Hablar no cuesta nada

hablarnocuestanada3De todas las lecciones que Dios me está enseñando esta es una que tiene gran repercusión en mi vida. No es lo que digo, sino lo que vivo lo que vale ante los demás y mayormente ante Dios.

He descubierto que esta forma de vivir toma determinación y decisión. No es algo que uno se propone de la noche a la mañana y luego se olvida durante el día. Es una constante forma de vivir a propósito. Toma tiempo y trabajo y más que nada una constante sumisión de mi voluntad a la de Dios.

He estado reflexionando en lo que aprendí de una discípula de Jesús en la Biblia. Ella nos enseña dos cosas que nos pueden diferenciar de muchas otras mujeres. Su nombre es Tabita (en Hebreo), también conocida como Dorcas (en Griego). Su historia la encontramos en Hechos 9:36-43. Puedes leer esto ahora.

El verso que quiero mencionar es el 36: “36 Había en Jope una discípula llamada Tabita (que traducido es Dorcas). Ésta se esmeraba en hacer buenas obras y en ayudar a los pobres”.

Dependiendo de la traducción que uses hay mas o menos 282 menciones de la palabra discípulo en el Nuevo Testamento. La única forma fenemina es usada en este verso. En otras palabras, es como si tenemos frente a nosotras a la mujer que ejemplifica el ser una discípula de Jesús. Claro está que podemos aprender mucho también de los discípulos de Jesús. Sin embargo, quiero que nos fijemos en lo que esta mujer nos puede enseñar de lo que es ser una discípula de Jesús.

El verso 36 nos habla de dos cosas que ella hacía como discípula de Jesús:

1)Se esmeraba en hacer buenas obras
2)Ayudar a los pobres.

El verso nos dice que ella se esmeraba en hacer buenas obras. Esta forma de demostrar que somos discípulas es desafiante. “Se esmeraba”. Cuando me esmero en hacer algo pongo todas mis fuerzas y deseos para cumplir con aquello que me propongo. Tabita usó sus manos o lo que tenía para bendecir a otros. Esto me recuerda aquello que Proverbios 31:31 dice sobre la mujer virtuosa: “¡Sean reconocidos sus logros, y públicamente alabadas sus obras!”. Nos dice que la alaben ¡sus obras! No lo que dice, sino lo que hace.

El comentarista Matthew Henry describe a Tabita así: Lo que ella hizo: Eran limosnas, no que ella se propuso y diseñó y dijo que iba a hacer, pero que lo hizo; No que ella comenzó a hacer, pero lo que hizo. Esta es la vida y el carácter de un discípulo, y debe ser de todos los discípulos de Cristo; porque, cuando nuestra vida da mucho fruto, entonces somos sus discípulos”. (Juan 15:8).

No importa el sitio en donde Dios te tiene sirviendo en este momento. Tú y yo hemos sido llamadas a dar fruto en ese lugar en donde estás. Cuando hacemos el bien y empezamos a invertir nuestras vidas sirviendo a los demás eso constituye una ganancia. Es más, nuestras vidas empiezan a florecer y a dar frutos.

Otra cosa que Tabita hizo como discípula es ayudar a los pobres. Las mujeres que estaban llorando su partida, Tabita había muerto, mostraban a los presentes aquello que ella les había dado. Con sus propias manos Tabita había hecho algo que las viudas a su alrededor necesitaban.

Los pobres están muy cerca del corazón de Dios. El necesitado que Dios pone en nuestro camino está allí para recibir nuestra ayuda. Dios siempre ha insistido que debemos ayudar al pobre o al necesitado y El dice que retribuye a quien lo hace. Proverbios 19:17: “Servir al pobre es hacerle un préstamo al Señor; Dios pagará esas buenas acciones”.

Hablar no cuesta nada ¿verdad?. Podemos repetir la Palabra de Dios de memoria. Podemos escribirla o leerla.  Pero es sólo cuando esa Palabra de Dios hace residencia en nuestros corazones y empieza a dar frutos, cuando podemos considerarnos sus discípulas.

Dios quiere que imitemos a su Hijo Jesús en nuestra manera de vivir. El es el ejemplo que tenemos a seguir. Como discípulas busquemos cada día una oportunidad para que Dios diga de nosotras: “Lo que acabas de hacer, me recuerda a mi Hijo Jesús”.

¿Quieres convertirte en una verdadera discípula de Jesús? Imítalo diariamente.

“Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos” Juan 15:8

Algo para meditar todos los dias:
‘Non Magna Loquimer Sed vivimus’ – ‘¡No hablamos de cosas grandes sino que LAS VIVIMOS!’

¿Estás planeando un evento de mujeres?: Invita a Noemí

Mira uno de los videos de promoción: “De Cenizas a Belleza” – Video

“De Cenizas a Belleza” por Noemí Greer
SOLICITA TU COPIA HOY

En el libro: “De Cenizas a Belleza” encontrarás mucho incentivo para vivir tu vida con éxito. Aprovecha todo lo que Dios ha puesto a tu disposición para vivir victoriosamente.

Adquiere tu copia hoy por una pequeña donación mínima de $7.00. Enseguida te lo enviaremos para bajar a tu computadora en formato PDF. Presiona la foto de Paypal para hacer tu donación.

La copia impresa está disponible por una donación mínima de $14.99. La enviaremos Gratis dentro de los Estados Unidos. Si vives en otro país escríbene a elrinconcitodelapaz@yahoo.com para darte el valor de envío.

Todas las donaciones recibidas hacen posible que este ministerio continue proveyendo sus recursos gratuitos a quienes lo visitan.
¡Gracias por tu generosidad!

Para donar presiona la siguiente foto

paypaldonar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s