¿A quienes favorece Dios? ~ “¡Saludos, Mujer Favorecida!”

mujerfavorecidaA todas nos gusta tener el lugar favorecido. Es más, nos encanta que nos den un sitio especial y que seamos notadas.

El mundo social de hoy está creando muchos narcisistas. Cada día nos preguntamos: ¿Qué están diciendo de nosotras? ¿Han leído mi “estado” en Facebook? ¿Cuántos “me gusta” tiene lo que dije?

Me pregunto: ¿En qué sitio estamos poniendo el gozar del favor de alguién? ¿Qué tan importante es esto para nosotras? ¿Acaso estamos estimando más el ser favorecidas por los seres humanos que por Dios?

Dios nos ha favorecido según nos dice Su Palabra. Efesios 1:3 dice: “Toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo”. Se nos dice que Dios nos ha bendecido con toda, no una, con toda bendición espiritual. Hay una gran razón por la que Dios nos ha favorecido según este verso, porque estamos unidos su Hijo Jesús. Asi como leímos, es el estar unidas a Cristo lo que nos da ese privilegio.

En Lucas 1:28 se nos habla de la conversación entre María y el ángel Gabriel, leamos este verso: “Gabriel se le apareció y dijo: «¡Saludos, mujer favorecida! ¡El Señor está contigo!». ¿Cabe preguntarnos por qué Gabriel la llamó favorecida?

El comentarista Matthew Henry dice que al llamarla el ángel favorecida esto expresa una estima de ella, buena voluntad y prosperidad hacia ella. El mismo comentarista nos dice que esta expresión indicaba que se la había encontrado digna para ser la madre del Mesías. El ángel añadió tambén: “El Señor está contigo”. Según Matthew Henry, esta expresión se refiere a que nada debe desesperarnos, ningún desempeño de servicio, o el de obtener algún favor, por más grande que sea, si tenemos a Dios con nosotros.

Nosotros también hemos sido favorecidas por Dios al tener a Cristo en nuestras vidas. María podía haberse sentido homenajeada y quizá orgullosa de haber sido objeto de la aparición de un ángel para darle esta noticia. Sin embargo, su humilde respuesta y sumisión al plan de Dios la vemos claramente en el verso 38. Dios había visto en María una cualidad peculiar, una cualidad que la distinguía de las demás. Esto la llevó a un sitio de favor delante de Dios. Es más la presencia de Dios estaba con ella.

Miremos la respuesta de María en el verso 38 de Lucas 1: “Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia”.  Es evidente en la respuesta de María su resolución de obedecer a Dios. Su respuesta nos dice que se consideraba una esclava o sierva de Dios para hacer lo que El quiería: “He aqui la sierva del Senor, hagase conmigo conforme a tu palabra”.

El someterse a obedecer a Dios llevaría a María a enfrentar la deshonra de estar embarazada sin haberse casado. Quizá también que José se divorciara de ella o es más que la hubieran matado a piedras. Mas adelante vería a su hijo morir en una cruz, un sufrimiento incomprensible. Creo que éste no es el plan que nosotras aceptaríamos con alegría y anticipación y sin lugar a dudas nos preguntaríamos… ¿favorecida? Dios vió en María algo especial. Una mujer dispuesta a obedecer su plan y por esto fue favorecida entre todas.

Tú podrías decirme esto hoy: “Pero, mira cuanto sufrió por obedecer”. Es cierto. Pero yo te contestaría: ¿Qué hubiera pasado con nosotros si María no hubiera obedecido a Dios? ¡Una mujer obediente al plan de Dios fue el instrumento que Dios usó para traer al Salvador del mundo! Es más, en los versos 48-49 del mismo capítulo María expresa lo que el ser favorecida significaba para ella: “Porque se ha dignado fijarse en su humilde sierva. Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho grandes cosas por mí. ¡Santo es su nombre!”

La obediencia a Dios es lo que El estima en cualquier persona que haya hecho de Cristo su Salvador. Es la obediciencia lo que nos transforma de enemigos a amigos de Dios: “Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando” Juan 15:14.

Queridas hermanas, la obediencia es lo que Dios favorece y cuando lo hacemos contamos con su presencia en nosotras. Dios nos insiste en que obedezcamos por nuestro propio bien: “Y que cumplas los mandamientos y los preceptos que hoy te manda cumplir, para que te vaya bien” Deuteronomio 10:13.

La Biblia nos dice también que sus planes son mejores que los nuestros llenos de todo lo bueno que proviene de El. Así nos dice 1 Corintios 2:9:“Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha preparado para quienes lo aman”.

Maria pudo haberse detenido a pensar que sus sueños y deseos en la vida habían terminado, pero no fue así. El plan de Dios fue usarla para traer la bendición de Dios mas grande, ¡el Salvador del mundo! A veces nosotras podemos pensar que si nos sometemos a obedecer a Dios, El va a arruinar nuestras vidas. Al contrario, Dios quiere darnos vida, y vida abundante. Esa vida sólo la vamos a encontrar en Jesús.

Cada día tenemos oportunidades de practicar la obediencia al Señor en nuestras vidas. Seria una tragedia para una mujer cristiana vivir teniendo todos los recursos necesarios pero sin un corazón dispuesto a hacer lo que Dios le pide. Personalmente, no me gustaria llegar al final de mi vida y haber perdido la oportunidad de haber hecho un impacto eterno simplemente porque tome decisiones en mi vida basadas en lo que a mi me parece o es beneficioso para mi, sin tener un corazon que está dispuesto a hacer lo que Dios me pide.

El resultado de la obediencia de Maria a Dios lo celebramos en esta época navideña, Jesucristo el Salvador del mundo. ¿Cual será el resultado de tu obediencia a Dios? Aunque lo creas o no, tu obediencia afectará a muchos a tu alrededor, así mismo como la obediencia de María afectó al mundo entero.

Dios favorece a aquel que tiene como prioridad obedecerle. Oro a Dios que también nuestra respuesta a El sea la misma de Maria: “He aqui la sierva del Senor, hagase conmigo conforme a tu palabra”.

Para donar presiona la siguiente foto

paypaldonar

Anuncios

3 pensamientos en “¿A quienes favorece Dios? ~ “¡Saludos, Mujer Favorecida!”

    • Dios ha traído revelación a mi vida con esto q acabo de leer. Gracias a Dios x permitirme ser parte de esta familia de Dios y x contar con material que aumenta mi crecimiento espiritual! Gracias x personas como ustedes q son instrumento y colaboradores de Dios para que el reino de Dios se establezca! Me hizo llorar todo lo q Dios ha permitido q yo reciba con lo que he leído, en verdad! Quiero compartirlo! Y que todo lo q yo recibo compartirlo con otros! Gracias¡ Espero con ansia el 4 de enero para comenzar el estudio. Bendiciones¡

      • Iris, gracias por visitarnos y por compartir lo que Dios está haciendo en tu vida a través de este ministerio. Gracias también por compartirlo con otras. Estamos muy agradecidos y contentos por la participación de muchas mujeres en el estudio de Deuteronomio que empieza el Sábado, sabemos que será de gran bendición. ¡Bienvenida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s