Cuando Hay Esperanza Hay Vida

En el Talmud, una compilación de escritos rabínicos sobre la vida, se dice esto: “Cuando hay vida, hay esperanza”. Se ha dicho por décadas que “Donde hay vida, hay esperanza”. Naturalmente, esto se ha usado para darnos a entender que alguien que aun está con vida, tiene la esperanza de seguir viviendo.

El Dr. Jerome Groopman, Profesor de Medicina en Harvard, dijo que la esperanza es más efectiva que cualquier medicina o procedimiento quirúrgico. El Dr. Groopman dice que sus pacientes le han enseñado esto: “Donde hay esperanza, hay vida”.

En un mundo en donde las tragedias, las malas noticias, la confusión y el dolor abundan, podemos estar pensando que nosostras vamos a ser las siguientes víctimas y que de una manera u otra vamos a ser atrapadas en situaciones dolorosas sin salida. Nos sentimos cautivas al miedo.

No sólo el miedo, pero también la ansiedad y preocupación se pueden apoderar de nosotras. Estas cosas llaman a la puerta de nuestro corazón para poner sus exclusas y llevarnos cautivas a sitios que nunca pensamos ir.

Quizá, estás en ese sitio hoy. La esperanza que tenías ha desaparecido. Ahora te sientes atada con miedo, con incertidumbre y sin poder liberarte de cosas que te mantienen sin moverte, sin vida. No estás viviendo la vida como Dios la planeó.

La esperanza es la necedad de confiar en la Palabra de Dios a pesar de las circumstancias adversas.

¿Por qué digo necedad? Porque a pesar de las dificultades de la vida, persistimos en lo mismo. Esto es, confiar en Dios aún en medio del temor y dolor.

La esperanza nos dice que Dios está en medio de todo, aún cuando parece que no está. La esperanza nos dice que Dios nos traerá a flote aún cuando parece que nos estamos ahogando. La esperanza grita que no todo está perdido si Dios está de nuestro lado.

Dios es Fiel a su Palabra. Su Palabra es la fuente de esperanza.

“Y esa esperanza no acabará en desilusión. Pues sabemos con cuánta ternura nos ama Dios, porque nos ha dado el Espíritu Santo para llenar
nuestro corazón con su amor”
(Romanos 5:5, NTV).

 

Su Palabra también dice que El envió a Jesús al mundo para liberar a los cautivos. ¡Es la misión de Jesús!

“Me ha enviado para consolar a los de corazón quebrantado
y a proclamar que los cautivos serán liberados”
(Isaías 61:1, NTV)

 

La preocupaciones, las ansiedades y temores pueden habernos atrapado de tal manera que vivimos cautivas a ello.

Nuestra esperanza está puesta en Aquel que vino con una misión: “dar libertad a los cautivos”. Cuando tú depositas tu esperanza en Jesús, empiezas a vivir.

Si las pruebas que estás enfrentando te están robando la esperanza, te invito a considerar lo siguiente. Recuerda esto:

“Cualquier prueba que estés enfrentando hoy tiene un fin. No es para siempre”

Cuando esa prueba haya cumplido su labor, tú y yo seremos más fuertes que antes. Pedro dice que nos alegremos cuando pasemos por pruebas, porque tienen el objetivo de hacer que nuestra fe se fortalezca y crezca. Leamos:

“Así que alégrense de verdad. Les espera una alegría inmensa, aunque tienen que soportar muchas pruebas por un tiempo breve. Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo”
(1 Pedro 1:6-7, NTV).

Santiago lo asegura también cuando dice:

“Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene
una oportunidad para desarrollarse”
(Santiago 1:2-3, NVI).

Allí lo tienes, hay beneficio cuando pasamos por pruebas. No se nos está llamando a hacer una fiesta. Pero lo que sí podemos hacer es avivar nuestra esperanza en Dios. Aunque no comprendemos lo que está sucediendo, nuestra esperanza y confianza en Dios no desmaya.

Aunque todo a nuestro alrededor esté gritando que no hay esperanza, Dios se vuelve a tí para decirte: “Confía en mí”. Mandé a mi Hij Jesús para dar esperanza al que la necesita.

La misión de Jesús es mantenerte lejos de la esclavitud hacia el temor, ansiedad, desánimo, insatisfacción, fracaso, tristeza y dolor. Jesús, en esta Navidad, quiere darte la libertad que necesitas para que goces de la vida que El tiene para tí.

 

Esta Navidad, deja que el Señor, que vino para liberar a los cautivos, te libere de cualquier cosa que te tiene atada con tristeza, con miedo, con ansiedad y con dolor.  Abre tu corazón a Jesús. El ha llegado para liberarte hoy.

Mi libro: “Alégrate”, Tu Libertad Ha Llegado, es un Devocional que puedes leer durante este mes y que resaltará la misión de Jesús al venir al mundo y los benefecios que El traerá a tu vida.

Por este mes de Diciembre, estará disponible por una donación de sólo $3.00 a este ministerio (Normalmente $9.99). Formato PDF. Sigue el enlace para descargarlo.

Nos gustaría orar por tí. Que Jesús cumpla su misión en tí en esta Navidad. Deja tu petición aquí:

 

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

Experimenta la vida que  Jesús vino a darte. Proyecto LEMA, Proveyendo Estudios Bíblicos y Recursos para la mujer cristiana. Visita: Proyecto LEMA


Anuncios

Un pensamiento en “Cuando Hay Esperanza Hay Vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s