Algo está por nacer, ¡No te rindas! ~ Conferencia Mundial

0proyectolema19Si no te has inscrito para escuchar la conferencia “Yo no me rindo” hazlo hoy mismo. Sigue las instrucciones de abajo. Ya publicamos la primera parte. Este Sábado publicaremos la segunda parte con la que concluiremos este mensaje.

En una parte del mensaje mencioné algo que leí en una foto y que decía esto:

“El momento en que estás a punto de rendirte
es justo el momento antes de que un milagro ocurra.
No te rindas”.

Creo que es un gran consejo para todas. Hoy quiero hablarte del dolor que estás sintiendo y que te está tentando a decir “Hasta aquí no más”.

No quiero ahondar en tu dolor precisamente. Quiero, más bien, darte una gran noticia de lo que está por suceder en tu vida cuando aguantas ese dolor y no te  rindes.

Jesús dijo en Juan 16:20-22 lo siguiente: “Ciertamente les aseguro que ustedes llorarán de dolor, mientras que el mundo se alegrará. Se pondrán tristes, pero su tristeza se convertirá en alegría. La mujer que está por dar a luz siente dolores porque ha llegado su momento, pero en cuanto nace la criatura se olvida de su angustia por la alegría de haber traído al mundo un nuevo ser”.

La angustia bíblicamente hablando tiene el objetivo de producir en nosotras un nacimiento. En el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento se compara a la angustia como a los dolores de parto en una mujer. Cuando vemos esta metáfora en la Biblia se nos está tratando de decir que la angustia tiene el propósito de producir un nacimiento.

Podemos estar en una situación apremiante y angustiosa en la que simplemente dejamos de confiar en Dios, le damos la espalda y decidimos hacer las cosas a nuestra manera. Y esta actitud será exactamente lo que Dios señaló en los israelitas en Isaías 26:17-18:

“Señor, nosotros estuvimos ante ti
como cuando una mujer embarazada
se retuerce y grita de dolor
al momento de dar a luz.
Concebimos, nos retorcimos,
pero dimos a luz tan sólo viento”

Los israelitas se rebelaron contra Dios y no lo buscaron en medio de sus circunstancias. En su lugar, la Biblia dice que esa rebelión hacia Dios, dio a luz al viento. Te aseguro y te doy esta promesa, no como mía, sino porque la Palabra de Dios lo dice: Si tu confías en Dios en medio de tu angustia ¡vas a dar a luz a algo hermoso y precioso en tu vida! Algo maravilloso va a llegar de esa angustia.

Cuando zapateamos y nos rebelamos contra Dios y desobedecemos, ten por seguro que no verás lo que debió haber nacido de esa angustia. En su lugar, si confias en Dios, Dios hará lo que dice su Palabra:

Pero benditos son los que confían en el Señor
    y han hecho que el Señor sea su esperanza y confianza.
Son como árboles plantados junto a la ribera de un río
    con raíces que se hunden en las aguas.
A esos árboles no les afecta el calor
    ni temen los largos meses de sequía.
Sus hojas están siempre verdes
    y nunca dejan de producir fruto.
Jeremías 17:7-8

¿Vas a confiar en Dios?  Quizá, tú no sabías que estabas por dar a luz.

Todo esto que estás pasando son como dolores de parto. A lo mejor, si eres mamá,  estás pensando: “Pero, dar a luz duele mucho”. Tienes mucha razón.

Yo estaba dando a luz a mi primera hija en los tiempos cuando la gente pensaba que si tomabas medicamentos para los dolores iba a afectarle al bebé. El parto natural era lo que estaba de moda en esos días y me preparé para esto. Por esto no tomé ninguna medicina para aliviar mis dolores. Cuando llegué a los cinco centímetros de dilatación, no sabía que hacer. El dolor era intenso y también insoportable. Me sentía muy mal.

En realidad, nadie me había preparado para ese dolor. Tomé unas clases de ejercicios para hacer durante el parto. Según ellos me ayudarían durante el parto. ¡Qué ayuda, ni qué ayuda! Dolía muchísimo. Cuando tuve a mi segundo hijo, todo cambió. El salió tan rápido que los dolores fueron muy pocos.

Claro que me puedo identificar con el dolor, sé que de verdad duele. Nos retorcemos del dolor. Quizá te enojas con tu esposo por ser el culpable. O quizá, no quieres ver a nadie. Pero recuerda, en la cima del dolor ¡el bebé ya está por nacer!

Pero, ¿qué pasaría si nos rendimos antes de tiempo? Esto es, antes de que nazca el bebé. Después de experimentar tanta angustia no vamos a ver ese nacimiento.  ¿No crees que Dios te puede liberar? Si tú le has pedido una y otra vez: Señor líbrame de esta angustia. Si esa angustia todavía está presente, es porque hay algo que está por nacer. ¡Algo hermoso va a nacer! De ese dolor nacerá pasión.

Esto es un regalo de Dios que no se puede comprar por ningún lugar. Te pregunto: ¿Vas a esperar en Dios para no rendirte? No te digo que es fácil. Pero te aseguro que vale la pena esperar en Dios en medio de tu dolor.

Con paciencia esperé que el Señor me ayudara,
    y él se fijó en mí y oyó mi clamor.
Salmos 40:1

Oremos: Dios tú nos asombras de muchas maneras. Haces que nuestras angustias se conviertan en alegría. Un misterio para nosotras. Danos paciencia en medio de la angustia y el dolor porque queremos obedecerte. Comprendemos por tu Palabra que si no perseveramos, todo este dolor es por nada. Danos la tenacidad y más que nada, danos confianza. Te confesamos que no hemos confiado en ti en ese asunto y a veces hemos querido hacer las cosas a nuestra manera. Ponemos en tus manos ese dolor. Haz eso que sólo tú puedes hacer. Convierte nuestro lamento en alegría y en una danza maravillosa. Te alabamos en el nombre de Jesús. Amen.

Conferencia Mundial de Mujeres:  “Yo no me rindo”
Sábado 21 y Sábado 28 de Enero.

Regístrate haciendo un clic aquí

Para poder vivir vidas de victoria y éxito necesitamos la Palabra de Dios en nuestras vidas diariamente. Te invito a formar parte del Proyecto LEMA. Más aquí: Proyecto LEMA.

L = Lee la Palabra
E = Estudia la Palabra
M = Memoriza la Palabra
A = Aplica la Palabra

 

enmicorazoncoverfinal

Descarga GRATIS el Devocional Diario En Mi Corazón. Te notificaremos cuando las inscripciones al  Proyecto LEMA se abran.

 

 

 

 

 

1ERPNoemi
Llena este formulario: Invita Noemí.
¡Separa tu fecha hoy!

Anuncios

2 pensamientos en “Algo está por nacer, ¡No te rindas! ~ Conferencia Mundial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s