Tu Primer Amor, ¿Puedes olvidarlo?

0proyectolemaamor2Dicen que donde hubo fuego cenizas quedan. Quizá pensaste que voy a hablarte de mi primer amor al leer este título. O a lo mejor pensaste que voy a hablarte de mi vida ahora que estoy casada. En realidad, voy a hablarte de un gran amor.

Claro está que en el mes del amor, lo que pensamos es celebrar a las parejas, los matrimonios, el amor hacia amistades, hijos o hijas y demás parientes. Pero creo que este mes también nos brinda la oportundidad de celebrar otro amor.

Dios ha estado removiendo dentro de mí cosas que me están haciendo ver si realmente estoy amándolo a El como El quiere y a otros como El nos ha mandado. El amor que Dios está esperando de nosotras es del que queremos hablar hoy. Tú y yo nunca podremos amar a otros si este amor no está ocupando el lugar que le corresponde.

Te pregunto: ¿Qué está interponiéndose entre tu primer amor hacia Dios?

Te voy a pedir que no dejes que la familiaridad de este tema te robe algo fresco que Dios quiere decirte hoy. Así que sigue leyendo. Es más, deja un comentario al final. He aprendido que los comentarios solidifican lo que Dios nos dijo.

Amar a Dios sobre todo y a otros como a nosotros mismos es un mandamiento no una opción. Un maestro de la ley le preguntó a Jesús cual era el mandamiento más importante. Leamos lo que dijo Jesús.: Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. No hay otro mandamiento más importante que estos” Marcos 12:30-31

En Apocalipsis 2:4 entre los mensajes a las siete iglesias, Jesús reprocha algo sobre una de las siete iglesias, la iglesia en Efeso, y dice:Pero tengo una queja en tu contra. ¡No me amas a mí ni se aman entre ustedes como al principio!” (NLT). Otra versión lo dice así: “Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor” (NVI)

Esa palabra traducida “primer” en el griego es la palabra “protos” que significa amor primordial, el amor más importante, el mejor. Leímos en Marcos que cuando Jesús contestó a la pregunta que le hicieron sobre el amor, él dijo que el mandamiento más importante “protos”, el primordial, era amar a Dios y al prójimo.

Los comentaristas dicen que lo más importante era el amor a Dios por sobre todo. Pero también que la ausencia de ese amor primordial hacia Cristo, se había propagado a todas las relaciones horizontales que ellos tenían. Es decir, siempre será así. No podemos decir que amamos a Dios y odiamos a otros. ¡Esto es imposible! Tampoco podemos odiar a Dios y amar a otros, es imposible. La manera como hemos sido creados nos impide hacer esto.

Juan nos afirma esto también. Nos dice que nosotros no podemos decir que amamos a Dios si no amamos a otros. En el capítulo dos de primera de Juan, él nos da como una especie de exámen para comprobarlo. En el versículo tres dice refiriéndose al amor a Dios y a otros: Podemos estar seguros de que conocemos a Dios si obedecemos sus mandamientos” 1 Juan 2:3.

En Apocalipsis se usa la palabra “aphiemi” para hablar de este amor. Esta palabra significa enviar, enviar lejos o despedir, apartar, despojarse. En esta definición podemos ver el lado activo y el pasivo de este amor.

Cuando ponemos nuestro afecto en El todo lo que hay dentro de nosotras que contamina nuestra vida como: impurezas, rencores, odios, envidias, malos deseos se limpian. El nos acepta y nos purifica para que al ser limpiadas podamos amar a los que están a nuestro alrededor con el amor de Dios en nosotras. Así nos dice 1 Pedro 1:22 nos dice: Al obedecer la verdad, ustedes quedaron limpios de sus pecados, por eso ahora tienen que amarse unos a otros como hermanos, con amor sincero. Ámense profundamente de todo corazón”.

Dios tiene que ser nuestra prioridad. Si no amamos a Dios vamos a poner nuestro afecto en cualquier otra cosa. Esta es la forma activa con la que podemos haber descuidado el amor primordial hacia Dios. Cuando hacemos de otras cosas nuestros ídolos. Cuando remplazamos a Dios por todo aquello que atrae nuestra atención y desplaza a Dios de nuestras vidas.

También podemos “enviar” el amor lejos porque estamos enojadas con Dios. Hay gente que trabaja duro en la iglesia pero en realidad no habla con Dios. Están enojadas con Dios. Le preguntan a Dios: ¿Por qué dejaste que esto me sucediera? ¿Por qué me hiciste esto? Estas personas han enviado su amor lejos. Lo tienen a la distancia.

También podemos “despedir” el amor porque somos cínicas en la manera de vivir. Estamos tan ocupadas que descuidamos las cosas importantes como: Leer la Biblia, estudiar la Biblia, ir a la iglesia, etc. ¿Te puedes identificar con esto? ¿Alguna vez has enviado el amor de Dios lejos de ti? Esto puede ser una forma pasiva de hacerlo.

Quizá pensaste no sé a dónde lo dejé. Ha pasado mucho tiempo que no he sentido ese amor a Dios como antes. No sé cómo sucedió. Quizá crees que sientes amor porque estás haciendo lo mismo que hicieron los creyentes de Efeso. Te invito a ver algo interesante. Jesús les dice que ellos odiaban lo que Cristo odia (Apocalipsis 2:2). Sin embargo, lo raro es que no aman lo que Cristo ama. ¿No te parece esto interesante?

Ellos podían reconocer falsedad y sabían quiénes eran los falsos apóstoles y seguidores. Era algo para lo cual tenían mucho discernimiento.

Quiero compartirte esto que leí en el Nuevo Comentario del Nuevo Testamento que dice: “Cada virtud lleva en sí el germen de su propia destrucción”. Lo que nos está diciendo es esto. Ellos sabían exactamente como encontrar a los falsos en su comunidad cristiana. Pero escucha el resto de lo que dice el mismo comentario: “Parece probable que el deseo por la sana doctrina y la acción tomada como necesaria para excluir a todos los impostores, había creado un clima de sospecha en la que el amor dentro de la comunidad creyente ya no podría existir”.

En otras palabras, se habían hecho buenos policías que se olvidaron de su pasión. Cuando dejamos que el ser policías se convierta en nuestra prioridad, nos convertimos en fariseos. Hemos caído en el legalismo porque hemos perdido el primer amor.

El amor a Dios y a otros es la prioridad. Es por esta razón por la que estamos aquí. Nunca vamos a ser luz brillante para el mundo a menos que amemos. Dios es amor. El amor es activo. Dios no solo ama, El es amor. Cuando Dios nos llena,  podemos amar.

Podemos pensar que estamos obedeciendo y amando a Dios cuando vivimos con legalismo piadoso. Esto no es ser lleno del Espíritu Santo de Dios. Si estamos llenos del Espíritu, nosotras amamos. Amamos a aquellas personas que son imposibles de amar. ¡Amanos aún a nuestros enemigos!

Te pregunto entonces: ¿Has olvidado tu primer amor? Si así es, renueva ese amor a Dios y a los que te rodean con esta oración:

Señor, perdóname por haber dejado a un lado y olvidado mi primer amor hacia tí. El más importante que es  amarte con todo el corazón, alma, mente y fuerzas. Sin este amor todas mis otras relaciones de amor no funcionan. Quiero amarte con la prioridad que tú mereces en mi vida. Quiero obedecerte porque esto demuestra mi amor por tí. Señor, llena mi corazón de tu amor. Te confieso que hay en mí cosas inmundas, impuras y que no deben tener cabida en mi corazón. Perdóname y límpiame. Dame un nuevo corazón porque quiero amarte a tí primero y así poder amar a los que están a mi alrededor. En el nombre sagrado de tu Hijo Jesús, mi Salvador y restaurador, Amén.

¡Te invitamos al Proyecto LEMA! Este proyecto te dará acceso gratuito a devocionales, estudios bíblicos, podcasts (mensajes en audio), mensajes en videos, seminarios y cursos para ayudarte en tu crecimiento espiritual. Haz un clic para más información: Proyecto LEMA

LEMA es un acróstico que significa:

L = Lee la Palabra
E = Estudia la Palabra
M = Memoriza la Palabra
A = Aplica la Palabra

NoemiGreer.com, Entrenándote para vivir feliz y con éxito.
Visítanos para más recursos para tu crecimiento espiritual.

Noemí estará trayendo un mensaje poderoso de la Palabra de Dios para tu vida. Febrero 25. ¡No te lo pierdas!
Regístrate Gratis para escuchar. Haz clic aquí.

 

1ERPNoemi
Llena este formulario: Invita Noemí.
¡Separa tu fecha hoy!

 

Anuncios

Un pensamiento en “Tu Primer Amor, ¿Puedes olvidarlo?

  1. Necesito oración para recuperar mi primer amor! Esto me llego justo en el momento que me siento vacía. Gracias hermanas. Oración por mi restauración espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s