¡Dios se compadece de ti!

Mi hijo menor llegó dos semanas después de la fecha de parto. Las últimas dos semanas de embarazo parecían no tener un fin. Los pies hinchados, la barriga grande y la ansiedad de que ya naciera me acompañaron durante esas dos semanas.

Alguién le dijo a mi esposo y a mí que deberíamos ir a ver una película de terror. Nos dijeron que quizá me ayudaría a dar a luz rápido. Creyendo lo que nos dijeron fuimos a ver una película sobre dinosaurios. Al escribir esto, me rio. En realidad las cosas que te dicen a veces resultan tan chistosas.

La doctora me insistió en que caminara y me dijo que regresara para ponerme en una cama en donde me ayudarían a estimular el parto. Los resultados… NADA.

Salí de la clínica sin haber logrado lo que quería. Unas horas más tarde empecé a sentir dolorcitos. De repente esos dolores fueron aumentando y haciéndose más fuertes. Enseguida, fuimos al hospital y en menos de una hora y media, nació mi hijo. La demora de 15 días, me trajo un parto rápido.

No te podría decir que fue mejor. Si el nacimiento de mi hija que nació sin pasarse del dia de parto y con quien tuve 24 horas de dolor o si mi hijo que salió en menos de dos horas aunque se demoró 15 días más de lo previsto. Tú puedes decidir y darme tu opinión en tu comentario.

Esos hijos que llegan tarde parece ser que siguen llegando a tarde aun cuando son jóvenes. ¡Ojalá no llegue a tarde a su boda que se aproxima! Pienso que el Señor tiene algo que decirnos en cuanto a esperar en medio del dolor.

El tiempo que un bebé permanece en la matriz lo prepara para el mundo al que va a entrar. Es más, es un proceso que debe cumplirse para que pueda desenvolverse con todas sus capacidades.

Algunas veces, tú y yo enfrentamos situaciones que parecen no tener fin. Nos desesperamos, perdemos la esperanza y la fe empieza a debilitarse. Le pedimos a Dios que intervenga y a veces hasta parece que no nos escucha o que está ausente.

Recientemente aprendí esta palabra hebrea: “Rachamim” que significa compasión. Proviene de la raíz de la palabra hebrea “Rachim” que significa “matriz”.

Interesante ¿verdad? Una palabra relacionada con la otra. La compasión de Dios nos alcanza allí en donde nace todo, la matriz.

La Biblia dice que Dios es como una madre: “Como madre que consuela a su hijo, así yo los consolaré a ustedes” (Isaías 66:13). En Lamentaciones 3:22 también se nos dice lo siguiente:

“El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota”

Ese problema, esa aflicción, ese dolor, esa tristeza. Esa soledad, ese fracaso, esa pérdida que hoy sientes. Dios quiere que sepas que El no la ha pasado por alto. No está distante tampoco. Dios quiere extenderte su compasión porque El es quien comprende mejor lo que te está pasando.

El Señor es como un padre con sus hijos,
    tierno y compasivo con los que le temen.
Salmos 103:13 NTV

Quizá tus ojos están llenos de lágrimas y no comprendes el por qué de lo que está sucediendo en tu vida. Quiero animarte a pedirle al Señor que te abrace con su compasión hoy.

Dios siempre tiene su mano abierta para quienes lo buscan de corazón. Su compasión nunca se acaba y ¡tú estás en buenas manos!

Aunque en estos momentos no veas lo que esperas, Dios está preparándote allí en la matriz de su compasión para darte lo que hará de tí la mujer que El está formando para su gloria.

No tires la toalla. ¡Confía en el Señor!

Deja una oración pidiéndole a Dios te abrace con su compasión o una palabra de aliento para otra mujer.

Queremos orar por tí. Sigue este enlace y deja tu petición:

Orando por tí

 

 

 

 

 

 

Experimenta la vida que  Jesús vino a darte. Proyecto LEMA, Proveyendo Estudios Bíblicos y Recursos para la mujer cristiana. ¡Vive Feliz y con Éxito!: ProyectoLEMA

 

Anuncios

4 pensamientos en “¡Dios se compadece de ti!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s