Memoriza la Palabra de Dios ~ Versículo #11 ~ Noviembre 2016

memorizalapalabranoviembreMuchas de ustedes han participado en este esfuerzo durante este año. Es una alegría saber cómo Dios te bendice al guardar su Palabra en tu corazón.

Si hay algo que puedes  decir al final del año es que lo conoces mejor. Esto es lo que produce la Palabra de Dios.

Si la Biblia está cerrada durante días, semanas y meses, no estamos aprovechando la riqueza que está a nuestra disposición al estudiarla, leerla y memorizarla. Tenemos un recurso disponible que te ayudará en el nuevo año. Al final de este artículo lo descubrirás.

El año nos sorprendió con días que quizá se pasaron muy rápido. Si eres como yo, tienes una gran compilación de eventos y recuerdos. Quizá algunos felices y otros también tristes. Esa es la vida. Sin embargo, tú y yo, a pesar de las dificultades de la vida; y a pesar de las tristezas que enfrentamos, podemos vivir exitosamente como es la voluntad de Dios para tí y para mí. Podemos vivir ganando victorias. Podemos triunfar en esta vida. No lo dudes.

No me cansaré de repetir esto: La Palabra de Dios es viva y eficaz. No hay duda alguna que si la leemos, empieza a hablarnos. Si la estudiamos, empieza a cambiarnos. Si la obedecemos, empieza a dar frutos. Por esta razón, guardarla en nuestros corazones es algo fundamental y no una opción o una buena idea, si queremos vivir con éxito.

La Palabra de Dios es como el agua que necesita tu cuerpo para funcionar.  Es como la comida que tu cuerpo necesita para vivir. La Palabra de Dios es lo que limpia y renueva nuestra mente y corazón. Es la que habla verdad para que nuestro ser se vivifique y tengamos ánimo para continuar esta jornada. Esta fuerza no proviene de tus amigas en Facebook, de la foto que ponen en Twitter o de las palabras bonitas que publican.

El chocolate o el café no te pueden levantar como lo hace la Palabra de Dios cuando estés caída. Te anima, aumenta tu confianza y fe en Dios. Te da nuevas fuerzas para continuar y te da a conocer más a Dios. Cuando conocemos mejor a Dios nuestras vidas empiezan a funcionar como El lo ha diseñado.

No hay nada que pueda reemplazar el poder de la Palabra de Dios viviendo en nosotras. Es lo que Dios utiliza para capacitarnos y ayudarnos a vivir esta vida. Así lo leemos aquí: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra”  (2 Timoteo 3:16-17).

Hace un tiempo atrás escuché una historia de un grupo de personas en Africa a las cuales se les había traído semillas para plantar en su país. Semillas que luego darían una cosecha que les serviría para su subsistencia diaria. Tanta era el hambre de ese grupo de personas que en lugar de sembrar las semillas se las comían. Obviamente, las semillas no plantadas nunca dieron frutos.

Quizá tú también, así como yo, has experimentado algo similar. No hablo de comernos semillas que deben plantarse en la tierra. Hablo de la semilla de la Palabra de Dios. A veces, en lugar de plantarla en nuestros corazones. La saboreamos, la masticamos y así como entró salió. Por un oído entró y salió por el otro. No estoy pasando condena, ni tampoco quiero que te sientas como si eres la única a la que esto le ha sucedido. Alzo la mano para decirte que viví así por mucho tiempo. Sin dejar que la Palabra de Dios hiciera vivienda en mi corazón.

Es más, repetía como lora versículos que había memorizado desde niña. Sabía y utilizaba muy bien la Palabra de Dios para pelear y hasta ganar ciertos pleitos. Lastimosamente, lo que conseguía era enemistades. El querer estar en lo correcto sin importar como afecta las relaciones familiares y amistades que tenemos es un gran error. La Palabra de Dios no es para pelear, o para hacernos ver mejor que la otra persona. ¡Es nuestra ayuda para vivir! Jesús reprochó esta forma de actuar cuando los fariseos se levantaban para señalar a otros utilizándola.

No podemos cambiar a nadie. La Palabra de Dios es la que cambia. Es la verdad de su Palabra la que penetra al corazón y la que puede mover hasta las coyunturas como dice Hebreos 4:12: Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón”. Es la Palabra de Dios, la que hace este trabajo. No somos nosotras las que hemos sido enviadas para hacerlo. Su Palabra debe cambiarme a mi primero.

Hablar del poder de la  Palabra de Dios es un tema favorito mío. Te digo por qué. Porque he podido comprobar que me ha cambiado. Lo mismo puede hacer en tí. No es algo que debe ser real para otro y no para mí. Dios quiere cambiarte a tí también por medio de su Palabra. El quiere sanarte a tí también como lo hizo conmigo: “Envió su Palabra y los sanó” (Salmos 107:20).

No sigas viviendo con tu corazón roto, con odios, con recores,  sin perdón y resentimientos. Dios quiere sanarte con su Palabra. Mis libros, De Cenizas a Belleza, Un Corazón Libre y Sano, Cicatrices son lecturas que te ayudarán en esta jornada. Sigue los enlaces de abajo para obtenerlos.

Dios nos ha dado en su Palabra tanto alimento para vivir la vida con éxito que despreciarlo es una tontería. Es una necedad como dice la Proverbios: Al necio le parece bien lo que emprende, pero el sabio atiende al consejo” (Proverbios 12:15). El consejo de Dios para vivir exitosamente está en su Palabra. Jesús dijo que cuando su Palabra está en nosotros, El vive en nosotros: Le contestó Jesús: El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él” (Juan 14:23).

Me pregunto si quieres que Jesús haga su vivienda en tí. Dios vive en los corazones que atesoran y que guardan su Palabra para obedecerla. Dios garantiza éxito a quienes vivien conforme a su Palabra, punto. ¿Qué otra garantía necesitamos para que de una vez por todas guardemos su Palabra en nuestros corazones? He guardado tu palabra en mi corazón, para no pecar contra ti” (Salmos 119:11). Si te sientes débil y sigues cayendo, necesitas su Palabra guardada en tu corazón. ¡Ella tiene garantía para vivir triunfante frente a las tentaciones también!

Tú y yo tenemos garantizado el éxito en la vida cuando dejamos que la Palabra de Dios haga el trabajo para el cual Dios la envía. Solamente así vamos a disfrutar de una vida de victorias y éxitos a pesar de las dificultades de esta vida. Escucha lo que dice Josué 1:8: Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito”.

No dejes pasar ni un día más, ni una semana más, ni un mes más, ni un año más. Empieza hoy y alístate para guardar su Palabra en el nuevo año que vamos a entrar. Solamente así estará asegurado el éxito para tu vida.

NUESTRO VERSICULO PARA MEMORIZAR: Noviembre, 2016
Escoje la traducción que quieres memorizar

Al encontrarme con tus palabras, yo las devoraba;
ellas eran mi gozo y la alegría de mi corazón” Jeremías 15:16
NVI

Cuando descubrí tus palabras las devoré;
    son mi gozo y la delicia de mi corazón”  Jeremías 15:16 NTV

Si por alguna razón te perdiste esta oportunidad este año de memorizar la Palabra de Dios cada mes, sigue leyendo. Estaremos publicando un recurso con todos estos versículos y más ayuda para el año siguiente. Podrás obtener este recurso en formato electrónico o PDF para bajar a tu computadora. ¡No te lo pierdas! Lo estaremos anunciando pronto. ¡Empieza el nuevo año guardando la Palabra de Dios en tu corazón!

Mi nuevo libro “En Mi Corazón” es un libro que te ayudará a guardar la Palabra de Dios en tu corazón durante el próximo año. ¡No te lo pierdas! ¡PRONTO lo tendremos disponible!

Quiero conocerlas en persona y me encantaría compartir la Palabra de Dios en tu grupo de mujeres. Llena el formulario: Invita Noemí.

DEJA TU COMENTARIO AQUI. Nos gustaría saber como este versículo está cambiando tu vida este mes o algo que piensas hacer para poner en práctica este verso este mes.

Sigue el enlace para adquirir los libros en formato electrónico en Amazon.com.
De Cenizas a Belleza, Un Corazón Libre y Sano, Cicatrices

Si deseas adquirirlos impresos, envía tu donación de $15.00. Te lo enviaremos gratis dentro de los Estados Unidos. Presiona la foto de Paypal abajo y envia tu donación. Para envios internacionales del libro impreso, escribe a elrinconcitodelapaz@yahoo.com

Si deseas adquirirlos en formato PDF para bajar a tu computadora envía tu donación de $7.00 por medio de Paypal también. Por favor especifíca el libro que deseas.

 Para hacer una donación presiona la siguiente foto

paypaldonar

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s