¿Qué debo hacer si me rompen el corazón? ~ Devocional #2

Me gustaría saber si tuviste la oportunidad esta semana de mostrar bondad. Si quieres dar tu testimonio, deja un comentario.

Habíamos dicho que la bondad no es debilidad. Es más, es una forma poderosa en la que podemos actuar.

En segundo lugar veamos también que:

2. La bondad se desgasta cuando nosotras estamos desgastadas.

La verdad es que todas tenemos en nosotras respuestas que no son bondadosas o llenas de misericordia.  Hoy queremos descrubir el por qué muchas veces respondemos de esta manera. A veces esas respuestas vienen porque simplemente estamos cansadas o desgastadas.

Veamos lo que nos dice Daniel 7:25: “Desafiará al Altísimo y oprimirá al pueblo santo del Altísimo”. Este pasaje nos habla de los últimos tiempos. Nos dice que el enemigo oprimirá a los hijos de Dios. Esa palabra traducida como oprimirá, significa “desgastar a los santos”. Esto no sólo es verdad en los últimos tiempos, pero ha sido su manera de actuar en toda época. Lo que el enemigo trata de hacer es simplemente cansarnos.

Quizá tú has estado en una situación de constante crueldad por parte de algún ser querido, compañero de trabajo, jefe, algun amigo o amiga. Ahora te sientes cansada de seguir aguantando esa situación y te dices a tí misma: “Voy a pagarte crueldad por crueldad, o malos tratos por malos tratos”.

A lo mejor has estado o te encuentras en una situación similar como éstas y has dado rienda suelta a palabras crueles y malos tratos. Nosotras somos hijas del Dios Altísimo y nuestra actitud debe ser de bondad hacia el mal agradecido y malvado. Somos llamadas a tener misericordia y gracia. En realidad no tenemos excusa para actuar de otra manera.

A veces vamos a necesitar la ayuda de otras personas para sobrellevar estos momentos. Pidamos oración para que Dios use nuestra lengua para edificar y no maltratar. Si estás cansada busca soporte en otras personas que pueden ayudarte en esta área.

Efesios 4:29 dice: “No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan”. Sé que vivir de esta manera tomará determinación. No es fácil hacerlo cuando somos objeto de abusos y de insultos. Sin embargo, este es nuestro llamado si queremos ser llamadas hijas del Dios Altísimo. Hay sanidad en esta forma de actuar. Vivir de otra manera no es la mejor manera de vivir.

En Mateo 11:28-30 Jesús dice lo siguiente: “28 Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso. 29 Pónganse mi yugo. Déjenme enseñarles, porque yo soy humilde y tierno de corazón, y encontrarán descanso para el alma. 30 Pues mi yugo es fácil de llevar y la carga que les doy es liviana».” Vamos a escontrar el descanso que necesitamos cuando actuamos con bondad en medio de las situaciones crueles por las que estamos pasando.

Génesis 37:4 nos dice algo interesante sobre este tema. Leamos: “Pero, por el contrario, sus hermanos lo odiaban porque su padre lo amaba más que a ellos. No dirigían ni una sola palabra amable hacia José”. Para algunas personas esto puede ser una realidad. No solamente no les gusta cierta persona, sino que la odian.

En la actualidad no hablamos mucho sobre el odio. Aunque no lo admitamos, alguna vez podemos haber sentido resentimiento y odio hacia alguien que nos maltrató. Esto demuestra que estamos cansadas y necesitamos de la ayuda de otros para reconstruir nuestro espíritu. Busca hermanas y amigas que te ayudarán en esos momentos para volver al lugar de ser bondadosas. La crueldad se puede tornar en un mal hábito. El punto número tres es el siguiente:

3. La bondad está dispuesta a mirar en la cara al que está pasando por dolor.

Job 6:28a dice lo siguiente a sus amigos: “Tengan la bondad de mirarme a los ojos”. Tenemos que ser personas que miran al necesitado y al que está viviendo en algún dolor en la cara. Muchas de nosotras tenemos la tendencia a mirar al otro lado e ignorar el dolor de otros. Si vamos a vivir en la bondad que Dios quiere que tengamos, vamos a practicar esto. Vamos a mirar al dolor de otros en sus caras. Si alguien viene a tí con su dolor, nuestra actitud debe ser de mirarlos a los ojos. Que podamos decirles cara a cara: “Te estoy escuchando, comprendo tu dolor”. Esto es bondad y misericordia. La actitud a la que Dios nos llama como sus hijas. Continuará…

¿Te han roto el corazón? Dios nos está mostrando la manera de responder con bondad frente a un mundo cruel y lleno de maldad. Quiero que sepas que el Señor es incapaz de actuar hacia tí sin bondad. El es toda bondad. El es misericordia y gracia. El te ama entrañablemente.

Comparte con nosotros, deja tu comentario aquí.

¿Qué debo hacer si me rompen el corazón? ~ Devocional Parte 1

¿Qué debo hacer si me rompen el corazón? ~ Devocional Parte 3

 

Dios utiliza su Palabra para sanar nuestros corazones. Sigue el enlace y descarga: Devocional Diario En Mi Corazón, 365 Días Guardando Su Palabra – Un Mes Gratis

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “¿Qué debo hacer si me rompen el corazón? ~ Devocional #2

  1. Quisiera ser buena a imagen de Jesucristo, tender mi mano al necesitado. Olvidarme de mi misma. Socorrer al descarriado. Sacar del fango al pecador. Donar mi tiempo al desprotegido. Cuando me acueste que mi cansancio sea por lo que hice por los demás, no por mis propias necesidades. Oren porque esto sea una hermosa realidad en mi vida y ojala en las suyas. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.