El Trapo Viejo… Pero Limpio y Útil

Ayer dije en voz alta, el nombre de una película que se titula: “Si tuviera 30”. Todos se rieron. Sabían que me refería a la película. Quizá, a veces te sientes como si los años siguen pasando y ya no tienes edad para lo que Dios tiene para tí. O, piensas que Dios se ha olvidado y tu tiempo ya pasó.

En un pequeño hotel se encontró este escrito sobre un trapo de limpieza viejo que estaba junto a un lavatorio. Decía esto:

No soy más que un trapo.
Soy viejo, andrajoso y desgarrado, pero limpio.
¡ESPERA!
Todavía puedo ponerme a trabajar.
Todavía puedo ser usado para:
Limpiar tus zapatos
Limpiar tu maquillaje
Limpiar tu auto
Estoy gastado, pero limpio.
Listo para ser utilizado en lugar de una toalla blanca esponjosa.
Cuando esté sucio y más allá de tu uso,
Tírame al piso para limpiarme y volver a utilizarlo.
Gracias,
El Trapo Viejo

Hace unos días, recogí todos los trapos viejos de mi cocina y los cambié por unos blancos y nuevos. Pensé: “Es más fácil lavarlos con cloro”. Es cierto, pero los viejos aún con manchas, rotos por algún lado y arrugados, todavía sirven. Me parece oír que estás de acuerdo.

Creo que el Señor quiere recordarnos que aunque los años pasen o hayan pasado, El todavía puede usarnos si nos ponemos a su disposición. Si nos sometemos a su plan.

En el estudio bíblico “Conoce a Dios, Siete Verdades Sobre Dios”, que hemos estado haciendo, hablamos sobre Abraham a quién Dios se presentó como El Shaddai, Dios Todopoderoso (Puedes leer esta Lección en este enlace). Dios lo llamó para ser usado por El cuando tenía ¡99 años! Sí ¡99 años! Leamos:

Cuando Abram tenía noventa y nueve años, el Señor se le apareció y le dijo: «Yo soy El-Shaddai, “Dios Todopoderoso”. Sírveme con fidelidad y lleva una vida intachable. Yo haré un pacto contigo, por medio del cual garantizo darte una descendencia incontable». (Génesis 17:1-2).

 

Fíjate bien en la edad de Abram. La Biblia dice que tenía ¡99 años! Mi abuela vivió hasta los 102 años. Me encantaría tener el mismo vigor que ella tuvo y vivir así hasta los 100 o más.

Me pregunto si alguien que está leyendo esto tiene 99 o más años. El mismo Dios que se presentó con este nombre a Abram es el mismo Dios tuyo. Esto quiere decir que si tienes 99 años o más, o si tienes 99 años o menos; puedes tomar esta declaración de Dios como tuya. Dios Todopoderoso, El Shaddai, también es tu Dios hoy. ¡No importa la edad que tengas! Dios no te ha excluido. Dios quiere que lo conozcas como lo que El es y quiere usarte.

Dios llega a los 99 años de Abram para hacer un trabajo que cambió su vida notoriamente. Te pregunto: ¿Si tienes menos de 99 años, puede Dios hacer algo en tu vida todavía? Me parece escucharte decir: “Amén”. ¡Claro que puede!

Gracias a Dios que puede hacer con nuestras vidas, mucho más de lo pedimos o entendemos:

“Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros” (Efesios 3:20)

Ponle fecha a tu evento este nuevo año. Nos encantaría compartir la Palabra de Dios a tu grupo de mujeres. Sigue este enlace para invitarme: Invita a Noemí

 

 

 

Experimenta la vida que  Jesús vino a darte. Proyecto LEMA, Proveyendo Estudios Bíblicos y Recursos para la mujer cristiana. Visita: Proyecto LEMA


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s