Destrozado, pero no arruinado ~ Devocional ~ Parte #4

latormentaperfecta1Me encanta ver un programa de televisión interesante con el control remoto en la mano. A veces utilizo el botón que dice “adelantar” porque quiero ver que va a pasar y no quiero esperar y estar en suspenso.

Nosotras hemos estado estudiando el capítulo 27 de Hechos en donde se nos delata sobre una tempestad en el mar por la que el apóstol Pablo y otras personas estaban pasando.

Después de varias cosas que tuvieron que enfrentar, Pablo se expresa de esta manera en el verso 33b: “Ya hace dos semanas que, por esperar a ver qué pasa, ustedes no han comido nada” otra versión lo dice así: “Hace dos semanas que sólo se preocupan por lo que pueda pasar, y no comen nada”. Nuestro punto número cuatro es:

4. La preocupación y el constante suspenso nos pueden robar el descanso en Dios

La preocupación, el no saber que va a pasar nos mantiene en un estado de suspenso constante. Este es un sitio en donde las energías, la voluntad y los nervios nos empiezan a afectar de distintas maneras. Los temores empiezan a tener cabida y la desesperación comienza a tomar control. Creo que es un lugar desmoralizador el pasarnos en suspenso constante sin saber lo que sucederá. Si estás allí hoy, Dios tiene una Palabra de ánimo para tí.

Conozco muchas situaciones de personas que visitan este espacio que las están manteniendo en un suspenso constante. Problemas de toda índole: relaciones matrimoniales rotas, problemas de finanzas, de trabajo, de salud, etc. Cosas que nos mantienen en constante suspenso y que afectan nuestro diario vivir.

Dios estima una etapa de suspenso constante. Para sobrellevar este tiempo, necesitamos al Espíritu de Dios que nos ministre. Si estamos pasando por una temporada de constante suspenso esto puede perforar hasta nuestros intestinos. Algo que Dios hace con personas como yo que comparten enseñanzas como éstas es que nos deja pasar por momentos como éstos antes de enseñarlos. Así que entiendo perfectamente lo que es estar en suspenso.

El otro día escuché lo que una mujer que tiene dificultades en que le crezcan flores en su jardín hizo. Cansada de esperar que florezcan fue y compró flores artificiales y las puso en frente de su casa. Por un tiempo se verán bien, pero esto no durará. A veces queremos arreglar las cosas rápido y buscamos lo artificial para sentirnos mejor y no tener que esperar. No podemos, ni debemos tratar de adelantarnos al tiempo de Dios. Nuestra fe y esperanza depositada en El dará sus frutos.

Cuando estamos pasando por tiempos de esta clase es imprescindible que nos agarremos de las promesas de Dios. ¿Qué es eso en lo cual estás depositando tu fe? No tenemos un Dios que se complace en vernos en suspenso, ni tampoco está dormido sin actuar. El está actuando aun cuando pensamos que no. Es más, si necesitamos ayuda El no demora en hacer lo que Deuteronomio 33:26 dice: “No hay nadie como el Dios de Jesurún, que para ayudarte cabalga en los cielos, entre las nubes, con toda su majestad”.

El enemigo de nuestras almas quiere que perdamos la esperanza. Es más, él se complace en llenarnos de temores lo cual es un ataque al que tenemos que vencer con las armas que Dios ha puesto a nuestra disposición. No temas porque yo estoy contigo. El apóstol Pablo mismo nos dice en Romanos 8:31: “¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?”. Nos recuerda aquí que no hay enemigo que pueda contra nuestro Dios.

Quiero decirte que si estás en constante suspenso debes hacer esto. Abre tu Biblia y empieza a leer, en voz alta si es posible todas las promesas que tu Dios te ha hecho. La Biblia está llena de estas promesas. Este es el remedio para el suspenso constante por el que estás pasando. Cuando Dios permite estas tormentas en nuestras vidas tú y yo tenemos una gran oportunidad para experimentar a Dios como nunca antes. Ese es el privilegio de sus hijas. Tú y yo podemos experimentar su abrazo en medio de la tempestad. Mientras otros siguen desapercibidos de la presencia de Dios en medio de esa tormenta, tú y El pueden tener una tremenda comunión juntos. ¡Dios está más cerca de tí de lo que te imaginas!

Ahora leamos los versos de Hechos 27:39-41: 39 Cuando amaneció, no reconocieron la tierra, pero vieron una bahía que tenía playa, donde decidieron encallar el barco a como diera lugar. 40 Cortaron las anclas y las dejaron caer en el mar, desatando a la vez las amarras de los timones. Luego izaron a favor del viento la vela de proa y se dirigieron a la playa. 41 Pero el barco fue a dar en un banco de arena y encalló. La proa se encajó en el fondo y quedó varada, mientras la popa se hacía pedazos al embate de las olas. 42 Los soldados pensaron matar a los presos para que ninguno escapara a nado. 43 Pero el centurión quería salvarle la vida a Pablo, y les impidió llevar a cabo el plan. Dio orden de que los que pudieran nadar saltaran primero por la borda para llegar a tierra, 44 y de que los demás salieran valiéndose de tablas o de restos del barco. De esta manera todos llegamos sanos y salvos a tierra. Veamos el punto cinco.

5. Una vida puede invitar el favor de Dios para muchos en medio de la tormenta.

En la antiguedad, antes de que este episodio se registrara, habian historias de tormentas que se enfrentaban en algún barco y la gente las conocía porque se las contaban unos a otros. Esas historia relataban el peligro de las personas a bordo de un barco a consecuencia de una persona en problemas. Esta clase de historia era muy común.

En el calendario de Dios conocemos una historia en la Biblia en donde la gente en un barco estaba en peligro a consecuencia de Jonás, alguien que se habia revelado contra Dios. Jonás había decidido ignorar la orden de Dios y se fue a una ciudad diferente de la que Dios le había ordenado. A consecuencia, una tempestad se levantó y puso a toda la embarcación en peligro de muerte. Voy a mostrarte el contraste con de lo que sucede con una persona en medio de la tormenta. Pero esta vez, de una persona que obedece y agrada a Dios.

Quiero que veas ahora que la historia que leemos en Hechos 27 de Pablo en la tormenta es una que muestra el las consecuencias de alguien que estaba obedeciendo a Dios. Ahora no es una persona desobediente que trae malas consecuencias a la gente en el barco, pero una persona obediente que acarrea bendición para todos los que estaban en ese barco. Si esto no te hace saltar de alegría, no sé que más decirte.

Todos en ese barco fueron librados porque una persona en ese barco tenia el favor de Dios. Esto es digno de celebrar. Tu fidelidad a Dios en medio de esa tormenta puede salvar a muchos también.

Quiero preguntarte: ¿Qué pasaría si nosotras somos las que estamos enojadas o bravas en medio de la tormenta? Si nosotras las que debemos ser las valientes estamos con rabietas, deprimidas, irritables, con temores. Cuando nosotras pudimos ser la persona a través de la cual Dios mostrará su favor a todos los involucrados.

Te repito, si estás caminando en obediencia a Dios en cualquier situación por la ques estás pasando, habrá mucha gente a tu alrededor que estará gozando del favor de Dios porque tú decidiste obedecer.

Sigamos leyendo. Hechos 28:1-6: “Una vez a salvo, nos enteramos de que la isla se llamaba Malta. Los isleños nos trataron con toda clase de atenciones. Encendieron una fogata y nos invitaron a acercarnos, porque estaba lloviendo y hacía frío. Sucedió que Pablo recogió un montón de leña y la estaba echando al fuego, cuando una víbora que huía del calor se le prendió en la mano. Al ver la serpiente colgada de la mano de Pablo, los isleños se pusieron a comentar entre sí: «Sin duda este hombre es un asesino, pues aunque se salvó del mar, la justicia divina no va a consentir que siga con vida.» Pero Pablo sacudió la mano y la serpiente cayó en el fuego, y él no sufrió ningún daño. La gente esperaba que se hinchara o cayera muerto de repente, pero después de esperar un buen rato y de ver que nada extraño le sucedía, cambiaron de parecer y decían que era un dios”. Nuestro punto número seis:

6. En el otro lado de una tormenta perfecta, la serpiente es todo mordida y nada de veneno

Pablo habia pasado por una tormenta terrible. Sin embargo al salir de ella y al llegar a la isla se encontró con un ataque de una serpiente que le podría haber causado algún daño como leimos. Sin embargo, Pablo sacudió su mano y siguió su camino.

Cuando estamos pasando por una tormenta de cualquier índole. Tu y yo que experimentamos esos vientos fuertes y olas que pegan una tras otra. Cuando enfrentamos esto con Dios y El nos saca victoriosas, no hay nada que el enemigo pueda tratar de hacer para envenenar nuestra fe en Dios. Dios nos ha hecho fuertes en medio de la tormenta. Satanás está muy enojado porque no se salió con la suya. Nosotras tenemos la vitalidad para triunfar frente a sus ataques a través de quien nos fortalece: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13.

Quiero que te fijes en el verso 41 de Hechos 27 que dice: “Pero el barco fue a dar en un banco de arena y encalló. La proa se encajó en el fondo y quedó varada, mientras la popa se hacía pedazos al embate de las olas”. Esta palabra traducida “se hacía pedazos” en el griego es la misma que encontramos en 1 Juan 3:8b: “El Hijo de Dios fue enviado precisamente para destruir las obras del diablo”.

Esa palabra se hacía pedazos es la misma que se traduce aquí destruir. Permíteme leer el verso de 1 Juan 3:8b de esta manera: “El Hijo de Dios fue enviado precisamente para “hacer pedazos” las obras del diablo”. Algunas veces Dios permite que el barco de una tormenta se haga pedazos con el propósito de destruír las obras de Satanás en nuestras vidas.

Hermana querida, tú y yo no estamos pasando por algo sin propósito. Cuando estamos pasando por una tormenta y salimos de ella victoriosas, con nuestra fe reforzada, nos damos cuenta que la tormenta no fue obra del diablo, sino que cuando salimos de ella enteras, nos daremos cuenta que la razón por la que tuvimos que pasar por ella era para destruír las obras de Satanás en nuestra vida. Todo aquello que el enemigo ha maquinado para mantenernos cautivas a creer en sus mentiras. Quizá esta es la razón por la que estamos en esa tormenta. Dios quiere derribar todo aquello que Satanás ha construído y es falso.

Puede ser que haya una adicción que finalmente es destruída. También puede ser una relación destructiva que finalmente se rompe. Quizá un área de rencor or falta de perdón que pierde su control en nosotras. Pero va a ser algo que el enemigo ha tenido enraizado en nosotras. Eso va a ser destruído en pedazos y no tendrá atadura ya jamás en nuestras vidas. Te darás cuenta que este era el propósito de tu tormenta. Destruir las obras del enemigo en tu vida. Aquellas áreas en donde él habia tenido sus amarras ya no existen y ahora ¡que vengan los vientos y las olas! Nosotras llegaremos con victoria a esa isla llamada Malta, firgurativamente hablando. Un lugar seguro junto a nuestro Dios.

Oremos: Gracias Señor por tu poder en nuestras vidas y por que estás haciendo constantemente para llevarnos al sitio de victoria y vida abundante. Te invito a hacer una oración delante de Dios afirmando lo que te ha dicho hoy y durante estos devocionales.

Si deseas leer la primera parte de este Devocional, sigue este enlace: Destrozado, pero no arruinado ~ Devocional ~ Parte #1
Destrozado, pero no arruinado ~ Devocional ~ Parte #2
Destrozado, pero no arruinado ~ Devocional ~ Parte #3

Si podemos ayudarte de alguna otra manera no dejes de escribir a: elrinconcitodelapaz@yahoo.com

Invita a Noemi a tu evento de mujeres.
Llena el formulario: Invita a Noemí

Conferencias: “De Cenizas a Belleza – Video ~ Invita a Noemí

Si deseas invitar a Noemí a traer estas conferencias o cualquier tema a tu grupo de mujeres sigue este enlace: Planea tu evento de mujeres ~ Invita a Noemí

Adquiere tu copia de estos libros en cualquier formato electrónico usando estos enlaces:
“De Cenizas a Belleza” y “Un Corazón Libre y Sano”

“De Cenizas a Belleza en PDF para bajar a tu computadora. Presiona la foto que dice Paypal abajo y envia tu donación mínima de $5.00.

Los libros “De Cenizas a Belleza” y “Un Corazón Libre y Sano”están impresos. Puedes obtener una copia por una donación mínima de $15.00 más el envio. Para envios internacionales escribe a elrinconcitodelapaz@yahoo.com para darte el valor total.

Tus donaciones hacen posible que este ministerio continue proveyendo sus recursos gratuitos a todo el lo que lo visita. ¡Gracias!

Para donar presiona la siguiente foto

paypaldonar

 

Anuncios

5 pensamientos en “Destrozado, pero no arruinado ~ Devocional ~ Parte #4

  1. Amada hermana gracias le doy a Dios por permitirme leer este devocional “destruido pero no arruinado”. Ha sido de gran bendición para mi. He encontrado paz, consuelo, dirección, he podido ver y entender que mi amado Señor Jesus tiene un plan perfecto para mi vida. El Espiritu de Dios me ha ministrado a través de este devocional. Que Dios la siga usando para Su Gloria y Honra.

    • Laura: Nos alegramos mucho al leer como Dios tocó tu corazón con este devocional. Dios conoce exactamente las áreas de nuestras vidas en donde necesitamos escuchar su voz. Quizá te interese el estudio bíblico “Revélate en mi vida Señor” que estamos haciendo. Lo puedes encontrar en la página principal. Dios te bendiga y te guarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s