¡Lo perdí todo!

Mi computadora dijo: “Hasta aquí no más”.

Me pregunté… ¿Qué puedo hacer?

Me senté por horas a tratar de recuperar lo perdido, pero no pude.

Por más de ocho años esa computadora me acompañó en la jornada que empecé con El Rinconcito de la Paz y el Proyecto LEMA. Hay muchos recuerdos y mucho material en esa computadora que espero poder recuperar.

Sin embargo, esto me llevó a pensar en una solución. Escribo este blog con la nueva computadora que me acompañará en esta nueva etapa de mi vida.

El versículo de Mateo 7:7 dice:

“Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán;
llamen, y se les abrirá”

Este versículo ha estado presente en mi mente y corazón durante las últimas semanas de este mes. Tengo cosas pendientes a las que aún no tengo respuesta de parte de Dios.

Me atrevo a decir que tú también tienes cosas sin respuestas en tu vida. Creo que el versículo que acabo de darte es uno que lo sabemos. ¿Pero qué nos quiere enseñar Jesús con respecto a la oración? ¿Cómo es que debemos orar para recibir respuestas? ¿Hay alguna fórmula o pasos a seguir? Sigue leyendo..

¿Recuerdas el episodio cuando Jesús multiplicó el pan y peces? Lo hizo para dar de comer a más de cinco mil personas que lo habían seguido. Está en Juan capítulo seis.

Aquí Jesús les hace una pregunta a sus discípulos para probarlos dice la Biblia. Jesús pregunta: ¿Dónde podemos comprar pan para alimentar a toda esta gente? (v.6).

Andrés contestó: Aquí hay un muchachito que tiene cinco panes de cebada y dos pescados. ¿Pero, de qué sirven ante esta enorme multitud? (v.8-9).

Es verdad, los discípulos no tenían la suficiente comida para darle a esa multitud. Pero Jesús estaba probándolos. Jesús pidió que le trajeran esos panes y peces y conoces lo que sucedió. (v.10-13). Jesús hizo el milagro con lo que tenían y alimentó a más de cinco mil.

Esto nos debe hacer pensar en las limitaciones que a veces ponemos a lo que ya tenemos en nuestras manos. Jesús estaba haciéndole notar a sus discípulos que lo que tenían en sus manos era suficiente para que con su poder puedan alimentar a esa multitud.

Creo que tú y yo podemos aprender de esto. Orar no es cuestión de pedir, sin hacer. No es cuestión de buscar sin dar los pasos para encontrar. Tampoco es llamar sin tocar la puerta y hasta a veces empujarla un poco.

En mi vida cristiana he aprendido mucho. En especial en los últimos años, Dios me ha mostrado con claridad muchas cosas que había creído pero que tenían un concepto errado de lo que realmente significan.

Dios te ha capacitado para vivir esta vida a plenitud.

La oración es una oportunidad para que tú y yo ejercitemos nuestra fe. Para que veamos el poder de Dios actuando en nuestras vidas con lo que ya nos ha dado.

Esto me ha hecho recordar el episodio de Éxodo capítulo cuatro en dónde Dios habla con Moisés. Allí Moisés estaba con temor, sin saber qué hacer frente al llamado que Dios le estaba haciendo. Dios le estaba encargando que sacara a su pueblo de Egipto y lo llevara a la tierra prometida. Moisés pensaba que no estaba capacitado para hacerlo.

En el versículo dos de Éxodo capítulo cuatro, Dios le pregunta a Moisés: ¿Qué es lo que tienes en la mano? El relato nos dice que Moisés contestó: una vara. Luego si conoces la historia sabes que Dios le pidió que la arrojara al suelo y se convirtió en una serpiente. Cuando Dios le ordenó que la tomara nuevamente, se convirtió en vara. (v.2-4).

¿Qué es lo que tienes en la mano?

A veces, estamos tan concentradas en lo que no tenemos o en la pérdida que hemos experimentado, que no podemos ver lo que tenemos en la mano. Dios te ha hecho capaz para triunfar y tener victoria en medio de cualquier problema que enfrentes.

La oración está supuesta a ayudarnos a poner en práctica
lo que sabemos de Dios y lo que ya nos ha dado.

Es más, si vienes a Él con una petición, lo más cierto es que te preguntará: ¿Qué es lo que tienes en la mano?

“Dios utilizó su poder para darnos todo lo que necesitamos, y para que vivamos como él quiere”
2 Pedro 1:3  (TLA)

Dios quiere que vivamos en victoria. Él quiere que cuando estemos en problemas demos los pasos que ya nos ha dado para triunfar. Que usemos las armas que nos ha dado (Efesios 6). Que usemos el poder de su Espíritu Santo, quien vive en nosotras, para lograr lo que nos proponemos. Que cuando no tenemos claro el camino, busquemos guía en su Palabra. Que usemos la sabiduría e inteligencia que nos ha dado para así lograr lo que queremos.

Tú tienes en tus manos la solución a muchas cosas que estás pidiendo, buscando o llamando. Dios ya te ha capacitado para lograrlo. Ahora utiliza ese poder. Si lo usas verás lo que Dios puede hacer en ti, a través de ti y por ti.

Creo que Dios también hace milagros, cosas sobrenaturales o imposibles humamanente. Pero no estoy hablando de esto. Te hablo simplemente de la lección que podemos aprender para que cuando pidamos algo también participemos con Dios en lo que quiere hacer por nosotras y en nosotras. ¿Amén?

Mi vieja computadora ya no funciona. Pero Dios ya había puesto dinero en mis manos para comprar otra si esto sucediera. Él hizo provisiones de muchas maneras antes de que esto sucediera con mucho trabajo de mi parte. Por esta razón, aunque ha sido un contratiempo perder mi computadora; Dios me mostró que yo tenía en mis manos, su provisión de antemano, para solucionar ese problema.

Tú también tienes la misma capacidad dada por Dios para solucionar cualquier problema que enfrentes hoy.

No olvides esto…

Mi nuevo libro “Muéstrame el Camino”, Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas, te ensenará cómo orar y cómo pedir dirección a Dios. Esa dirección que está descrita en su Palabra y que te ayuda a vivir la vida como Él quiere. Tú puedes tener victoria sobre los problemas que estás enfrentando. Aprende a recibir su guía en medio de ellos. Disponible en formato digital (Ebook). En oferta por introducción.

Quiero el Libro – Presiona aquí

Deja un comentario y dinos como te ayuda esto hoy. Si tienes una petición de oración, déjala aquí, queremos orar por ti.

 

“Muéstrame el Camino”, “Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas”

Disponible en formato digital

 

 

 

 

 

Aunque enfrentes momentos dolorosos, desafiantes y difíciles, tú tienes el poder para sanar tu corazón. En Sana Tu Corazón, Noemí escribe de corazón a corazón. Ella expresa, en una serie de cartas, aquello que ha funcionado en su vida para salir adelante de situaciones comunes que pueden haber roto tu corazón.

Sana Tu Corazón – Ebook – Digital

 

 

 

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Tapa Blanda

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Díasa Guardando Su Palabra – Digital Ebook

Con 52 Devocionales y Oraciones para todo el año, este devocional te ayudará a mantener tu mente y corazón en la Palabra de Dios. Día a Día tendrás la oportunidad de meditar y aplicarla en tu diario caminar. ¡Adquiere tu copia hoy mismo!

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

 

 

3 thoughts

  1. Hola Noemí, muchas gracias por está reflexión es de gran incentivo para seguir adelante con las decisiones que he tomado y con los recursos que Dios me ha dado, y así hacer la parte que me corresponde. Dios la bendiga.

  2. Muchas gracias por el mensaje esta mañana. Necesitaba escuchar todo lo relacionado a la oración y qué debo saber y reconocer de lo que Dios está haciendo en mi vida. Mi novio y yo estuvimos a punto de casarnos, pero debimos posponerlo por diferentes razones. Creo yo que la principal razón por la que terminamos fue que él decidió darle la espalda a Dios. Bueno, al menos, yo quise creer que había otra razón, para no dejarlo ir. Decidí terminar con la relación hace 9 meses, dejando todo en las manos de Dios. Empecé a orar por él porque sé que necesita tener un encuentro personal con el Señor Jesus. Así como yo lo hice un día, Dios cambió todo en mí. Dios llenó el vacío que sentía en mi corazón. Por alguna razón, hace un mes cada día en mi oración después de mi devocional, el Señor me dice ora por él, clama a mí y yo te responderé, desde entonces lo he estado haciendo. El Señor ha sido fiel, ha respondido varías oraciones, aún no veo la respuesta de está en especial, pero sé que Dios tiene un propósito. Me gustaría que oren por mí por esta situación y para que el Señor pueda ayudarme en este tiempo de espera. Sé que Él también tiene uno plan y un propósito para la vida de mi exnovio. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.