Hace un tiempo atrás tenía un evento programado en Texas. La fecha del viaje se acercaba y pensé que tenía que cancelar, por algo que me sucedió. No lo cancelé.

Unos días antes de viajar empecé a sentirme con mareos. Nunca antes lo había experimentado, excepto cuando estuve embarazada. No, no, no… no estaba embarazada esta vez. Te cuento que el mareo era constante. Perdía el equilibrio cada vez que me levantaba en las mañanas. Fui al médico. No encontró nada raro y me dijo que hiciera un ejercicio con mi oído, el cual funcionó.

¿Sabías que tu oído tiene la capacidad de ayudarte a mantener el equilibrio? Hoy quiero que hablemos de equilibrio.

El Salmo 73 tiene un mensaje poderoso para quienes estamos pensando que los problemas son sólo para nosotras y nadie más los tiene. Te invito a leer los primeros cinco versículos:

“En verdad Dios es bueno con Israel, con los de corazón puro. Pero en cuanto a mí, casi perdí el equilibrio; mis pies resbalaron y estuve a punto de caer, porque envidiaba a los orgullosos cuando los veía prosperar a pesar de su maldad. Pareciera que viven sin problemas; tienen el cuerpo tan sano y fuerte. No tienen dificultades como otras personas; no están llenos de problemas como los demás”
Salmos 73:1-5 (NTV)

A veces, nos parece que otros, en especial los que no conocen a Jesús, lo tienen todo. Que no tienen problemas y que la vida es como debe ser con ellos.

Pero si sigues leyendo este Salmo el versículo 17 nos da la respuesta a quienes hemos estado pensando así:

“Entonces entré en tu santuario, oh Dios,
y por fin entendí el destino de los perversos”

El Salmista al principio dice: “casi perdí el equilibrio”. Esta frase me llamó la atención. Porsupuesto, busqué su significado en la Biblia y sus usos.

La palabra traducida “perdí el equilibrio” es la palabra Hebrea “natah”: “Un verbo que significa estrechar, extender, prestar atención. Se usa a menudo como simplemente extendiendo o estrechando algo, la mano, el brazo está extendido o la vara está apuntando”. Entre otros usos está uno interesante: “Tiene la figura de inclinar el corazón o mente en cierta manera”. (Traducido, The Complete Word Study Dictionary of the Old Testament, 5186).

El mundo en que vivimos tiene muchas atracciones. Si no estamos alertas podemos ser envueltas en razonamientos y caminos equivocados. Podemos ser llevadas por fábulas o mitos como dice Pablo en 2 Timoteo 4:1-4

“En presencia de Dios y de Cristo Jesús —quien un día juzgará a los vivos y a los muertos cuando venga para establecer su reino— te pido encarecidamente: predica la palabra de Dios. Mantente preparado, sea o no el tiempo oportuno. Corrige, reprende y anima a tu gente con paciencia y buena enseñanza.  Llegará el tiempo en que la gente no escuchará más la sólida y sana enseñanza. Seguirán sus propios deseos y buscarán maestros que les digan lo que sus oídos se mueren por oír. Rechazarán la verdad e irán tras los mitos”

¡Ten cuidado! Es un peligro para nosotras estar dando oídos a cosas que contradicen la Palabra de Dios. Podemos perder el equilibrio.

Creo que hay gente que no conoce a Dios con mucha sabiduría humana. Que comparten cosas que son buenas y que son de conocimiento común. Que si las hacemos vamos a ver resultados positivos.

La ciencia también nos ha dado mucho estudio en cuanto a sicología y otros ámbitos. Leemos sobre lo que nos conviene y no nos conviene hacer. Hay estudios sobre el cerebro que nos ayudan a comprender como funciona y cómo contribuye a nuestros estados de ánimo. De todo esto podemos aprender.

Sin embargo, quiero decirte que no todo lo que escuchamos es digno de escuchar, poner atención o inclusive practicar. Aquí es en dónde el salmista dice que cuando veía a los malvados prosperar, casi perdió el equilibrio. ¿Por qué?

Porque nuestra tendencia es pensar que si les funciona a ellos, entonces debe ser que están en lo correcto y nosotras nos estamos perdiendo de algo.

Creo que debemos poner las cosas en la balanza y buscar lo que dice Dios sobre eso o aquello que estamos considerando asumir como directiva que guíe nuestro caminar.

El Salmista también pensó algo que tú y yo no estamo exentas de pensar. Los versículos 3-14 nos dicen lo que pensó:

“¿Conservé puro mi corazón en vano?
me mantuve en inocencia sin ninguna razón?
En todo el día no consigo más que problemas;
cada mañana me trae dolor”

Tengo la sospecha que tú también te has dicho lo mismo. ¿Vale la pena llevar una vida pura? Quizá, hasta haz pensado si vale la pena continuar en la misma manera de vivir y pensar con respecto a Dios. No te culpo. Me identifico contigo. Es la manera del enemigo para atacar tu fe en Dios.

Cuando miramos a nuestro alrededor, podemos sentirnos de esta manera. Vemos a los que no temen a Dios prosperar, prosperar y prosperar. Mientras tanto sentimos que la vida no funciona como debe para nosotras que somos sus hijas.

Pero quiero decirte hoy, que nosotras somos de una raza diferente, si me permites la palabra. No somos de este mundo. Estamos en camino a un mundo mejor. Mientras pasamos por esta tierra, si es verdad que los problemas son como dijo el salmista en el verso de arriba. Como que se aumentan y nos están aniquilando.

El Salmo 25:17 viene a mi mente en estos momentos. Es un versículo del que hablo extensamente en mi nuevo libro “Muéstrame el Camino”, Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas. El versículo dice:

“Mis problemas van de mal en peor,
¡oh, líbrame de todos ellos!”

En mi libro, examinamos versículo por versículo cada situación problemática que David estaba enfrentando. David las trajo ante Dios para encontrar su dirección y la obtuvo.

Si esta oración de David: “Líbrame de mis problemas”, es tuya también, entonces, tienes que buscar su dirección. Está en sus manos ayudarte y darte dirección para salir de esos problemas.

Cuando no comprendemos las cosas y buscamos a Dios. Cuando parece que los que no conocen a Dios, tienen una mejor vida; Dios nos toma de la mano para mostrarnos el mejor camino para triunfar. El mismo salmista lo afirma en el verso 24, lee conmigo:

“Me guías con tu consejo
y me conduces a un destino glorioso”
Salmos 73:24 (NTV)

David le pidió esto mismo a Dios en el Salmo 25 y Dios le reveló la manera de obtener victoria en medio de sus problemas. Dios quiere mostrarte también el camino a seguir que te llevará a la victoria en medio de tus problemas.

A veces, nuestros ojos están fijos en lo que otros están haciendo, diciendo y perdemos la visión de lo que Dios nos quiere decir con respecto a esa situación o a ese problema en el que estamos. No queremos perder el equilibrio, queremos que nuestros oídos se vuelvan, se inclinen, a quién puede darnos la mejor dirección en estos momentos.

Mi nuevo libro “Muéstrame el Camino”, Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas,  te mostrará cómo David lo hizo. Los problemas de hoy, serán un recuerdo de victoria mañana. Disponible en formato digital (Ebook).

Al 50% menos por tiempo limitado. Muchas otras mujeres ya están disfrutando de la direcicón de Dios en sus vidas con este libro. ¡No te quedes atras! Adquiere tu copia hoy mismo. La oferta termina este Domingo, 21 de Abril.

Quiero el Libro – Presiona aquí

“El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti”
Salmos 32:8 (NTV)

Deja un comentario y dinos como te ayuda esto hoy. Si tienes una petición de oración, déjala aquí, queremos orar por ti.

 

“Muéstrame el Camino”, “Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas”

Disponible en formato digital

 

 

 

 

 

Aunque enfrentes momentos dolorosos, desafiantes y difíciles, tú tienes el poder para sanar tu corazón. En Sana Tu Corazón, Noemí escribe de corazón a corazón. Ella expresa, en una serie de cartas, aquello que ha funcionado en su vida para salir adelante de situaciones comunes que pueden haber roto tu corazón.

Sana Tu Corazón – Ebook – Digital

 

 

 

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Tapa Blanda

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Díasa Guardando Su Palabra – Digital Ebook

Con 52 Devocionales y Oraciones para todo el año, este devocional te ayudará a mantener tu mente y corazón en la Palabra de Dios. Día a Día tendrás la oportunidad de meditar y aplicarla en tu diario caminar. ¡Adquiere tu copia hoy mismo!

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

2 thoughts

  1. Gracias por esta palabra. Necesito oración por la restauración de mi corazón, hay días en que siento que lo estoy logrando y otros en que retrocedo y me faltan fuerzas. Quiero ser sana, creo en las promesas de Dios pero no sé por qué me faltan las fuerzas.
    Cariños

    1. Hola Natalia: Gracias por comentar y dejar tu petición de oración. Oramos que Dios llene cualquier vacío de tu corazón. Que abra nuevas oportunidades para ti para que te encamines hacia una vida de victorias y alegrías. Busca más a Jesús, en Él está nuestra sanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.