Dios quiere Sanar tú Corazón Roto

Recientemente una mujer me escribió diciendo: “Tengo el corazón destrozado, mi pareja me fue infiel, siento que nada tiene sentido a mi vida”. Otra mujer nos pedía oración por su hogar, su esposo, y dijo algo interesante: “Todos en algún momento de nuestras vidas tomamos malas decisiones”.

Ambas tienen dolor. Una porque alguién les causó el dolor y la otra porque sus decisiones la han llevado a experimentar dolor. Creo que para ambas, Dios tiene un mensaje hoy. Si estás en cualquier lado, sigue leyendo, el mensaje también es para tí.

Salmos 147:2-3 dice: “El Señor reconstruye a Jerusalén y reúne a los exiliados de Israel, restaura a los abatidos y cubre con vendas sus heridas”. Este verso habla de gente que estaba en cautiverio por su propia idolatría y desobediencia a Dios. Aquí a ellos se los denomina como exiliados.

Quizá, tú también puedes haber experimentado la separación con Dios que llega después de haber desobedecido a Dios. El pueblo de Israel tenía la costumbre de irse tras otros dioses, lo cual Dios reprobó y castigó muchas veces.

Si hacemos una paralela de esto a nuestras vidas, sería como cuando buscamos que otras cosas en nuestras vidas tomen el sitio que le corresponde a Dios. Hacemos ídolos de cosas o personas a las que miramos como un salvador. Ponemos nuestra esperanza y devoción en eso. Generalmente lo que sucede, es que nos damos cuenta que esas cosas no satisfacen. Y muchas veces, hasta pueden llevarnos a sitios de esclavitud y de dolor.

El Salmista llama a estas personas que están sufriendo los efectos de esa separación de Dios, exilados. Pero nos hace ver que a pesar de ser nosotras mismas las causantes de ese dolor, Dios responde de esta manera: “Restaura a los abatidos y cubre con vendas sus heridas”.

El otro lado es cuando tú tienes el corazón destrozado porque una persona te ha causado ese dolor. Para aliviar ese dolor, vino Jesús. ¡Es su misión! Según leemos aquí en Isaias 61:1: “Me ha enviado para consolar a los de corazón quebrantado“. El Salmista también nos dice que Dios está cerca de los que tienen el corazón dolido: “El Señor está cerca de los que tienen quebrantado el corazón; él rescata a los de espíritu destrozado”.

Ahora que tenemos claro estas dos perspectivas en cuanto a Dios frente a tu dolor, no importa quien lo ocasionó, podemos tomar un suspiro y saber que estamos en buenas manos. Dios no quiere hacerte mal. El siempre está dispuesto a defenderte y a sanar las heridas de tu corazón. Dios quiere que disfrutes de la vida y que la vivas a plenitud.

Voy a recordarte a un hombre que pasó por algo difícil, Abraham. Dios le ordenó que sacrificara a su hijo Isaac en el altar (Génesis 22). Dios le había prometido una descendencia que no se podría contar (Génesis 15). Sin embargo, el hijo de la promesa iba a ser sacrificado.

Si nos ponemos a pensar, en las ramificaciones de este acto, Abraham tenía muchas razones para dudar y no querer obedecer. Pero Abraham sabía que El mismo Dios, que le dió la promesa, podría substituír aquello que estaba por ser sacrificado en el altar.

Leamos la descripción de la prueba de Abraham en Romanos 4:18-22: “Aun cuando no había motivos para tener esperanza, Abraham siguió teniendo esperanza porque había creído en que llegaría a ser el padre de muchas naciones. Pues Dios le había dicho: «Esa será la cantidad de descendientes que tendrás». Y la fe de Abraham no se debilitó a pesar de que él reconocía que, por tener unos cien años de edad, su cuerpo ya estaba muy anciano para tener hijos, igual que el vientre de Sara. Abraham siempre creyó la promesa de Dios sin vacilar. De hecho, su fe se fortaleció aún más y así le dio gloria a Dios. Abraham estaba plenamente convencido de que Dios es poderoso para cumplir todo lo que promete. Y, debido a su fe, Dios lo consideró justo”.

Las pruebas y tribulaciones no son de nuestro agrado, lo sé muy bien. He llorado y he sufrido en medio de ellas también. El corazón que está roto es una puerta abierta para la obra más grande que Dios quiere hacer en tu vida. La manera en la que Dios se da a conocer es en su Palabra.

Voy a darte unas citas bíblicas en donde vas a poder darte cuenta que Dios utilizará su Palabra para sanar y aliviar el dolor de tu corazón. Su Palabra restaura, alumbra el camino oscuro, da nuevas fuerzas, ánimo y alegría. Hace las cosas nuevas, renova el espíritu, produce frutos y da vida y nuevos comienzos. La Palabra de Dios tiene promesas que se cumplen y su Palabra tiene el poder para llevarte a gozar de felicidad y éxito en esta vida.

Envió su palabra y los sanó – Salmos 107:20

Tú eres mi refugio y mi escudo; tu palabra es la fuente de mi esperanza.
Salmos 119:114

Los que aman tus enseñanzas tienen mucha paz y no tropiezan. Salmos 119:165

La ley del Señor es perfecta: infunde nuevo aliento. Salmos 19:7

Los preceptos del Señor son rectos: traen alegría al corazón. El mandamiento del Señor es claro: da luz a los ojos. Salmos 19:8

Al encontrarme con tus palabras, yo las devoraba; ellas eran mi gozo y la alegría de mi corazón, Jeremías 15:16

El Espíritu da vida; la carne no vale para nada. Las palabras que les he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63

Toda palabra de Dios demuestra ser verdadera. Proverbios 30:5

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores ni cultiva la amistad de los blasfemos, sino que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella. Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera! Salmos 1:1-3

 Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito. Josué 1:8

PLMembresíaPrueba

Visita ProyectoLEMA.com para adquirir recursos para tu crecimiento espiritual.

 

 

 

 

 

 

 

1ERPNoemi
Llena este formulario: Invita Noemí.
¡Separa tu fecha hoy!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s