Sabiduría… ¡Aquiérela Aunque Te Cueste Todo! ~ Parte 2

mujersabia2Hace un tiempo fuimos invitados a la casa de una amiga a una comida. Algunas familias estábamos reunidas y empezamos a jugar “Agarra la frase” (Catch Phrase).

Este juego consiste en compartir con tu equipo una clave o pauta para que ellos puedan descifrar la palabra que te tocó a tí pero en un tiempo limitado.

Cuando le tocó el turno a una amiga, ella vió la palabra que le tocó. Era una enfermedad muy rara. La única pauta que nos dió fue ésta: “No es cólera es la otra.” En los segundos que teníamos para contestar mi amiga repetía y repetía lo mismo. Luego nos miraba como si la clave que nos había dado era tan clara que no comprendía como es que no podíamos descrifar la respuesta.

Lo único que pudimos hacer era mirarnos y reírnos sin parar de su ocurrencia. Ninguno de nosotros pudo descrifar la respuesta. Ahora siempre que jugamos y nos sale esa palabra, ya se imaginan la pauta que damos. ¡Sí eso mismo! “No es cólera, es la otra.” Si estamos jugando con alguién que nunca escuchó esa clave, por supuesto que creen que somos super inteligentes.

Proverbios es algo así. El autor en un verso nos dice una verdad y espera que la descifremos. El autor quiere que nos detengamos un momento y comprendamos lo que dice: Es como si nos dijera: Escucha y lee bien “¿Qué es lo que estoy diciendo?” En otras palabras: “Eso es todo y punto. No hay nada que agregar” Mi hija cuando era pequeña y ya hablaba, cuando decía algo y queria que la conversación terminara decía: “Eso es todo, no más”. Me parece que en Proverbios encontramos esta misma frase en repetidas ocasiones. No hay nada más que añadir. Esto lo dice todo.

Proverbios es la palabra hebrea “mashal” que significa comparación y se usa para designar símiles, parábolas y proverbios propiamente dichos, es decir, sentencias breves. Según 1 Reyes 4:32, Salomón compuso tres mil proverbios. La mayoría de los proverbios que están en este libro fueron compuestos por él, pero no todos. Algunos son atribuídos a otros autores.

El libro de Proverbios está lleno de comparaciones en donde nos podemos identificar de alguna manera. Nos habla de lo que queremos ser y lo que no queremos ser. Por ejemplo dice: “El hijo sabio es la alegría de su padre; el hijo necio es el pesar de su madre” (Proverbios 10:1). En otro lugar dice: “La mujer sabia edifica su hogar, pero la necia con sus propias manos lo destruye” (Proverbios 14:1). Estas son comparaciones que nos hacen ver una verdad para vivir.

¿Qué es sabiduría? Esta es una pregunta que queremos contestar hoy. Muchos libros se han escrito de como ser una mujer sabia. De como obtenerla o lograrla. Es más, me atrevo a decir que muchos hemos puesto la sabiduría en el plano de algo que nosotros mismos podemos obtener con nuestros esfuerzos. Creo que hoy queremos descubrir que es eso que está a nuestra disposición y que Dios quiere que tengamos.

La sabiduría de la que nos habla Proverbios viene de Dios solamente. No vamos a obtenerla porque practicamos los diez mandamientos o seguimos una fórmula. Tampoco la vamos a recibir porque hacemos un estudio bíblico profundo cada seis meses o porque leemos un buen libro sobre la sabiduría. Ni siquiera la vamos a obtener porque hacemos este estudio bíblico en el que estás participando.

La sabiduría que proviene de Dios, vamos a adquirirla directamente de Dios, de su persona. Entonces pregúntemos: ¿Por qué es esto tan importante para nosotras? Con los años que tengo de conocer a Dios, he aprendido que hay cosas en la vida que vienen de Dios, de su mano abierta. Podemos enumerar algunas. El provee el sol para los justos y los injustos dice la Biblia. El provee el trabajo y pan que necesitamos. El es bueno con todos. Muchas veces hay gente que recibe la bendición de tener hijos. En el ámbito secular muchos toman esta bendición sin dar gracias a Dios por esta bendición. Toman esta bendición que provino de Dios y siguen viviendo su vida.

Hay muchas cosas que provienen de la mano abierta de Dios hacia nosotros. Pero esta clase de sabiduría la tenemos que ir a obtener del puño de Dios. El la dá a quienes la buscan de verdad. Proverbios nos define la sabiduría que queremos obtener: “Porque el Señor da la sabiduría; conocimiento y ciencia brotan de sus labios.” Proverbios 2:6. Esta es la sabiduría que queremos, la que Dios da. Tenemos esta seguridad en el nuevo Testamento en donde se nos dice: “Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará” (Santiago 1:5a).

Esta sabiduría que queremos obtener de Dios está en su mano cerrada. Imagínate un puño. Tenemos que ir a obtenerla de su propia mano. Esta clase de sabiduría es de la cual hablaremos en Proverbios. Esta sabiduría que Dios da se encuentra en la parte secreta, en lo íntimo de Dios. Esta sabiduría proviene de Dios y la obtenemos cuando entramos a ese puño en íntima relación con El. No es algo que obtenemos como cualquier otra bendición y una vez que la obtenemos nos vamos contentas con lo que nos dio.

No vamos a obtener esta clase de sabiduría sin una estrecha relación con El. Para gozar de la sabiduría que Dios da, vamos a tener que mantener esa relación estrecha con El. La sabiduría que Dios da no es como esas bendiciones que provienen de su mano abierta. Que muchos de nosotros agradecemos y otros no. Esta es una sabiduría que pertenece a Dios y está en su mano, en su persona. La forma de obtenerla está en El solamente. En el momento que nos separamos de El, la perdemos, porque se queda en su mano.

Tú y yo queremos adquirir esta sabiduría. No estamos aquí para estudiar sobre la sabiduría. Nuestro objetivo es obtenerla. No queremos llenarnos de conocimientos sobre la sabiduría, ni de pasos a seguir para lograrla. Esta sabiduría que Dios ofrece está en su mano y es allí en donde la queremos obtener. Esto cambiará todo en nosotras.

Santiago 3:13-18 nos presenta una ejemplo, creo yo, claro en cuanto a la sabiduría que proviene de Dios. Esa sabiduría que es fácil de identificar por la vida que vivimos. Si nuestra vida está lejos de Dios, nos veremos identificados en los primeros versos. Pero si estamos permeciendo en El, su sabiduría se hará evidente en la forma en que vivimos. Leamos:

13 ¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría. 14 Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y de faltar a la verdad. 15 Ésa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal, puramente humana y diabólica. 16 Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas. 17 En cambio, la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera. 18 En fin, el fruto de la justicia se siembra en paz para los que hacen la paz.

Dios da su sabiduría para todo aspecto de nuestras vidas. No sé si quieres vivir con éxito. La sabiduría que Proverbios nos enseña tiene el potencial de ayudarnos a vivir una vida fructífera, una vida con éxito en cualquier área. El Nuevo Comentario Americano dice esto sobre Proverbios: “En este libro uno puede aprender el principio que determinará el éxito o el fracaso en los escenarios principales de las actividades humanas, incluyendo los negocios, las relaciones personales, la vida familiar y la vida comunitaria”.

Es decir, la sabiduría que vamos a obtener nos puede ayudar con, la realización de negocios, cómo lidiar con nuestro dinero, en las relaciones familiares como madre, como hija, esposa o hermana, con amistades y otras lecciones más. Todo tipo de cosas que no esperábamos encontrar en el sentido práctico, las veremos en las páginas de Proverbios.

Si la palabra “éxito o prosperidad” te asusta, no tengas miedo. Dios quiere que tengas éxito y que seas próspero en la vida. Dios no tiene miedo de esta palabra. Su Palabra nos habla de cómo podemos lograrlo. En Cristo no sólo hay vida después del fracaso sino también hay éxito después del fracaso. Y no estamos hablando de éxito material, sino lo que a Dios le interesa más. El quiere que tú y yo seamos profundamente fructíferos en la vida. Para esto quiere darte su sabiduría.

Déjenme enfatizartes esto: Dios quiere que tengamos éxito en la vida. Si estás viva y respirando tú tienes la oportunidad de ser exitosa. No importa si te sientes como un fracaso, hoy quiero decirte que es la voluntad de Dios que vivas con éxito. Para esto, Dios nos ofrece la sabiduría que sólo proviene de El.  ¿Quieres obtenerla?

Entonces… ¡No te pierdas los artículos que siguen! Cada Miércoles publicaremos un artículo diferente.

CONTINUARÁ… Deja un comentario si vas a participar con nosotras o escribe a: elrinconcitodelapaz@yahoo.com

INVITA A NOEMI A TU EVENTO DE MUJERES. Sigue este enlace:
Planea tu evento de mujeres ~ Invita a Noemí

“De Cenizas a Belleza” o “Un Corazón Libre y Sano” adquiere tu copia por una donación de $5.00. El libro será enviado en formato de PDF para bajar a tu computadora dentro de 24 hours. Otros formatos electrónicos están en el enlace de abajo.

Los libros “De Cenizas a Belleza” y “Un Corazón Libre y Sano” están impresos. Puedes obtener una copia por una donación mínima de $18.00 Envio gratis dentro de los Estados Unidos. Para envios internacionales escribe a elrinconcitodelapaz@yahoo.com para el valor total.

Tus donaciones hacen posible que este ministerio continue proveyendo sus recursos gratuitos a todo el lo que lo visita. ¡Gracias!

Para donar presiona la siguiente foto

paypaldonar

Anuncios

2 pensamientos en “Sabiduría… ¡Aquiérela Aunque Te Cueste Todo! ~ Parte 2

  1. Me regocija mucho que podamos aprender más acerca de cómo adquirir la sabiduría que proviene de Dios nuestro Señor. Quiero unirme a ustedes y ser parte de este grupo selecto que anhela como yo recibir sabiduría divina. Bendiciones!

  2. Gracias Hermana! Quiero seguir participando de este estudio que es de mucha bendicion para mi vida, Dios le pague por esta buena obra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s