En un programa de televisión una muchacha iba manejando su carro nuevo. De repente fijó la mirada en el retrovisor y vio algo que la asustó. En esos segundos de quitar la mirada hacia donde estaba yendo, consiguió chocar con el carro de adelante.

Si manejas sabes que esto es algo que puede suceder. Estar mirando por el retrovisor más de la cuenta, o constantemente sin poner atención a lo que está adelante, nos puede causar un accidente.

He estado pensando en el retrovisor de nuestras vidas. Esto es cuando nuestros ojos están fijos en el pasado y estamos llenas de culpa y lamentos por algo que hicimos o no hicimos. Por lo que nos sucedió y no pudimos evitar. Por aquello que no hemos podido alcanzar y que todavía tarda en llegar.

Te comprendo. He estado en tu mismo lugar. Pero, te has preguntado alguna vez… ¿Podemos vivir sin reproches y sin culpa? Creo que sí y de esto quiero hablarte.

Un reproche que me he hecho a menudo es el no haberles enseñado español a mis hijos. Nuestra lengua principal en casa siempre fue el Inglés. Mi esposo es americano y mis hijos nacieron aquí en los Estados Unidos. No les hablé español como debí para que aprendieran.

He tenido que empezar a ver esa culpa y remordimiento como algo que no lo puedo cambiar. No puedo volver a la infancia de mis niños y empezar de nuevo. Esto está en el retrovisor de mi vida.

Te pregunto ¿Qué ves en tu retrovisor? ¿Qué es eso que constantemente te reprochas del pasado?

El pasado no lo podemos cambiar, pero si podemos vivir con menos reproches de lo que hicimos o no hicimos. Hay una vida por vivir. Si lo único que estamos haciendo es mirando por el retrovisor de nuestra vida, pronto nos vamos a chocar.

Hoy quiero darte tres maneras para vivir sin reproches que han funcionado en mi vida:

1) Aprende algo de tu reproche.

Como te conté, me reprocho mucho el no haberles enseñado español a mis hijos. Pero he aprendido que no haré lo mismo cuando lleguen los nietos. Ellos hablarán español si depende de mí. Esto me hace poner una perspectiva sana y productiva a ese reproche. Tenemos que remplazar esos reproches con una acción positiva.

2) No te condenes

Si Dios no me condena, ¿por qué voy a condernarme yo? Esta actitud es un paso gigante hacia el crecimiento en cuanto a reproches que tengas en tu vida.

Hay mucha gente que vive con gran culpa por diversas cosas. Recuerda esto: El único que condena es Satanás. Cuando damos oídos a reproches y culpas que no podemos cambiar. O, a lo mejor, a pecados que cometimos y que Dios ya perdonó, nos estancamos. Es el plan del diablo.

Tenemos que apropiarnos del perdón de Dios y aceptar la verdad que dice: “Nunca más me acordaré  de sus pecados y sus transgresiones” Hebreos 10:17. Hay libertad en aceptar el perdón de Dios por cualquier reproche que tenemos. Nos libera para caminar en la dirección y propósito de Dios para nuestras vidas.

3) Deja que Dios redima tu pasado

Recientemente compartí un Seminario en donde hablamos sobre Apocalipsis 1:8 que dice: “Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin —dice el Señor Dios—. Yo soy el que es, que siempre era y que aún está por venir, el Todopoderoso”.

Este versículo encierra una gran verdad para quienes vivimos con reproches del pasado. O, quizá con culpas que no nos dejan avanzar. Dios puede redimir aquello que sucedió. Nosotros estamos limitados al tiempo y no podemos ir al pasado. Pero Dios sí puede. Él no está limitado al tiempo y puede tomar tu pasado y redimirlo para tu beneficio y su gloria.

El reproche que tienes hoy, no tiene que dictar tu futuro, ni tampoco tu presente. Dios está haciendo algo en tu vida HOY. Mira lo que dice Isaías 43:18-19:

“Ahora dice el Señor a su pueblo: «Ya no recuerdes el ayer,
no pienses más en cosas del pasado.
Yo voy a hacer algo nuevo, y verás que ahora mismo va a aparecer.
Voy a abrir un camino en el desierto y ríos en la tierra estéril”
Isaías 43:18-19, DHH

Entonces, ¿que puedes hacer desde hoy en adelante con tus reproches?

Una de las cosas más importantes que Dios ha hecho en mi vida es hacerme ver que su Palabra puede ayudarme a hacer una realidad esos tres puntos que te mencioné arriba.

Por esto te insisto en que Leas, Estudies, Memorices y Apliques la Palabra de Dios. Es la clave para vivir sin reproches y empezar a vivir la vida plena con Jesús.

Deja un comentario y dinos cómo esto te ayuda hoy.

Para leer Parte 2 – Presiona aquí

Empieza leyendo Su Palabra…

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Tapa Blanda

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Díasa Guardando Su Palabra – Digital Ebook

Con 52 Devocionales y Oraciones para todo el año, este devocional te ayudará a mantener tu mente y corazón en la Palabra de Dios. Día a Día tendrás la oportunidad de meditar y aplicarla en tu diario caminar. ¡Adquiere tu copia hoy mismo!

 

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

2 thoughts

  1. Muy cierto lo que dice vivo en el pasado pero estoy tratando de dejar eso que me tiene atada no puedo seguir asi y deseo cambiar gracias por la palabra 🤗🤗 m

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.