Hace un tiempo atrás mi hijo estuvo trabajando como árbitro de fútbol. Un día le tocó arbitrar un partido de pequeñas de 4 y 5 años de edad. El partido había comenzado y estaba por la mitad. Uno de los equipos estaba perdiendo.

Una de las niñitas, cuyo equipo estaba perdiendo, se acercó a mi hijo y le preguntó: ¿Podemos empezar de nuevo?

A todos nos gusta empezar de nuevo. Un nuevo comienzo es siempre una nueva oportunidad para hacer las cosas mejor. Hay una lección que aprendí este año, que sé me ayudará en el próximo y te ayudará a ti también.

Lo que aprendí es esto: “No podemos simplemente hacer lo mismo y esperar algo diferente”.

Dicen que Albert Einstein dijo: “La definición de locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”.

Creo que al empezar un nuevo año, debemos poner las cosas en la balanza y pensar en lo que funcionó y lo que no funcionó. Si lo que hicimos no funcionó, entonces tenemos que empezar a poner en práctica cosas que tienen garantías de funcionar, ¿no te parece?

Este año que termina tuviste algunas resoluciones, no lo dudo. Yo también. Pero ¿cuántas de ellas llevamos a cabo? Si no pudiste con algunas, no te sientas mal. No estoy aquí para juzgar a nadie. A mi me pasó lo mismo.

Sin embargo, aprendí algo que quiero compartirte. Una resolución que no cambia para mi y que me da resultados aunque falle en las otras, es ésta: Hacer de su Palabra mi LEMA durante el año: Leer, Estudiar, Memorizar, y Aplicar su Palabra me ha dado la calidad de vida que tengo y que me permite avanzar en mi relación con Dios cada año. Esta resolución no la cambio por nada.

Si al final del año, tengo resoluciones o metas seculares que no alcancé, una resolución que me trae satisfacción y me llena de alegría, es que mi relación con Jesús creció y se afirmó durante este año porque su Palabra tomó prioridad en mi vida.

No sólo fue una experiencia de leer, estudiar o memorizar su Palabra. Pero Jesús me dio oportunidades para ver su Palabra en acción cuando más lo necesité. Su Palabra me fortaleció en medio de todas las situaciones que enfrenté.

Esta resolución a través de los años me ha dado resultados. He acudido a Él acudí en los momentos críticos cuando mi fe desfallecía. Cuando ya no podía más y quería tirar la toalla. Cuando lo único que quería hacer era llorar. Jesús me sostuvo con su Palabra cuando la esperanza parecía desaparecer. Él me volvió a levantar y me dio fuerzas cuando me sentía sola. Él volvió a encaminar mis pies en la dirección que me conviene.

Esta es la relación más importante que tú y yo podemos tener y fortalecer en el nuevo año. Lo hacemos mediante su Palabra. Allí aprendemos a conocer a Jesús y a amarlo más. Aprendemos a orar para pedir conforme a su voluntad. Y, aprendemos a vivir como Él quiere.

Pero esto no sucede por accidente. Es más, esta relación nunca va a crecer porque visites tus páginas sociales y leas un versículo en Instagram o Facebook. Tampoco porque digas “Amén” a algo que alguien dijo.

La vida victoriosa, con frutos y de prosperidad (y no estoy hablando de dinero, pero prosperidad de tu alma), se desarrolla cuando perseguimos a quién nos persigue, a Jesús.

Una relación estrecha con Él no se puede comprar en el supermercado, ni tampoco se adquiere por contagio. Es una relación personal que se alimenta día a día por medio de la Palabra y la comunión con Él.

Tú y yo tenemos que pasar tiempo con Jesús para conocerlo mejor. Tienes que leer y estudiar la Palabra por ti mismo. No vas a tener más intimidad con Jesús si otras personas oran por ti. Tú tienes que hacer esto.

La vida no es fácil, lo sé. Si queremos vivir en victoria en medio del dolor y de nuestros bajos y altos; tenemos que buscar el sustento que su Palabra nos puede dar. Es por esto que te insisto en que hagas de su Palabra tu LEMA en este nuevo año. Es un acróstico fácil de recordar.

No sé que otra palabra usar que encierre estos principios que cambiaron mi vida totalmente. Estas prácticas: Leer, Estudiar, Memorizar y Aplicar la Palabra de Dios (LEMA), transformaron mi manera de vivir.

Me sacaron de la insatisfacción en la que vivía a una vida de contentamiento que avanza y no se queda en el mismo lugar. Me llevaron del dolor y la tristeza a vivir con esperanza y feliz. De la inseguridad, a ser una mujer segura de sí misma que puede impactar la vida de otros. Dios sanó mi corazón roto y me dio un nuevo comienzo. Me dio una vida lejos de los huecos de esclavitud en los que había caído. Me restauró tomando mi pasado para usarlo para su gloria.

¡Su Palabra funciona! Jesús es Salvador, Sanador, Restaurador y Libertador. Este año búscalo en su Palabra. Estrecha tu relación con Él. Nada se compara con esta resolución.

Tenemos que ser intencionales en el nuevo año y buscar tener una relación estrecha con Jesús en su Palabra. Los resultados son innumerables y de gran benefecio para ti y los que te rodean. Si quieres esto, quiero ayudarte en tu nueva resolución.

LEMA es un acróstico que significa: Lee, Estudia, Memoriza y Aplica la Palabra de Dios. Quiero poner en tus manos UN MES GRATIS del Devocional Diario en Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra. Sigue el enlace de abajo  para descargarlo.

Esta resolución que tomes hoy, será para todo un año. Por esta razón, también están los enlaces directos para obtener la copia completa de este devocional.

Deja un comentario y dinos si ésta es tu resolución para el nuevo año. Queremos orar por ti.

Empieza leyendo Su Palabra…

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Tapa Blanda

Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Díasa Guardando Su Palabra – Digital Ebook

Con 52 Devocionales y Oraciones para todo el año, este devocional te ayudará a mantener tu mente y corazón en la Palabra de Dios. Día a Día tendrás la oportunidad de meditar y aplicarla en tu diario caminar. ¡Adquiere tu copia hoy mismo!

 

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.