Hoy continuaremos con este tema tan importante para nosotras. Te digo que es importante porque las situaciones de la vida que nos decepcionan pueden causarnos daños. Quizá, te preguntas ¿cuáles?

Nos pueden detener en nuestro avance en todo aspecto. Nos pueden hacer entrar en la depresión. Y, hasta robarnos lo que Dios quiere darnos. Por estas razones y otras más, tenemos que fortalecer nuestra relación con Dios. En los momentos de aflicción y dolor es cuando más necesitamos de Él.

Como dijimos en la Parte 1, si tenemos los ojos puestos en lo que nos está sucediendo, vamos a perdernos de ver lo que Dios quiere hacer en estos momentos en nuestras vidas a través de la situación en que estamos.

Tenemos que usar esa condición de decepción, quizá, dura o difícil para fortalecernos en nuestra relación con Jesús.

A veces, me ha pasado, y quizá a ti también, que algo que espero se sigue postergando. O, algún sueño está llegando a su fin y causa dolor. O, algún problema que tengo parece que nunca terminará. Las cosas en lugar de mejorar se empeoran. A lo mejor, decimos como David: “Estoy hasta la coronilla de problemas”. Bueno, no lo dijo así, pero lee lo que dijo abajo:

“Mis problemas van de mal en peor,
¡oh, líbrame de todos ellos!”
Salmos 25:17, NTV

Quiero mostrarte tres maneras para que no dejes que la decepción sobre algo que sucedió o no ha sucedido, se convierta en tu jefe. Es decir, que esa situación no sea quien dicte lo que vas a hacer y te encamine hacia lugares equivocados.

¿No te gustaría tener el control de lo que está sucediendo? Estas tres maneras te ayudarán a tomar el control en medio de lo que está siendo una decepción, aflicción o  momento duro. Si hacemos esto vamos a tener paz y a crecer en medio de esas situaciones. Miremos a la primera.

1. Acepta lo que está sucediendo.

Creo que tú y yo tenemos que aprender esto. Mucha gente gasta energía en querer cambiar la situación. Si hay solución que no haz aplicado, hazlo. Pero, tenemos que ser realistas. Hay situaciones que son lo que son. Y si no podemos hacer nada al respecto, entonces vamos a aceptarla y a pedirle a Dios nos muestre lo que podemos sacar de provecho mientras pasamos por esa decepción.

Por más de que te afanes, te preocupes, llores, grites o patalees, hay cosas que son como son. Y lo mejor que podemos hacer es entregarle esa decepción a Dios y pedirle su ayuda para que nosotras podamos transitar por ella fortaleciendo nuestra relación con Él.

Aceptar no quiere decir que estés contenta con esa situación o que rechaces tener fe o ayuda. Si no la aceptamos y todo el tiempo seguimos pensando de esta manera: “Esto no deber ser así”, “Esto tiene que ser de esta manera”, “No debió ser así” o, “No es justo”.

Lo que sucede es que te hundes mucho más en la decepción y te olvidas de vivir en el presente. Pierdes la vista de Jesús y lo que quiere hacer mientras pasas por esa decepción. Aceptar tu decepción, te ayuda a encarminarte a lo que Dios tiene para tu vida por delante.

Tú y yo estamos de paso en esta tierra. Estamos en peregrinaje y en camino a algo mejor. No podemos dejar que las cosas que no se pueden cambiar nos detengan o paralicen de la vida que Dios tiene por delante. Aceptar que las cosas son como son, nos ayuda a despojarnos de ellas y entregárselas a Dios.

“Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades
en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes”
1 Pedro 5:7

Miremos a la segunda manera…

2. Recuerda que tu decepción no es para siempre.

Si estás pasando por alguna decepción, es clave que recuerdes esto: “No va a durar para siempre”. Tu vida es mucho más que ese problema o decepción que te agobia hoy.

Recientemente, estuve mirando las fotos de la boda de mi hija. Habían más de 2500 fotos en muchas poses y lugares. Ahora, esas fotos son recuerdos solamente. Lo que quiero que veas es que esas fotos sólo depictan un evento en su vida. Han habido muchos más momentos y eventos que seguirán llegando. Así es la vida.

Tus decepciones y dificultades de hoy van a pasar. Lo importante es que no dejes que pasen sin aprender lo que Dios te quiere enseñar. Siempre me dan ánimo las palabras de Job cuando dice:

“Él, en cambio, conoce mis caminos; si me pusiera a prueba, saldría yo puro como el oro”
Job 23:10, NVI

Este es el objetivo cuando pasamos por alguna decepción, pruebas o dificultades de la vida: Salir ganando algo que beneficie nuestro caminar con Dios. Lo que sucede hoy, será un recuerdo del pasado. Lo mejor de todo es que saldrás de allí con una ganancia, si la aprovechas. Santiago lo dijo así:

“Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos,
y no les faltará nada”

Santiago 1:2-4, NVI

Este es el objetivo y lo que Dios quiere hacer en ti y en mi. Desarrollar cosas que necesitamos que tomen raíz para fortalecernos en medio de las situaciones duras. Veamos la última…

3. Avanza hacia lo que Dios te está mostrando.

Quizá, las cosas que te han decepcionado nunca cambien. Es difícil aceptar esto, pero lo importante en tu carrera con Jesús, es que nosotras no somos de las que retroceden, si no de las avanzan:

“Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su vida” Hebreos 10:39, NVI

Esta es una jornada de fe y perserverancia. Mientras caminamos con Jesús, empezamos a ver con claridad lo que Él está haciendo en nosotras y nos encaminamos a algo mejor que nos quiere mostrar. Esto no va a suceder si estás empecinada en lo mismo. Si haces esto, te vas a perder de lo que quiere hacer.

Con Dios siempre vamos hacia adelante. Mi padre siempre que me llama por teléfono me dice su frase favorita: “Adelante con Cristo”. ¡Es cierto! Esa es nuestra vida mientras estamos aquí en la tierra. Caminamos hacia adelante con el Señor. A veces caminamos, heridas, cojeando o llorando, pero seguimos hacia adelante. Porque  Jesús va con nosotras y nos lleva por el mejor camino.

A lo mejor, lo que hoy sucede en tu vida no te trae felicidad. Pero recuerda: A veces, las cosas duras son las que Dios usa para llevarte a experimentar la relación estrecha que Él quiere contigo. Sigue fortaleciendo tu relación con Jesús en Su Palabra y así avanza.

¡Qué alegría para los que reciben su fuerza del Señor,
    los que se proponen caminar hasta Jerusalén!
Cuando anden por el Valle del Llanto,
    se convertirá en un lugar de manantiales refrescantes;
    las lluvias de otoño lo cubrirán de bendiciones.
Ellos se harán cada vez más fuertes,
    y cada uno se presentará delante de Dios en Jerusalén.
Salmos 84:5-7

Deja un comentario y dinos cómo esto te ayuda hoy.

 

La Palabra de Dios tiene “todo” lo que necesitamos para guiarnos en medio de los problemas que estamos enfrentando. Entabla una relación con Él a través de Su Palabra. Mi nuevo libro “Muéstrame el Camino”, “Cómo encontrar dirección de Dios en medio de problemas”, estará disponible muy pronto.

 

Regístrate en la clase para aprender a vivir con su presencia en medio de decepción, dolor o problemas:

Quiero su presencia en medio de mi decepción
CINCO Días en Camino a la Sanidad

No olvides descargar tu Devocional Diario En Mi Corazón Gratis y tu plan para leer TODA la Biblia en el 2019.

Decarga tu Plan GRATIS para leer TODA la Biblia durante el 2019


Descarga tu MES GRATIS del Devocional Diario En Mi Corazón

 

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Tapa Blanda

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Díasa Guardando Su Palabra – Digital Ebook

Con 52 Devocionales y Oraciones para todo el año, este devocional te ayudará a mantener tu mente y corazón en la Palabra de Dios. Día a Día tendrás la oportunidad de meditar y aplicarla en tu diario caminar. ¡Adquiere tu copia hoy mismo!

 

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.