Garantías para un Nuevo Año ~ Devocional Para el Nuevo Año

corona4Dios es partidario de nuevos comienzos. Dios es el que prescribió el año calendario para su pueblo.

Esto lo puedes ver en las fiestas que instituyó para ellos en Levítico 23. Mira como Dios lo ordenó, léelo. Dios describe un nuevo año para su pueblo, cuatro estaciones, semanas y días. En otras palabras, cada año tenemos un nuevo comienzo.

Cada estación llega a nosotros fresca. Cada semana la empezamos y la terminamos el Sábado para empezar de nuevo. Y cada noche cuando apagamos la luz nos despertamos al día siguiente para gozar de nuevas misericordias para ese día. Este es un Dios que sabía que nosotros tenemos necesidad de nuevos comienzos.

El verso 11 en Salmos 65 habla de lo que Dios hace en cada nuevo año. Leamos: “Tú coronas el año con tus bondades, y tus carretas se desbordan de abundancia”. Algo que podemos ver en este verso es que Dios ya ha coronado el año con sus bondades. Esa palabra “coronas” es exactamente lo que te imaginas cuando piensas en una corona. Siginifica rodear, envolver, abarcar, hacer una corona.

La traducción de la palabra hebrea es “atar” (verbo), el sustantivo sería “atara”. Nos da la idea de estar rodeado. Esa palabra coronar (atar) nos habla de un círculo, el cual Dios ya ha coronado con sus bondades.

Ahora veamos lo que significa la palabra “bondades” en este verso. En otras traducciones se la denomina como “copiosa cosecha”. La traducción de la palabra hebrea es “tob”. Es una palabra muy común en el Antiguo Testamento y que significa “bueno”. En otras palabras el verso nos dice que Dios corona el año con lo bueno.

El diccionario nos da una idea de lo que la palabra “bueno” significa. Nos dice que es aquello placentero a nuestros sentidos. Aquello que es útil y de ganancia. Lo que es abundante, amable y benevolente. Bueno, hablando moralmente, es lo opuesto a lo malo, significa también adecuado. Conlleva un estado general de bienestar o felicidad. Es lo mejor de las dos alternativas. En otras palabras, cuando llegamos a un punto de decisión en la vía, podemos ir a la derecha o izquierda. Hablando en estos términos esto sería escogemos el buen camino o y el otro sería el malo.

Esta palabra aparece desde el principio de la Biblia. En Génesis la vemos cuando Dios dice que lo que ha creado es “bueno”. Quiero que tengas esto en mente cuando pensamos en el nuevo año. Porque, según lo que hemos leído en el Salmos 65:11, se nos dice que el año ya está coronado con lo bueno que proviene de Dios.

Esto significa algo importante para nosotras a pesar de no saber lo que nos espera en el año que viene. Una cosa segura es que este año va a ser “bueno” así como nos dice la Palabra de Dios. Dios ya lo ha coronado con sus bondades. Esto es una buena noticia para nosotras. Dile a alguien que está a tu lado o pasando por donde estás: ¡Este año va a ser bueno!. La razón por la que va a ser un año bueno es por que tu Dios es bueno.

Este es un buen momento para que comprendamos que es lo que Dios nos quiere decir con “bueno”. Más adelante el verso dice “tus carretas” desbordan de abundancia. Literalmente significa que deja una huella visible. La figura es ésta: Tan llenas de abuandancia están las carretas que al pasar van dejando una huella. Esto nos da una idea completamente distinta a lo que es vivir estancados, en el mismo sitio en un nuevo año. La abundancia de lo bueno de Dios deja otra clase de huella en nuestra vida diaria.

La figura que este verso nos da de lo que Dios considera bueno está directamente conectado con una cosecha, frutos que llevamos a Dios. Nos da la idea que la cosecha que tenemos es tan pesada que las carretas se desbordan de su abundancia. Jesús nos dio una promesa sobre esto. No importa quienes somos, en donde vivimos, que trabajo tenemos, lo que hemos pasado, lo que está por delante en este año, Jesús lo dijo: “Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos” Juan 15:8. Esta es la voluntad de Dios para tu vida en este nuevo año que llevemos mucho fruto.

El quiere traer una tremenda cosecha en tu vida para que se desborde de su abundancia. ¿Sabes lo que Dios considera como el mejor año? ¡Que cuando termine tu tengas una tremenda cosecha, llena de frutos! Lo que más importa al final de la vida es el fruto eterno que salió de la nuestra. Esto es lo que más valor tiene y deber tener para nosotras, el fruto que estamos dejando. El que produzcamos fruto, no que nuestras vidas sean fáciles o manejables, pero más bien que nos propongamos producir frutos en medio de las circumstancias por las que pasamos.

Nuestro Dios ya ha coronado el año con su bondad. Nuestro Dios va a ser bueno contigo y conmigo. Y si lo dejamos obrar el hará que produzcamos mucho fruto. No importa la edad que tengamos. Nunca pensemos que es tarde para producir frutos. Estamos aquí para cumplir el propósito de Dios para nuestras vidas para que mostremos al mundo que somos sus discípulos. Esto es lo que va a satisfacer nuestras vidas, lo que te dará incentivos para vivir cada día.

“Tú coronas el año con tus bondades, y tus carretas se desbordan de abundancia” La idea que se nos da aquí es de “desbordar de abundancia”. Nos hace pensar en sus lados dejando frutos mientras continua su trayecto. Recordemos algo que Dios le dijo a su pueblo cuando les ordenó que levanten la cosecha. Les dijo que dejaran algo para el extranjero. Para que ellos se sacien también de la cosecha de los hijos Dios.

Esta es una tremenda figura que indica que otros a nuestro alrededor pueden también saborear de la bondad de Dios en nuestras vidas. Que hermoso que otros, que lo conocen o no pueden también gozar de la bondad que Dios ha tenido con nosotros. ¡Que hermoso testimonio! ¿No creen?

Zacarías 8:23: “Así dice el Señor Todopoderoso: “En aquellos días habrá mucha gente, de todo idioma y de toda nación, que tomará a un judío por el borde de su capa y le dirá: ¡Déjanos acompañarte! ¡Hemos sabido que Dios está con ustedes!”. Qué pasaría si nuestras vidas producen fruto de tal manera que somos de mucho beneficio para las personas que nos rodean. Que pasaría si este año nuestra fe les hace bien y de alguna manera prueban eso que nuestras vidas proclaman y dicen: “No sé que es lo que tú tienes, pero voy a agarrarme de tu borde o de tu carreta para acompañarte, porque veo que Dios está contigo”. ¿Puedes imaginarte esto?

Salmos 103:1-5 nos dice, leamos:
Que todo lo que soy alabe al Señor;
    con todo el corazón alabaré su santo nombre.
Que todo lo que soy alabe al Señor;
    que nunca olvide todas las cosas buenas que hace por mí.
Él perdona todos mis pecados
    y sana todas mis enfermedades.
Me redime de la muerte
    y me corona de amor y tiernas misericordias.
Colma mi vida de cosas buenas;
    ¡mi juventud se renueva como la del águila!”

Fíjense lo que dice el verso 4: “me corona de amor y tiernas misericordias”. Hemos estado hablando de como Dios corona el nuevo año. Aquí se nos vuelve a recordar su amor incondicional para nosotras. Nada hay que lo haga renunciar a amarnos. Su amor es eterno. Hemos escuchado esto una y otra vez. Quiero pedirte que dejes que esto llegue a tu vida hoy con una frescura como nunca antes la has experimentado. Repite esto una y otra vez: “Dios me ama”.

De algo podemos estar seguras. Este año, cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo, tu y yo estamos totalmente amadas con el amor incondicional y eterno de Dios. No sólo te ama con un amor al que no lo puedes hacer que renuncie, un amor que no cambia, un amor sin medidas, sino también tenemos sus misericordias todos los días.

Con esta garantía puedo tener confianza en el futuro. No tengo nada que temer porque cuento con su amor y sus misericordias día a dia. Dios nunca nos quitará su amor o misericordia de esto puedes estar segura. ¡El ya ha coronado tu año con sus bondades!

Oremos: Padre levanto a tus hijas a tí. Gracias por este medio de la computadora por el cual podemos escuchar tu voz. Te bendecimos porque tu sabes exactamente lo que necesitamos hoy. Gracias que podemos decir que este año va a ser un buen año porque tu lo has coronado con tu bondad. Aviva nuestros corazones, danos la determinación para obedecerte en todo. Que en este año tu nos muevas a sitios de cosecha para que nuestras vidas sean una atracción para todos aquellos que te conocen y no te conocen. Gracias Dios porque tu tienes cosas buenas para nosotras. Tu no nos has llamado para hacernos mal, sino bien. Te pedimos que al final del año te amemos mucho más. Danos tu compañía en este día. En el nombre poderoso de Jesús, nuestro Salvador, Restaurador y Rey que viene. Amen.

Visita NoemiGreer.com para adquirir recursos para tu crecimiento espiritual.

Haz un clic aquí: “De Cenizas a Belleza”
Lecturas diarias devocionales

1conferenciaspodcasts2

“De Cenizas a Belleza”
Conferencias en Vivo

Ponle fecha a tu evento en el 2017
Llena este formulario:
Invita Noemí.

.

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “Garantías para un Nuevo Año ~ Devocional Para el Nuevo Año

  1. Hola mi querida Noemi, deseo inscribirme al devocional de 31 días para empezar el año, y también inscribirme al estudio biblico de Deuteronomio. Favor de indicarme que debo hacer para participar en ambos. Saludos y bendiciones desde México. Dulce Barrientos,

  2. 🌺 Querida Noemí:Quisiera que me inscribas al estudio bíblico sobre Deuteronomio. No sé si debo solicitarlo por mail o en el blog. Lo hago por ambos lados 😊Besos y bendiciones.

    Date: Tue, 31 Dec 2013 16:31:59 +0000
    To: silviach89@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s