Cuando Dios No Arregla Las Cosas

¿Qué hacer cuando Dios no arregla las cosas? Mucha gente me dirá o te dirá: Sigue orando. Otra, sigue confiando. Otra, no pierdas la fe.

Creo que todos estos consejos tienen validez. Sin embargo, qué hacer si la realidad de la situación sigue igual y nada cambia.

¿Hay algo en tu vida que Dios no ha arreglado?

El dolor sigue presente, tu esposo (a) sigue igual. El diagnóstico no ha cambiado. Los hijos están peor. El dinero está escaso. Ahora, llena el espacio con tu siutacion actual ________?

Para muchos, esta es la realidad durante el año. Es más, en ésta época navideña es como si el sonido de la situación que estamos viviendo, sube de tal manera que se nos hace imposible alegrarnos o ver esta época con otros ojos.

Pensamos que Dios nos ha abandonado y que estamos a la deriva sin rumbo. Quizá, hasta te sientes sola (o) y sin esperanza de ver algo mejor.

El otro día estuve en una reunión en donde la música estaba tan alta que era casi imposible tener una conversación con otra persona. Al finalizar la reunión terminé con dolor en la garganta. Hice tanto esfuerzo para ser escuchada que la voz empezó a irse.

¿No te ha pasado? Que oras y oras, que esperas y esperas, que confias y confias, pero nada sucede y nada cambia.

Quizá, nos hemos olvidado de algo que Jesús dijo:Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo”  Juan 16:33.

Es la verdad en este mundo habrán dificultades, dolor y más problemas. Para muchos es la triste realidad. Hay cosas que todavían siguen en las mismas como decimos en nuestros países. Pero, esto no debe quedarse en algo que nos mantenga abajo o nos robe la esperanza.

Jesús vino a este mundo con una misión. Su misión está claramente deletreada en Isaías 61:1. Leamos:

“El Espíritu del Señor Soberano está sobre mí,
    porque el Señor me ha ungido
    para llevar buenas noticias a los pobres.
Me ha enviado para consolar a los de corazón quebrantado
    y a proclamar que los cautivos serán liberados
    y que los prisioneros serán puestos en libertad”

 

Quiero que fijemos nuestros ojos en una parte de su misión al venir al mundo: “Me ha enviado para consolar a los de corazón quebrantado”.

Si eres como yo, hay cosas en tu vida que te han traído lágrimas. Quizá te están trayendo lágrimas hoy. Jesús vino para aliviar, para consolar a los que tienen roto el corazón. ¡Es su misión! ¡Es su especialidad! Jesús está cerca de aquellos que tienen el  corazón quebrantado.

El Señor está cerca de los que tienen quebrantado el corazón;
él rescata a los de espíritu destrozado”
Salmos 34:18

 

No sé la situación que te tiene sintiéndose quebrantada (o). Pero puedes estar segura (o) que he estado en el mismo lugar. Sin embargo, he encontrado el alivio, el consuelo y apoyo en Jesús.

Entonces, ¿qué vamos a hacer cuando Dios no arregla las cosas”? Dios no siempre lo arreglará todo.

Romanos 6:23 dice:Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor”.

Jesús envió a su hijo para que conozcamos lo que es vivir. Lo que significa la vida eterna que El vino a darnos. Durante esta Navidad celebramos a Jesús. No olvidemos que su misión fue que entablemos una relación con Dios que nos llevará a disfrutar de la vida mientras estamos aquí, a pesar de las dificultades.

La única manera de ser recipientes de esta vida eterna, un regalo de Dios, no por obras, ni porque seamos buena gente, es sólo por medio de Jesús. Es la gran noticia del evangelio. La vida eterna que se menciona en este versículo es la palabra Griega “aiónios”. Que nos da la idea no sólo de una vida que nunca termina sino también de una calidad de vida que tenemos que disfrutarla mientras estamos aquí.

La definición dice: “No se enfoca en el futuro solamente, sino en la calidad de la etapa con la que se relaciona. Por lo tanto, los creyentes viven en la “vida eterna” en este momento, experimentando esta calidad de la vida de Dios ahora como una posesión presente” (Concordancia Strong’s, 166).

El verbo en Romanos 6:23 está en presente: “El regalo que Dios nos da…”. Ese regalo es para disfrutarlo ahora mientras estamos vivos. Regalo que se extenderá hasta la eternidad.

Mientras estamos aquí la vida va a ser dura. Jesús nos lo dijo. Sin embargo, Dios nos ha llamado a poner nuestra confianza en Jesús. El es más que suficiente para sacarnos victoriosas de cualquier dificultad, dolor y tribulación que enfrentemos. El nos invita a vivir en victoria aun cuando todo parece estar en nuestra contra y estamos a punto de perder o tirar la toalla.

La vida que Jesús vino a dar va más allá de lo que nos está sucediendo hoy.  Es más, Pablo, quien escribió lo que leímos en Romanos, dice que hay mucho más por ganar mientras estamos en esta vida.

Pues los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento. Así que no nos fijamos en lo visible, sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno“.  (2 Cortintios 4:17-18, NVI).

Me pregunto y te pregunto: ¿Qué están produciendo los sufrimientos en tí y en mí?

Nuestra esperanza no está en que todo esté saliendo bien en nuestra vida hoy. Tampoco en que nos portemos bien para que Dios nos bendiga. La realidad es que vamos a tener dificultades. Lo importante es no doblegar la esperanza en Jesús y en su misión hacia nosotros. Esa misión que no ha cambiado.

“Me ha enviado para consolar a los de corazón quebrantado”

 

Esta Navidad, deja que el Señor, que vino para darte consuelo en medio de tu dolor, cumpla su misión en tí.Abrele tu corazón, deja que sane tus heridas y te consuele.

Te invito a renovar tu mente y corazón con las lecturas devocionales del libro: “Alégrate”, Tu Libertad Ha Llegado. Es un Devocional que puedes leer durante este mes y que resaltará la misión de Jesús y los benefecios que El trae a tu vida. Por este mes de Diciembre, estará disponible por una donación de sólo $3.00 a este ministerio (Normalmente $9.99). Formato PDF. Sigue el enlace para descarglo.

Nos gustaría orar por tí. Que Jesús cumpla su misión en tí en esta Navidad. Deja tu petición aquí:

Otro artículo que puede interesarte: El Sana a los que Tienen Roto El Corazón

Descarga GRATIS el Plan de 3 Días Para Sanar un Corazón Roto.

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres en vivo. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

Experimenta la vida que  Jesús vino a darte. Proyecto LEMA, Proveyendo Estudios Bíblicos y Recursos para la mujer cristiana. Visita: Proyecto LEMA


Anuncios

2 pensamientos en “Cuando Dios No Arregla Las Cosas

  1. Gracias Hermanas, favor orar para que Dios me ayude a buscar su reino y todo lo que tiene que ver con conocerlo y aplicar su palabra a mi vida, lo necesito tanto! Que me ayude a seguir el camino que El quiere que yo ande, me renueve, me transforme y me ayude a amarlo cada dia mas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s