El regalo que debes abrir… Y una invitación

¿Alguna vez te has olvidado de abrir un regalo de Navidad? Yo sí. La Navidad ya había pasado y todos los regalos se habían abierto. Ahora era tiempo de poner el árbol nuevamente en su cartón. Fue allí cuando me di cuenta que un regalo estaba pendiente de ser abierto. ¡Qué linda sorpresa! Creo que a todos nos gusta recibir ¿verdad?

La Navidad encierra esa palabra que está muy cerca del corazón de Dios también: “dar”. Juan 3:16 dice:Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”. Dios también nos hizo un regalo en la Navidad, Su Hijo Jesús.

Nací en un hogar cristiano y también asistí a la escuela dominical desde niña. Participé en muchos de los ministerios de mi iglesia. Crecí con un padre pastor y una madre fiel a Dios. Con el transcurso de los años, me gradué en un Seminario Bíblico y me casé con un pastor. Serví en la iglesia como esposa de pastor y como directora de algunos ministerios de la iglesia. Viajé a algunos países y estuve ministrando como misionera también.

A pesar de todos estos logros, llegué a sentirme insatisfecha, sin rumbo en la vida, sin propósito. Llegué al punto de la depresión, sin ganas de vivir. Empecé a tomar riendas en el asunto con mis propias manos. Dios empezó a ser reemplazado por otras cosas en las que busqué satisfacción.

Lo que logré fue meterme en un pozo de esclavitud que no me rendía la satisfacción que había buscado. Dios usó su Palabra para sacarme de ese pozo. Era un pozo lleno de cenizas, cosas que había logrado y probado que en sí estaban muertas y que no servían para encontrar la satifacción en la vida que buscaba.

Mi vida tomó otro rumbo cuando la Palabra de Dios empezó a enraizarse en mi corazón de tal manera que cada día lo conocía más. Dios comenzó a plantar su Palabra, en mi corazón. Su Palabra me devolvió las ganas de vivir.

Esa Palabra de Dios empezó a tener significado. Recuerdo muy bien el tiempo en que Dios me llevó a una relación estrecha con El en su Palabra. En dónde empezó a limpiar concepciones erróneas que había mantenido sobre El por muchos años.El empezó a darme claridad sobre quién es El y lo que Jesús había venido a darme. Me mostró lo que era esa vida abundante que quería y que aún no estaba experimentando.

Nunca voy a olvidar un versículo que fue como un LEMA de mi vida durante ese tiempo:

El Señor Soberano me ha dado sus palabras de sabiduría,
    para que yo sepa consolar a los fatigados.
Mañana tras mañana me despierta
    y me abre el entendimiento a su voluntad”
(Isaías 50:4, NTV)

 

No fueron los títulos que obtuve o los logros que alcancé. Tampoco fue el asistir a la iglesia, o servir en algún ministerio. No fue casarne con un pastor, ser la esposa del pastor o inclusive ser mamá. Tampoco fue tener mi propio negocio, o ser la mejor en otras áreas.

Con certeza te puedo decir que fue la Palabra de Dios la que me llevó a gozar de la vida que tengo hoy. Me ayudó a entablar una relación genuina con Jesús. Su Palabra cambió mi vida notoriamente. Esa Palabra viva continúa cambiándome y moldeándome para llegar a disfrutar del propósito de Dios en mi vida.

A través de los años, Dios ha ido depositando sus verdades en mi corazón que hoy puedo decirte, con toda honestidad, que su Palabra ha sido sanidad para mi.

Su Palabra ha sido la que me ha guiado, me ha instruído y me ha dado victoria  frente al enemigo. No hay ninguna medician. No hay ninguna persona. No hay adicción que suplante lo que la Palabra de Dios puede hacer. Tu vida depende de la prioridad que le des a la Palabra de Dios en tu vida.

Tú y yo podemos subrayar nuestras Biblias por todos lados y con todos los colores. Pero si eso que subrayamos no ha hecho ningún efecto en nosotras, en vano lo hemos subrayado. Nos estamos engañando cuando confudimos subrayado por aplicado o el haber sido movida con ser cambiada. La  Palabra de Dios nos cambia cuando la aplicamos a nuestra vida diaria.

El regalo de Dios para tí es Jesús, que vino envuelto en pañales. En él, la Biblia dice, están escondidas todas las riquezas de Dios: En él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento” (Colosenses 2:3). También nos dice que El es la imagen de Dios para nosotros:Cristo es la imagen visible del Dios invisible” (Colosenses 1:15). La manera de conocer a Dios es por medio de Cristo. A Cristo lo conocemos y tenemos una identificación con El por medio de la Palabra de Dios, la Biblia.

Dios quiere darte un regalo esta Navidad. Quizá es un regalo que te lo ha dado una y otra vez pero no lo abres. A lo mejor se te olvida abrirlo cada año y queda cerrado durante el siguiente año. ¡Esta vez, te lo ruego, ábrelo! Ese regalo es su Palabra, la Biblia. En ella vas a encontrar lo que necesitas para vivir una vida abundante.

En esas páginas están los secretos para gozar de esta vida que El nos prometió. Jesús lo dijo así: Sólo el Espíritu da vida eterna; los esfuerzos humanos no logran nada. Las palabras que yo les he hablado son espíritu y son vida” Juan 6:63.

Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza”.

(Colosenses 3:16, NTV)

 

El Proyecto LEMA quiere ayudarte a gozar de la vida abundante que Jesús vino a darte. Voy a proponerte memorizar dos versículos cada mes en el nuevo año. Este año te voy a invitar a memorizar el Salmo 25. Tiene 22 versículos. Lo memoricé en Inglés el año que termina, pero lo memorizaré contigo en Español este año 2018. El último mes del año tú escogerás dos versículos que quieras para memorizar. En total serán ¡24 versículos que tendrás memorizados!

Yo publicaré el primer día de cada mes el versículo para memorizar con un breve Devocional en el Blog del Proyecto LEMA.

Tú podrás dejar un comentario durante cualquier día del mes de cómo ese versículo te ha hablado o ayudado en tu vida diaria. No es cuestión de memorizarlo solamente. Es la aplicación lo que te traerá grandes cosechas.

Dios va a usar esa Escritura memorizada para hacer algo hermoso en tu vida, ¡te lo aseguro!  Tú vas a conocer a Cristo como nunca antes. Dios va a llenarte de sabiduría, inteligencia, éxito para vivir la vida, alegría y gozo, esperanza y valor en el nuevo año.

¡Regístrate hoy aquí y únete al grupo!

Presiona aquí: “Proyecto LEMA Blog – Memoriza las Escrituras en 2018”


¡Invita a otra amiga!

Deja uncomentario si vas a participar con nosotras.

 

¡Muy Pronto! En formato impreso. Adquiere tu copia del “Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra”.

Con 52 devocionales y oraciones semanales que te mantendrán en su Palabra durante el año que entra.

 

 

 

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

Experimenta la vida que  Jesús vino a darte. Proyecto LEMA, Proveyendo Estudios Bíblicos y Recursos para la mujer cristiana. Visita: Proyecto LEMA

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.