¡Hasta los perros se cansan!

Mi esposo, a menudo lleva a nuestros perros a caminar. Cuando mi esposo se pone el abrigo y camina hacia la puerta, los perros siempre están pensando que se van de paseo y empiezan como locos a caminar de la puerta al comedor. Así esperan  que él saque la correa de perro para llevarlos a pasear.

Nuestra perra Dakota es la más interesada en salir y caminar. Lo que sucede es que ella es la primera que se cansa (¿será porque tienes unas libritas de más?).

Generalmente, ella tiene toda la energía mientras está esperando salir para luego,  cuando está en la pista y ha caminado un pequeño trecho, dice con sus pasos lentos… ¡Hasta aquí no más!

Esta es una figura de lo que me ha pasado a mi en algunas ocasiones. Estoy con muchas ganas de hacer algo, me alisto, hago todo lo necesario, y de repente todas esas ganas de hacer eso se detienen. Puede ser temor, falta de ánimo, inseguridad o hasta que no me sienta capaz de hacerlo. ¿Te pasado esto?

En primera de Samuel encontramos la historia de Saúl. Un hombre a quién Dios escogió para ser rey de Israel contestando al pedido del pueblo Israel. Una lección que recientemente Dios trajo a la luz es que Saúl se sentía poca cosa.

En varias traducciones de la Biblia encontramos el versículo 17 de primera de Samuel 15 traducido así: “que no valía gran cosa, de poca importancia, de poca estima, se sentía insignificante”.  Hay otra más que quiero compartirte. Lee conmigo esta traducción:

“Y Samuel dijo: ¿No es verdad que aunque eras pequeño a tus propios ojos, fuiste nombrado jefe de las tribus de Israel y el Señor te ungió rey sobre Israel?” (LBLA)

Esta traducción añade un nuevo concepto: “Pequeño a tus propios ojos”.

Me pregunto y te pregunto: ¿Cómo estás viéndote tú en tus propios ojos? Otra pregunta: ¿Cuándo fue la última vez que pensaste así de ti?

Me atrevo a decir que, si eres como yo, te has sentido de esta manera en algún momento: Poquita cosa, insignificante, como si nadie te ve, como si eres invisible. A lo mejor te sientes como si no vales nada, no eres gran cosa o no tienes importancia.

Categóricamente ésta es una mentira del enemigo. Una mentira que utiliza para mantenerte inmovilizada, sin el poder que Dios te ha dado para impactar tu vida y las vidas de los que te rodean. Viviendo en victoria como es la voluntad de Dios para ti.

Si la has creído esto, esta mentira te está robando de tu identidad como hija de Dios. Tú estás en esta tierra con propósito. Tu destino no ha cambiado porque hoy te sientas así o tus propios ojos te estén diciendo que no eres importante.

Hay algo que he aprendido y que nunca voy a olvidar. Es lo que dice la Biblia aquí:

“Pues como piensa dentro de sí, así es”
Proverbios 23:7 (LBLA)

Los pensamientos que estás entreteniendo forman parte de lo que estás haciendo hoy con tu vida. Si tú piensas que eres una mujer derrotada, fracasada, que no vales nada. Si piensas que eres menos que otras, que nadie te ama, que otros son mejores y que a ti nadie te prefiere; estás en el camino equivocado. Tus pensamientos te están engañando.

Saúl cometió muchos errores luego de haber sido elegido rey por Dios. Lo que lo movió a hacer cosas que no debió, estaba ligado a lo que él pensaba de sí mismo. Por esta razón, perdió el reino, Dios lo removió y escogió a otro rey. Tenemos que aprender de esto.

Tú y yo, cuando conocemos a Cristo como Salvador, hemos sido transportadas de esa manera de vivir y pensar. De vernos insignificantes o sin valor alguno, a una realeza incomprensible. Mujeres en las que Dios ha puesto su gran poder para vivir vidas impactantes y de victoria. Tú y yo ahora tenemos una herencia con Cristo. Somos realezas de Dios. Tenemos mucho valor.

Si has estado pensando que eres insignificante o que no vales nada, tú tienes que regresar a la verdad de la Palabra de Dios. A la identidad que Dios ha puesto en ti para que vivas una vida victoriosa que deje a otros con la boca abierta. ¡Ese es el poder de Dios viviendo y obrando en ti y a través de ti!

Recuerda una de las verdades de tu identidad como hija de Dios con estos versículos:

“Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa,
pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas
de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. Ustedes antes ni siquiera eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios; antes no habían recibido misericordia, pero ahora ya la han recibido”
1 Pedro 2:9-10 (NVI)

¡Qué gran identidad tenemos! Tú eres mucho más de lo que piensas. Oro a Dios que estos versículos sean una fresca revelación de Dios para ti hoy como lo fue conmigo. Un recordatorio en el mejor momento decisivo para ti. Nadie tiene mayor identidad que una persona que ha puesto su confianza en Dios para salvación por medio de Jesús. Esa persona es una nueva creación y por lo tanto, Dios ha despositado en ella, lo que acabas e leer… ¡Lee otra vez por favor!

Tú ya tienes dueño. Un dueño que te escogió y te sacó a la luz. Te ha llevado a participar con Él en su plan. Las mentiras de Satanás, o quizá las tuyas mismas, no tienen lugar en una mente renovada por el Espíritu Santo de Dios. Jesús mismo dijo algo sobre tu valor:

“Así que no tengan miedo;
ustedes valen más que muchos gorriones

Mateo 10:31 (NVI)

¡Ustedes valen más! Son las palabras que deben resonar en tus oídos cuando estés tentada a pensar menos de ti. Tu Dios ha puesto tanto valor que envió a su Hijo a morir por ti. No dejes que tus pensamientos de derrota te dejen sin tomar el siguiente paso para ver la victoria que está por delante. No más “insignificante en tus propios ojos”. ¡Reenfoca tu mirada en Jesús!

“Fijemos nuestra mirada en Jesús,
pues de él procede nuestra fe
y él es quien la perfecciona”
Hebreos 12:2 (DHH)

Quiero invitarte a participar en el nuevo estudio bíblico: “El Camino a la Vida de Victoria”. Es un estudio bíblico que transformará tu manera de verte a tí misma. Te equipará con las herramientas más poderosas que Dios te ha dado para vivir en victoria. Dios tiene propósito en tu vida y tú mereces vivirlo desde hoy. Tu vas a experimentar un nuevo comienzo de poder, fortaleza, fe y esperanza. Sigue el enlace para registrarte y para más información:

El Camino a la Vida de Victoria
¡Presiona aquí para registrarte hoy!

Deja un comentario y dinos cómo te ayuda esto hoy. Queremos orar por ti, si deseas deja tu petición.

 

La Palabra de Dios tiene “todo” lo que necesitamos para guiarnos en medio de los problemas que estamos enfrentando. Entabla una relación con Él a través de Su Palabra. Mi nuevo libro “Muéstrame el Camino”, “Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas”, estará disponible muy pronto.

 

 

 

Aunque enfrentes momentos dolorosos, desafiantes y difíciles, tú tienes el poder para sanar tu corazón. En Sana Tu Corazón, Noemí escribe de corazón a corazón. Ella expresa, en una serie de cartas, aquello que ha funcionado en su vida para salir adelante de situaciones comunes que pueden haber roto tu corazón.

Sana Tu Corazón – Ebook – Digital

 

 

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Tapa Blanda

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Díasa Guardando Su Palabra – Digital Ebook

Con 52 Devocionales y Oraciones para todo el año, este devocional te ayudará a mantener tu mente y corazón en la Palabra de Dios. Día a Día tendrás la oportunidad de meditar y aplicarla en tu diario caminar. ¡Adquiere tu copia hoy mismo!

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

4 thoughts

  1. No cabe duda que Dios como te he comentado otras veces, llega justo a tiempo, ni antes, ni después, necesitaba este recordatorio de su amor por mi, gracias Noemi, y si he sentido ganas de tirar la toalla, pero hoy a través de esta reflexión la vuelvo a tomar y seguir adelante. Dios te bendiga

  2. Linda enseñanza Noemí llegó en el momento justo, ayer fué un día muy duro para mi, de sentirme tan sola y golpeada por otro problema de familia, es una lucha que parece no llegar a ningún lugar, solo ser ese recipiente donde puedan depositar su frustaciones, la ira, el rencor, desprecio de los demás, que por ser cristiana pensar no tengo sentimientos ni mucho ser digna de respeto. Hoy desperté con ganas de no salir de la cama pero Dios me dió un nuevo día, y decido levantarme y vivirlo en gratitud, sus palabra me inyectaron mas fuerza, ánimo y en un rato viene mi pastora que tenemos un tiempo de estudio juntas. Que puedo decir? El amor del Sañor hacia mi, que no me deja tirar la toalla.
    Un abrazo fraterno Noemí.
    Dios le siga bendiciendo y le permita seguir ser un imstrumento de bendición.

  3. Saludos Noemi. Una veo mas puedo reiterar que tus palabras, que son bendecidas por Dios, me dan fuerzas. Y si en estos ultimos meses he estado sintiéndome desfallecer… es es mi frace… no puedo más. Pero, lo acompaño con un Dios dame fuerzas, se tu mi guía.

    Tengo una petición muy especial… ya se acerca el fin de un largo año de juicio para poderme trasladar a EU con mi niño. Ayúdame a orar, para que si es la voluntad de Dios, yo pueda recibir mi permiso.

    Gracias

  4. Una alabanza que me gusta mucho réplica ” Yo te venceré y tu cabeza cortaré”. Habla de la victoria de David sobre el gigante Goliat. Cuándo quieren assltarme pensamientos negativos y sensaciones de derrota pretenden abatirme y robar el gozo que puso Cristo en mi, entonces es cuando canto todo el día está línea y Dios me estremece renovando las fuerzas para seguir batallando. saludos y bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.