Todos los días me levanto con varias opciones para escoger…

Me voy a preparar un café (No hago esto, porque es me gusta).

Me voy a la computadora para revisar mis correos.

Me voy a escuchar la música que me gusta.

Me levanto a escuchar un Podcast o un mensaje.

Me dirijo a mi biblioteca para leer, la Biblia o algún libro.

Me dirijo a la ducha para tomar un baño.

Me levanto para ir al gimnasio o hacer ejercicios.

Quizá te identificas con algunas de éstas que he nombrado. O, a lo mejor, tienes tu propia práctica o rutina. Yo practico algunas de ellas. Algunas de ellas no todos los días y otras todos los días.

Tú y yo tenemos opciones cada día.

Si nos proponemos a llevarlas a cabo vamos a ver resultados positivos en nuestras vidas. Si las opciones que elegimos son buenas y te invitan a crecer, a ser una mejor mujer o a prepararte mejor estás en buen camino. Ten la seguridad que esas opciones están convirtiéndose en hábitos que serán de gran trascendencia en tu vida.

Lo opuesto también es cierto. Si las opciones a las que les estamos diciendo Sí, no son nada provechosas, te estarás haciendo daño a ti misma. ¿Qué te quiero decir?

Tú y yo estamos en esta tierra para vivir con a pasión y aventura. Si me permites, la vida con Jesús es una aventura. No es una vida de adicciones que nos destruyen. No es una vida que malgasta el tiempo en cosas que no valen la pena. Esos días que tú tienes son preciosos para malgastarlos en lo que no te ayuda en nada.

Te soy sincera. Yo puedo mirar atrás y decirte que en algunas áreas de mi vida malgasté el tiempo. Que las cosas a las que presté atención durante muchos años no me trajeron satisfacción pero más bien me metieron en pozos de esclavitud e insatisfacción. Hoy, vengo a decirte que tú estás en esta tierra con propósito. Por lo tanto, debes esforzarte para llevarlo a cabo.

“Los amamos tanto que no solo les presentamos
la Buena Noticia de Dios, sino que también
les abrimos nuestra propia vida”
1 Tesalonicenses 2:8 (NTV)

Cuando lei este versículo, me identifiqué con él. Es lo que he estado haciendo desde que empecé a escribir hace más de ocho años, tanto en el Blog como en mis libros. Compartiendo en videos, podcasts y en conferencias en persona. No sólo te he compartido lo que Dios me ha dado en su Palabra, pero también mi propia vida.

Hace poco llegué a la realización que Dios tiene algo hermoso para ti y para mí. Que si lo queremos, tenemos que empezar hoy a caminar hacia eso. Que no hay tiempo que perder y que la vida que tenemos hoy es para vivirla hoy. Es corta y tenemos que vivir en:

“Carpe Diem”
Significa, aprovecha el día o aprovecha el momento.

Si me preguntas: Noemí, ¿cómo puedo hacer esto y escoger la mejor opción?

Te lo diría así:

¿Qué es eso en tu vida que cuando lo piensas te trae alegría? ¡Hazlo!

Recientemente escuché a un gran autor que hacía reflexionar a su audiencia en el mal hábito de sentarse a esperar sin tomar una decisión.

Él decía que hay gente que se para frente al carrusel de caballitos esperando que el caballito correcto llegue. Mientras espera ya perdió 3, 4, 5, 6 y hasta siete vueltas en el tiempo que ese carrusel dio la vuelta con esos caballos. Todos los caballos son de igual importancia. ¡Embárcate en uno de ellos!

Lo que sucede en nuestra vida cristiana, es que nos hemos acostumbrado a vivir con una perspectiva errónea. Pensamos que Dios es el que tiene que decirnos, súbete. Cuando Él ya lo dijo hace tiempo en su Palabra. Jesús dijo:

“Por lo tanto, vayan y hagan discípulos
de todas las naciones”

Mateo 28:19 (NTV)

Ahora nos toca a nosotras, con la ayuda que tenemos disponible, dar los pasos hacia adelante. Embarcarnos en el caballo y hacer lo que nos toca hacer. Dios te ha capacitado con lo necesario para vivir la vida a plenitud y en victoria.

Lo que sucede es que estamos paralizadas porque pensamos que Dios va a escribir algo en la pared, o una voz del cielo te va a decir, haz esto o aquello. ¡Eso no va a pasar! Dios no ha dicho cómo vivir en su Palabra.

Tenemos muchas opciones en la vida. Están allí al frente nuestro. Tenemos que tomarlas y hacer lo que Dios ha puesto en nuestros corazones llevar adelante. Si Él lo puso, no tienes que pedir más aprobación. ¡Él quiere que lo hagas!

Tú tienes en ti al Espíritu Santo de Dios, que te ha dado “poder que logra”. Esa palabra Griega “dunamis” en 2 Timoteo 1:7 significa esto. Que tú eres capaz, que estás capacitada para lograr lo que te propones y vivir victoriosamente en medio de dificultades y problemas.

“Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor
y timidez sino de poder, amor y autodisciplina”

2 Timoteo 1:7 (NTV)

Tú tienes el poder de Dios para hacer y lograr lo que te propones. Si no lo usas, nunca verás los resultados. Esta vida es para valientes, los que toman riesgos. No es para cobardes. Tienes que usar ese poder que está en ti.

Si los problemas de la vida te han dejado dudando de tu potencial y te han mantenido paralizada. Si quieres hacer algo pero no sabes cómo empezar. Dios quiere darte claridad en el  camino. Esos problemas tienen solución. Dios quiere mostrarte y recordarte el camino hacia la victoria sobre ellos.

David, enfrentó muchas dificultades en su vida. Puedes leer el caos que vivió en el libro de primera de Samuel. Quién mejor que David para mostrarte cómo pedir ayuda para salir de los problemas y caminar en la dirección hacia la victoria que Dios te quiere dar.

Mi nuevo libro “Muéstrame el Camino”, Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas,  te mostrará cómo David lo hizo y transformará tu manera de vivir de hoy en adelante en medio de situaciones díficiles o dolorosas. Ya está disponible en formato digital (Ebook). Por tiempo limitado está al 50% menos. Muchas otras mujeres ya están disfrutando de la direcicón de Dios en sus vidas. ¡No te quedes atras! Adquiere tu copia hoy mismo.

Quiero el Libro – Presiona aquí

“El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti”
Salmos 32:8 (NTV)

Deja un comentario y dinos como te ayuda esto hoy. Si tienes una petición de oración, déjala aquí, queremos orar por ti.

 

“Muéstrame el Camino”, “Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas”

Disponible en formato digital

 

 

 

 

 

Aunque enfrentes momentos dolorosos, desafiantes y difíciles, tú tienes el poder para sanar tu corazón. En Sana Tu Corazón, Noemí escribe de corazón a corazón. Ella expresa, en una serie de cartas, aquello que ha funcionado en su vida para salir adelante de situaciones comunes que pueden haber roto tu corazón.

Sana Tu Corazón – Ebook – Digital

 

 

 

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Tapa Blanda

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Díasa Guardando Su Palabra – Digital Ebook

Con 52 Devocionales y Oraciones para todo el año, este devocional te ayudará a mantener tu mente y corazón en la Palabra de Dios. Día a Día tendrás la oportunidad de meditar y aplicarla en tu diario caminar. ¡Adquiere tu copia hoy mismo!

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

One thought

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.