En la cultura en la que vivimos estamos siendo entrenadas a vivir el momento. Saltamos de una cosa a la otra rápidamente sin experimentar la transformación que esa cosa debió hacer en nosotras.

Nos estamos convirtiendo en criaturas del momento.

Nos encanta esa adrenalina y emoción para luego decir… ¿Qué sigue?

El Domingo de resurrección es uno que produce varias emociones a diferentes personas. Es la celebración de la resurrección de Cristo. Si no lo sabías… ¡Esto lo cambia todo! Te voy a decir por qué.

He estado en tus mismos zapatos. Me he identificado con la victoria de Jesús sobre la muerte y he celebrado de corazón el momento. He cantado, he gritado, me he emocionado y alabado a Dios por ello.  Es una experiencia llena de esperanza y expectación, ¿verdad?

Sin embargo, qué sucede cuando llega el Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes y Sábado. Toda una semana pasa. Me pregunto ¿cómo te afectó o me afecta esta verdad y celebración del Domingo, de hoy en adelante, nuestras vidas?

Soy como tú. No creas que estoy en un sitio especial de espiritualidad. Tengo mis debilidades y luchas también. Sin embargo, estoy aprendiendo a no dejar pasar el momento que está supuesto a transformar mi manera de vivir. Es lo que Dios quiere hace en nosotras.

Me pregunto ¿En dónde te encuentras hoy? ¿Qué situación estás enfrentando que te tiene mal? ¿Cuál es ese problema que no terminas de solucionar? ¿Por qué estás triste o tienes lágrimas en tus ojos? ¿Cuál es esa decisión que no has podido tomar?

Ayer, el Señor me habló a mí. Siempre lo hace primero para que yo aprenda y así poderlo compartir contigo. La porción de Ezequiel 37:1-6 me habló de tal manera que empezó a transformar mi manera de pensar y ver el futuro. Estoy segura que Dios quiere hacer lo mismo por ti. Lee conmigo:

“1 El Señor puso su mano sobre mí y fui llevado por el Espíritu del Señor hasta un valle que estaba lleno de huesos. 2 El Señor me condujo por entre los huesos que cubrían el fondo del valle. Estaban desparramados en el suelo por todas partes y completamente secos. 3 Luego me preguntó: —Hijo de hombre, ¿podrán estos huesos volver a convertirse en personas vivas? —Oh Señor Soberano —respondí—, solo tú sabes la respuesta. 4 Entonces me dijo: —Anuncia un mensaje profético a estos huesos y diles: “¡Huesos secos, escuchen la palabra del Señor! 5 Esto dice el Señor Soberano: ‘¡Atención! ¡Pondré aliento dentro de ustedes y haré que vuelvan a vivir! 6 Les pondré carne y músculos y los recubriré con piel. Pondré aliento en ustedes y revivirán. Entonces sabrán que yo soy el Señor’”

Dios da nuevo aliento. Dios da vida. Dios da nueva vida. Esto es lo que la resurrección de Jesús proclama.

Dios tiene el poder para levantar y dar vida a lo que está muerto en ti. Él puede reavivir lo que necesita ser reavivado. Él da vida abundante.

A través de mi vida cristiana he aprendido que a Dios le encanta resucitar lo que está muerto. Hacer que la gente vuelva a la vida, lo hizo conmigo. Lo ha hecho dando nuevos comienzos, sanando, liberando y restaurando vidas.

La resurrección de Jesús, tiene este poder transformador. No es para una celebración de un día solamente.

¡La resurrección de Jesús, lo cambia todo!

Es para que nos apropiemos del poder que está en Dios para resucitar lo que está muerto en nosotras.

Para dar vida en dónde se nos está acabando.

Para dar nuevos comienzos en dónde parece que todo ha terminado y que hemos fracasado.

Para sanar el corazón que vive atormentado por el pasado o por cosas que no han podido ser.

Para liberar a los cautivos de adicciones o ídolos.

Para restaurar a los que han sido maltratados o ultrajados a una vida llena de frutos, abundancia y esperanza.

Para salvar y perdonar a quienes se sienten culpables, sin esperanza y sin rumbo.

Para dar victoria en medio de cualquier problema que enfrentamos.

Para esto vino Jesús. Su misión no fue en vano. El poder sobre la muerte y el haber resucitado nos debe llenar de ánimo para enfrentar cada día con la esperanza de un Dios Todopoderoso que ha triunfado. Un Dios que comparte ese triunfo para que nosotras vivamos también en victoria.

Lo que la resurrección ha hecho mientras vives aquí es….

Darte victoria en medio de tu caos o situaciones difíciles.

Darte ánimo para continuar con Cristo a tu lado y de tu lado.

Darte esperanza para lograr lo que te propones con el mismo poder que levantó a Jesús de entre los muertos que vive en ti.

“Lo cierto es que Cristo sí resucitó de los muertos”.
¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo.
1 Corintios 15:20, 57

Adquiere mi nuevo libro “Muéstrame el Camino”, Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas. Disponible en formato digital (Ebook), es una guía para vivir en victoria en medio de los problemas que estás enfrentando. Dios te mostrará el camino para vivir en victoria. Basado en el Salmo 25 que es una oración de David pidiendo dirección. Allí descubrirás cómo Dios se la dio y te la quiere dar a ti también. ¡Con descuento por tiempo limitado!

Quiero el Libro – Presiona aquí

 Deja un comentario y dinos como te ayuda esto hoy. Si tienes una petición de oración, déjala aquí, queremos orar por ti.

 

“Muéstrame el Camino”, “Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas”

Disponible en formato digital

 

 

 

 

 

Aunque enfrentes momentos dolorosos, desafiantes y difíciles, tú tienes el poder para sanar tu corazón. En Sana Tu Corazón, Noemí escribe de corazón a corazón. Ella expresa, en una serie de cartas, aquello que ha funcionado en su vida para salir adelante de situaciones comunes que pueden haber roto tu corazón.

Sana Tu Corazón – Ebook – Digital

 

 

 

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Tapa Blanda

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Díasa Guardando Su Palabra – Digital Ebook

Con 52 Devocionales y Oraciones para todo el año, este devocional te ayudará a mantener tu mente y corazón en la Palabra de Dios. Día a Día tendrás la oportunidad de meditar y aplicarla en tu diario caminar. ¡Adquiere tu copia hoy mismo!

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

 

4 thoughts

  1. Gracias por sus palabras han sido como un bálsamo para mí estoy enferma me di una caída perdí el equilibrio y por eso mi caída pero gracias aDios estoy mejor bendiciónes para usted

  2. Muchas gracias por este hermoso estudio bíblico, me alentó mucho sobre todo porque estoy a punto de tomar unas decisiones super importantes en este tiempo, y a veces siento miedo, pero también debo poner mis ojos en Jesús, ya que aunque camine sola físicamente, Él irá conmigo lo cual debe ser suficiente!!!

  3. Muchas gracias por este devocional en verdad hoy necesito que Dios me perdone y que limpie mi mente de las situaciones que no puedo controlar y de las que no puedo tener, gracias por sus oraciones. Mi nombre es Miriam Guzman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.