Sabiduría… ¡Aquiérela Aunque Te Cueste Todo! ~ Parte 3

mujersabia2En un salón de belleza una mujer le preguntó a la otra. ¿Cómo estás? La otra mujer le contestó “Bien”. Luego hizo una pausa y cambió su respuesta: “No tan bien”. Me pregunto si quizá hemos hecho lo mismo.

A veces, han habido ocasiones en que la gente que me conoce me ha preguntado también como estoy. Me ha pasado lo mismo y digo: “Bien”. Pero en realidad “no estoy tan bien”. Me pregunto: ¿Cómo estás tú hoy? Quizá, algunas de ustedes están “bien” pero también dirán “No tan bien.”

A lo mejor otras de ustedes dirán “Estoy OK,” pero realidad están: “No tan bien.” O quizá estamos “Más o menos” o quizá “No tan bien.” No sé en que lugar te encuentras hoy, no sé que obsctáculos y situaciones estás enfrentando. Sin embargo, es para mi un gozo decirte basándome en lo que he estudiado del libro de Proverbios que las cosas se van a poner mucho mejor. Tú necesitas escuchar esto hoy. Las cosas van a cambiar.

Estuve pidiéndole a Dios dirección en cuanto al estudio que debiamos hacer en este tiempo. Dios me dirigió a escoger éste, sobre la sabiduría. Le he pedido al Señor nos llene de esperanza y que con cada lección ilumine nuestras mentes y corazones para ver más allá de las circunstancias que nos rodean solamente. Estoy convencida y segura que El va a derramar esa esperanza en cada una de aquellas que se comprometen a estudiar Su Palabra para recibir de El la esperanza que necesitan.

Quiero decirte también que las cosas van a cambiar. Dios es un Dios de esperanza. El no nos va a desilusionar. La Biblia dice que Dios es llamado el Dios de la Esperanza: “Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo” Romanos 15:13.

Pero también leamos lo que dice Romanos 5:5: “Y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado”. Las cosas están a punto de ser mejores, porque tú vas a ser mucho mejor. Tú vas a cambiar y este es el principio de cosas mejores.

Habíamos dicho que la sabiduría que proviene de Dios nos ayuda a vivir con éxito en toda área de nuestras vidas. Esta misma sabiduría también nos ayuda a vivir con habilidad, tenacidad y destreza. Esto quiere decir que tenemos la capacidad de responder a las situaciones que se presentan en la vida con habilidad. Es decir, vamos a saber enfrentarlas. El Espíritu Santo de Dios tiene la capacidad de darnos la sabiduría que nos equipa para responder a toda situación con habilidad ya que El puede inflluír en nuestras emociones.

Dios quiere que triunfemos en la vida, no hay duda en esto. Por lo tanto, nos equipa con todo lo necesario para lograrlo. Si nosotros no estamos viviendo en triunfo en el lugar donde estamos, entonces tenemos que salir de ese lugar triunfantes. Para Dios no hay estancamientos. El quiere que sigamos adelante, no que nos quedemos en el mismo sitio sin productividad.

Esta forma de ver y pensar en mis propias situaciones de vida me ha ayudado tremendamente a poner las habilidades que Dios me ha dado en práctica y con discernimiento poder acatar lo que ayuda y a descartar aquello que no contribuye a una vida con propósito. Viví por muchos años atada a un negocio, el cual había elegido para substituir una necesidad de satisfacción en mi vida. En mi libro “De Cenizas a Belleza” profundizo y comparto cómo Dios me ayudó a salir de esa esclavitud. Ese negocio se constituyó en un ídolo en mi vida al que Dios tuvo que desenmascarar para salir de allí y llevarme a vivir con éxito y propósito. Este es su maravilloso plan para tí y para mí.

Quiero hacer una aclaración, cuando decimos que si no estamos siendo exitosas en esa área de vida y debemos salir de ella, no estamos hablando del matrimonio. En esta área del matrimonio Dios nos dará lo que necesitamos para que tengamos éxito. Es la única situación que podemos poner en una categoría separada. Dios no te está diciendo que abandones a tu esposo. Porsupuesto, si estás en una situación de abuso físico, debes salir y buscar ayuda enseguida.

A veces, estamos en situaciones amorosas o de amistades que Dios no aprueba y le rogamos que nos ayude a vivir con éxito en ellas. Sin embargo, su sabio consejo es que salgamos de ellas con éxito. Recibo muchas cartas de lectoras en donde me comparten sus penas y tristezas con personas que les han causado mucho daño y las han dejado con corazones rotos. Escucha bien: No es la voluntad de Dios que vivamos de esa manera. Dios quiere que tú y yo disfrutemos de la vida abundante que El nos ofrece.

En mi libro “Un Corazón Libre y Sano”, el cual te invito a leer, podrás ver que Dios tiene un gran propósito para tu vida. Su propósito es llevarte a gozar de una vida con logros y alegrías. Esa vida abundante que Cristo nos vino a dar. Dios tiene un propósito para tí que te dará ganas de vivir. Las heridas que tienes pueden ser atendidas y curadas por El para que disfrutes de la vida. Su Palabra dice: “Él sana a los de corazón quebrantado y les venda las heridas” Salmos 147:3. La sabiduría de Dios nos invita a buscar sanidad.

Si a pesar de que estás viviendo en obediencia a Dios aún no tienes ningún éxito en ciertas áreas de tu vida, nos deberíamos preguntar: ¿Estamos en el lugar correcto? No debemos confundir esto con las situaciones que Dios mismo ha permitido en nuestras vidas para nuestro crecimiento espiritual en alguna área que nosotros y El conocemos bien. El éxito que tendremos allí vendrá cuando conquistemos esa área de crecimiento.

Es claro para todo hijo o hija de Dios que El nos prueba para que todo lo que no conviene salga a la luz, para moldearnos a su imagen, para hacer de nosotros hombres y mujeres que obedecen a sus mandatos y están siendo productivos en nuestra vida cristiana. La Biblia nos dice que las pruebas vienen porque Dios quiere ver lo que hay en nuestro corazón. Quiere sacar a la luz lo que hay allí dentro:Recuerda que durante cuarenta años el Señor tu Dios te llevó por todo el camino del desierto, y te humilló y te puso a prueba para conocer lo que había en tu corazón y ver si cumplirías o no sus mandamientos” Deuteronomio 8:2.

La sabiduría de la que habla Proverbios nos enseña a tener discernimiento. Necesitamos discernimiento para darnos cuenta lo que conviene o no. Todas las palabras que  leemos en el capítulo 1:1-7 de Proverbios describen a la sabiduría como: disciplina, inteligencia, corrección, sagacidad, discreción, conocimiento y otras más. Esta es la sabiduría que proviene de Dios.

La palabra “discernir” que está en el verso 2 y dice así: “para discernir palabras de inteligencia”. Esta palabra  nos habla de la habilidad para distinguir entre lo que es bueno y lo que es mejor. También nos ayuda a discernir lo que es bueno o lo que “parece” bueno pero es diabólico o algo que no es constructivo.

El discernimiento es la habilidad dada a nosotros a través del Espirítu Santo de Dios. Es la habilidad para poder distinguir algo. En otras palabaras, podemos poner las cosas en perspectiva y pensar así: Aquí está esto o aquello, lo miramos bien de todo ángulo y luego pensamos y decimos: Uhmm, ¿sabes qué? Me parece que esto es mejor que aquello.

Esta sabiduría es la que me ha ayudado cuando tengo que evaluar algo concerniente a mis hijos, mi trabajo, el ministerio, alguna amistad, algún proyecto, etc. Cuando ponemos algo en la balanza y empezamos a mirarlo de todos lados, antes de tomar una decisión evaluamos y nos decimos: ¿Qué es ésto que estoy contemplando? Para tomar una decisión sabia en esa situación necesitamos es e discernimiento que sólo proviene de El.

Miremos lo que dice Proverbios 1:7: “El temor del SEÑOR es el principio de la sabiduría; los necios desprecian la sabiduría y la instrucción.” Esta es una gran noticia. Nosotros podemos haber actuado como necias o simples, pudimos haber cometido muchos errores, pero tú y yo no somos necias. Aquí dice claramente que el necio desprecia la sabiduría. Tú y yo estamos aquí queriendo obtener la sabiduría de Dios, por lo tanto esto nos excluye de la categoría “necias”.

Si alguna de ustedes me dice hoy: “¡No quiero ser más sabia, no quiero!” Entonces sí te convertirás en una necia. Pero no somos necias porque nosotros sí queremos esta sabiduría. No estamos aquí porque odiamos la sabiduría. Estamos aquí porque sabemos que es lo que necesitamos para vivir victoriosamente y con éxito en esta vida.

Esta clase de sabiduría también es la habilidad que El nos da para responder en cosas que no conocemos basadas en lo que El conoce. Dios te puede dar la habilidad de responder en alguna situación cuando solamente tenemos una información parcial porque El te la está dando basado en lo que El sabe, no en lo que tu conoces. ¡Qué maravilla! Si esto no te hace saltar de tu silla, entonces vuelve a leerlo. La sabiduría de Dios produce en nuestras vidas conocimiento de El. Esto es lo que queremos lograr en este estudio: “El comienzo de la sabiduría es el temor del Señor; conocer al Santo es tener discernimiento” Proverbios 9:10. ¡Conocerlo es tener discernimiento!

No se sí te ha pasado pero muchas veces las personas me han preguntado: ¿Por qué tomaste tal o cual decisión? A veces hasta contestamos, no tengo ni idea, pero sabía que era la opoción correcta. Esto sucede porque Dios nos da esta habilidad que está basada en lo que El sabe y no en lo que nosotros sabemos. Dios sabe lo que necesitas.

En nuestra lección pasada habíamos dicho que esta sabiduría que proviene de Dios es para tres clases de grupos: ingénuos o inexpertos, jóvenes, y sabios. Si no puedes identificarte con alguna de estas tres categorías, no debes participar en este estudio. Pero tengo la sospecha que sí te identificas con una de ellas. Vamos a hablar en detalle sobre estas categorías en las lecciones más adelante.

Este estudio bíblico ha cambiado mi forma de vivir y cambiará la tuya también. El resultado de adquirir esta sabiduría que Dios te ofrece será conocer a Dios en forma íntima y mucho más que lo que conoces de El hoy. Quiero dejarles este pasaje que nos hace ver lo valiosa que es esta sabiduría para nuestra vida. ¡No podemos prescindir de ella, la necesitamos!

Proverbios 2:3-10:
3 si llamas a la inteligencia
      y pides discernimiento;
4 si la buscas como a la plata,
      como a un tesoro escondido,
5 entonces comprenderás el temor del Señor
      y hallarás el conocimiento de Dios.
6 Porque el Señor da la sabiduría;
      conocimiento y ciencia brotan de sus labios.
7 Él reserva su ayuda para la gente íntegra
      y protege a los de conducta intachable.
8 Él cuida el sendero de los justos
      y protege el camino de sus fieles.
9 Entonces comprenderás la justicia y el derecho,
      la equidad y todo buen camino;
10 la sabiduría vendrá a tu corazón,
      y el conocimiento te endulzará la vida.

¡El conocimiento de Dios te endulzará la vida! ¿Qué hermoso verdad? ¿Qué conocimiento me endulzará la vida? El conocimiento de Dios. Un conocimiento profundo de El. Yo quiero conocerlo allí en lo más íntimo. En el puño cerrado de su mano quiero encontrar la sabiduría que El dará gratuitamente a aquel que la busca. ¿Quieres tú esta sabiduría también?

Entonces… ¡No te pierdas los artículos que siguen! Cada Miércoles publicaremos un artículo diferente. Invita a otra hermana. Comparte en tu muro de Facebook o en Twitter.

CONTINUARÁ… Deja un comentario si estás participando con nosotras o escribe a: elrinconcitodelapaz@yahoo.com

INVITA A NOEMI A TU EVENTO DE MUJERES. Sigue este enlace:
Planea tu evento de mujeres ~ Invita a Noemí

“De Cenizas a Belleza” o “Un Corazón Libre y Sano” adquiere tu copia por una donación de $5.00. El libro será enviado en formato de PDF para bajar a tu computadora dentro de 24 hours. Otros formatos electrónicos están en el enlace de abajo.

Los libros “De Cenizas a Belleza” y “Un Corazón Libre y Sano” están impresos. Puedes obtener una copia por una donación mínima de $18.00 Envio gratis dentro de los Estados Unidos. Para envios internacionales escribe a elrinconcitodelapaz@yahoo.com para el valor total.

Tus donaciones hacen posible que este ministerio continue proveyendo sus recursos gratuitos a todo el lo que lo visita. ¡Gracias!

Para donar presiona la siguiente foto

paypaldonar

Anuncios

8 pensamientos en “Sabiduría… ¡Aquiérela Aunque Te Cueste Todo! ~ Parte 3

  1. que maravilloso la verdad del Señor. Me alegra que el responda a nuestra necesidad de sabiduria. porque sin el no tendria rumbo mi vida. Dios te bendiga mi hermana. Hermosas palabras que alimentan mi vida

  2. Todos los días le pido a Dios en mis oraciones “Sabiduría”, realmente la quiero y la necesito. Gracias por ser instrumento del Señor para bendecir la vida de muchas mujeres!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s