tu ayuda he tomado la decisión con la ayuda de Dios de tomar un trabajo .he orado por cambios en mi vida pero no hacía nada ahora soy pro activa y dependo completamente De Dios cuando me quiere dar ansiedad me acuerdo de la fidelidad de Dios en su palabra como tú lo dijiste que el nos ama y quiere lo mejor para uno gracias bendiciones

    1. Hola Sandra: Me alegro por la decisión que haz tomado y gracias por compartir. Es tomando acción cuando podremos ver esas promesas en las que hemos confiado hechas realidad. Si no damos ningún paso, seguimos en las mismas. Dios te bendiga en lo que emprendas.

  3. Que bendición es tenerla como hermana en Cristo. Gracias por este valioso mensaje. Dios la siga llenando de sabiduría y ÉL siga siendo glorificado en todo. Bendiciones mil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.