Ora la Palabra de Dios ~ Tus hijos necesitan una madre valiente ~ #2

madretomandomanoHace unos años escuché una historia que cambió mi manera de vivir. Fue un llamado a la “madre” en mí. Te la voy a compartir porque creo que tiene mucho que ver con nuestro tema de hoy.

Esta historia verdadera se publicó en uno de los periodicos aqui en Estados Unidos. Se cuenta de una perrita que estaba preñada y a punto de tener a sus cachorros. Un dia tuvo un accidente y fue atropellada por un carro. En ese accidente perdió sus patas de atras.

La familia la llevó al veterinario con la esperanza de que por lo menos se pudieran salvar a los cachorros. El veterinario dijo que los cachorros no sobrevivirían sino salvaban a la madre.  El doctor también le dijo a la familia que la única forma era cocer a la perra y que ella aprendería a caminar por sí misma.

¡La perra aprendió a caminar! Empezó a empujarse con las patas de adelante y arrastraba el resto de su cuerpo hacia adelante con un salto. Los perritos nacieron sanos y crecieron junto a su madre. La historia concluye diciéndonos que cuando los perritos empezaron a  caminar “todos caminaban exactamente como ella”.

No sé si esto te deja con la boca abierta como quedé yo cuando escuché esta historia por primera vez. Fue como una campana de iglesia que suena sin parar llamando a misa. Es un sonido fuerte y constante que sin lugar a dudas se puede escuchar hasta lejos. Este mensaje llegó tan adentro de mí corazón que me hizo ver la urgente necesidad de ser un ejemplo a mis hijos en todo sentido. Me pregunté: ¿Qué están aprendiendo mis hijos de mí? ¿Qué están viendo en mí mis hijos todos los días?

Aunque mis hijos son jovencitos ahora, estas preguntas aún están presentes y las tomo muy en serio. Si tus hijos están pequeños o son jóvenes, sus ojos están fijados en tí. Tú estás teniendo un gran impacto en ellos.

Hay un episodio en la Biblia en donde veremos una cualidad muy importante de la que te quiero hablar hoy. Esta es la valentía. Es una de las cualidades que nuestros hijos necesitan ver en una madre. Ellos necesitan ver a una mujer segura y fuerte. No a una mujer brava todo el tiempo. Ni tampoco a una mujer que da órdenes y nada más. Eso no es ser valiente. Hoy vamos a ver lo que sí es ser una mujer valiente.

Para esto quiero que leas conmigo la historia de Hagar en Génesis 21. Por favor lee en este momento. ¿Ya leíste?. En este pasaje vemos la historia de Sarah, Abraham y Agar. Después de haberse metido en enredos todos los involucrados dos hijos nacen, Isaac hijo de Sara y Abraham, Isamel hijo de Abraham y Agar.

La narrativa nos dice que Agar había sido echada de la casa de Abraham. Ella se había ido con su hijo Ismael. Algo muy triste sucedió en el trayecto que se relata en los versos 14-16. En los versos 17-18, Dios interviene y vemos que Dios le dice esto a Agar: “Levántate, alza al muchacho y sostenlo con tu mano; porque yo haré de él una gran nación” (Génesis 21:18 LBLA). La Nueva Versión International lo dice así: “Levántate y tómalo de la mano, que yo haré de él una gran nación”.

Literalmente, según los comentarios de esta traducción, “Tómalo de la mano” o “Sostenlo de la mano” se nos dice que significa esto: “Haz tu mano fuerte dentro de la de él”. Madres y padres, no estamos aquí para aplastar a nuestros hijos. Estamos aquí para ser mujeres y hombres fuertes en la crianza de nuestros hijos. Tú trabajo y el mío es ser padre o madre. Es más, no debemos dejar que nuestros hijos sean nuestros padres o madres. El trabajo es tuyo y mío. Ellos necesitan que seamos valientes. Quizá esto te habla hoy.

La figura que vemos en esta referencia en donde se nos dice que Agar tomó la mano de Ismael es sencillamente una demostración en la que Ismael estaba adquiriendo valentía de su madre. Es decir, Agar estaba transmitiendo valentía a Ismael al tomar su mano. Aquí estamos viendo a una madre que tenía coraje. Si leiste el pasaje, vemos a Agar en los versos anteriores con miedo y con un momento de flaqueza. Ella esperaba ver a su hijo morir. El agua se había terminado y ella no tenía que darle. Agar colaca a su hijo debajo de un arbusto para esperar que muera. El ángel de Dios se aparece y le dice: “Cuando Dios oyó al niño sollozar, el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo y le dijo: ¿Qué te pasa, Agar? No temas, pues Dios ha escuchado los sollozos del niño“.

Dios escuchó los sollozos del bebé nos dice la Biblia. Dios se acercó a Agar para darle la valentía que necesitaba en esos momentos. Dios la hizo una madre segura y valiente. Agar, levántate y toma la mano de tu hijo, le dijo Dios. El verso 19 dice que Dios le abrió los ojos para que viera un pozo de agua. Como quiero que Dios abra mis ojos cuando estoy perdiendo las esperanzas, ¿y tú?

Esto me recuerda a Jesús cuando conversó con una mujer samaritana (Juan 4). Una mujer que había cometido muchos errores, pero a pesar de esos errores, Jesús le ofrece el agua que satisface. Leamos lo que dice Juan 4:13-14: “Cualquiera que beba de esta agua pronto volverá a tener sed, pero todos los que beban del agua que yo doy no tendrán sed jamás. Esa agua se convierte en un manantial que brota con frescura dentro de ellos y les da vida eterna”.

Hay plenitud de agua viva en Jesús. Aquella agua que proviene de El no se termina nunca y nos satisface. Esa agua que El da nos da lo que necesitamos para poder vivir la vida con valentia. Dios también puede darte lo que carece tu vida hoy. El puede hacer de tí también una mujer valiente para que seas una madre valiente.

Tus hijos necesitan una madre que transmite valentía. Una madre que no se derrumba cuando los problemas llegan y que confía en las promesas de Dios en los momentos difíciles. Cuando tus hijos ven a una mujer valiente y cuando tomas sus manos estarás transmitiendo también esa seguridad que ellos necesitan para sus propias vidas. Tú eres un instrumento poderoso de Dios para llevar a cabo su propósito en sus vidas. Esto fue lo que Dios ordenó a Agar que hiciera: Levántate y tómalo de la mano, que yo haré de él una gran nación”.

La próxima vez que cruces la calle con tu hijo o hija, asegúrate que él o ella pueda sentir que tú estás en control. Que tienes confianza y que tienes valor. Toma sus manos con valentía. Cuando vengan a tí con problemas, aconséjalos, toma sus manos y diles vamos a orar juntos.  Ellos tienen que saber que tú eres una mujer valiente y en control. Ora por ellos todos los días. Diles a ellos que vas a orar para que Dios haga de ellos un gran hombre o mujer.

¡Qué lección para nosotras las madres! Incluyo también a los padres aquí. Y si no tienes hijos, si eres tía, o si tú eres la abuela que cría a sus nietos, ésta eres tú también. Eres una mujer que comunica valentía a aquellos que dependen de tí. ¡Empieza desde hoy! Déjame orar por tí la Palabra de Dios:

Señor, en tu Palabra me has dado este mandato: “¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas”. Gracias por tu promesa de estar conmigo. Gracias porque tú me ayudas a ser fuerte y valiente. Desde hoy te pido que en los momentos duros y difíciles tú me recuerdes lo importante que es ser una madre que transmite valentía sus hijos porque tú estás conmigo. En los momentos de alegría y logros te pido que me ayudes a transmitir la gratitud que te debemos porque tú eres El autor de todo lo bueno en nuestras vidas. Haz de mí una mujer valiente. En el nombre de Jesús, mi fuente de agua viva. Amén.

Comparte este mensaje con alguna otra persona que lo necesita hoy. Deja tu petición de oración y comentario.

FORMATOS ELECTRONICOS DE LIBROS – PROMOCION
Sigue el enlace para adquirir cualquier libro electrónico

Donación mímina: $1.99 – TIEMPO LIMITADO – Usa los enlaces directos
“De Cenizas a Belleza”  “Un Corazón Libre y Sano”  “Cicatrices
“De Cenizas a Belleza Devocionales en Audio

Llena este formulario para invitar a Noemí: Invita Noemí.

Libros impresos ~ Donación $12.00 ~ Tiempo Limitado
Para ordenarlos envia tu donación usando la foto “Paypal” abajo
Especifica el libro que desees

Para envios internacionales escribe a elrinconcitodelapaz@yahoo.com
y te daremos el valor total.

Cualquier donación se hace por medio de Paypal (foto abajo)
Tus donaciones hacen posible que este ministerio continue proveyendo sus recursos gratuitos a todo el lo que lo visita. ¡Gracias!

Para donar presiona la siguiente foto

paypaldonar

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s