“Nuestro Verdadero Yo” ~ Devocional: Parte #2

sacatelamascaraNo podemos caminar en la verdad de lo que somos en Cristo, si parte de nosotras es un fraude. El Espíritu de verdad que vive en nosotras nunca inundará ninguna parte de nuestras vidas que está siendo deshonesta. No se mezclan.

Hemos sido llamadas a vivir no solamente como vencedoras, sino MAS que vencedoras. No podemos experimentar esto si alguna parte de nosotras sigue siendo un fraude. Dios nos llama a vivir en la luz. Nuestra boca, muchas veces, habla más alto de lo que nuestra vida demuestra.

A muchas de nosotras no nos gusta escuchar esta fuerte declaración que acabamos de leer. Sin embargo, es necesaria y urgente. Si queremos salir del lugar de derrota en donde estamos viviendo tenemos que poner las cartas en la mesa.

Como siempre, Dios nunca me deja compartir algo con ustedes que no haya sido mi experiencia o está siendo mi experiencia actual. He vivido muchos años siguiendo al Señor pero hay días en que siento como si El no está cerca. Como si se hubiera alejado de mí.

En esos momentos examino mi corazón delante de El y me pregunto si hay algún impedimento, algún pecado no confesado que ha causado esta separación. En ocasiones me doy cuenta que si es por una desobediencia pero en otras no. Simplemente no hay pecado pero aún me siento distanciada de El.

Te pregunto: ¿Qué hacemos cuando esto sucede? ¿Nos conformamos con una relación distante y seguimos viviendo de la misma manera? Me parece que la respuesta es obvia. Un NO rotundo.

En el capítulo de Génesis 32 vamos a ver la narrativa de Jacob regresando a la tierra prometida. En los capítulos anteriores leemos que Jacob había robado la primogenitura de su hermano Esaú. Su madre lo envía fuera de la vista de su hermano, quien lo quería matar, a vivir con su tio Labán. Jacob se queda allí por veinte años. En ese sitio se encontró engañado adquiriendo dos esposas.

Ahora veamos a Jacob regresando a su tierra. Génesis 32:1-8 (Lee antes de continuar). Aquí hay algo en lo que todos nosotros nos podemos relacionar. Jacob está luchando por una bendición que ya recibió. Dios había dicho que el menor iba a ser señor sobre el mayor. Sin embargo, pregúntemonos: ¿Por qué es que tuvieron que manipular el conseguir algo que ya estaba dicho por Dios?.

Te pregunto: ¿Alguna vez, has querido ayudar a Dios?. A veces podemos pensar así: “Como no veo que estás haciendo nada, y veo que estás ocupado con otras cosas o personas, voy a darte una ayudita”.

Muchas veces nosotros empleamos la misma manera de responder. Queremos robar lo que Dios ya nos ha dado. Estamos queriendo obtener algo espiritual por medio de acciones carnales. Nunca funciona.

Antes de continuar quiero hacerte una pregunta a tí: ¿Estás experimentando algún desorden en tu vida? Estos devocionales titulados “Nuestro Verdadero Yo” tienen el objetivo de sacar a la luz aquellos impedimentos que tenemos para gozar de una estrecha relación con Dios. Dios va a meterse con nuestro desorden. Y no porque le guste rebuscar, pero porque quiere traer orden a nuestras vidas. Jesús se va meter con nuestro desorden. Una vez que concluya su trabajo nuestras vidas serán distintas.

Las cosas que vivimos en el pasado tienen repercusiones en nuestro presente. Algo que experimentamos en nuestra juventud por ejemplo hoy sigue dictando nuestro rumbo. Queremos que estos devocionales sean usados por Dios para emprender una nueva jornada de cambios que perduren por el resto de nuestra vida en esta tierra.

Puse una foto en mi página de Facebook que decía esto: “…es tiempo de continuar hacia adelante”. Mucha gente dijo que le gustaba. Algunos dijeron “Amen”. Pero… ¿cuantas de nosotras decidimos realmente cambiar algo de lo que estábamos haciendo y encaminarnos hacia un rumbo diferente?

Es tiempo que empecemos a reflejar una versión más honesta de nosotras mismas. Este el el primer punto que queremos tratar hoy.

En este devocional veremos la vida de Jacob, el suplantador, como lo conocemos en la Biblia. Sin lugar a dudas vamos a vernos reflejadas en la vida de él. Vamos a ver a nuestra tendencia a parecernos a Jacob dentro de nosotras mismas. No será hasta que nos enfrentemos a las características de él que están predominando dentro de nosotras, que tendremos la victoria que Dios quiere darnos. Esa cualidad de Jacob que debe cesar de vivir en nosotras, a veces quiere resucitar una y otra vez. Tenemos que llevarla al punto de aniquilar y matar eso que quiere levantarse.

El mismo nombre de Jacob, quiere decir, suplantador, engañador. Vamos a ver como este relato se aplica a nosotros también. Aún cuando decimos: “Pero yo soy una persona honesta”. Nos daremos cuenta lo manipuladoras que podemos ser dentro de sí. Si estamos dispuestas estos devocionales serán beneficiosos. No sé tú, pero yo quiero que Dios haga una nueva obra en mi vida. No quiero ser la misma y vivir en la misma condición el resto de mi vida, ¿y tú?

El segundo punto que vamos a ver es este: No podemos caminar en nuestra primogenitura siendo parte fraude. De ninguna manera. Esto no puede suceder nunca. Así como lo describí al comienzo de este artículo.

Nuestra primogenitura es en el Espíritu Santo. Somos las hijas e hijos de Dios. Su Espíritu vive en nosotros. Este Espíritu de Dios no va a mezclarse con ninguna parte de nuestras vidas que es un fraude o está llena de engaños. Nunca lo hará. El Espíritu Santo no está en ese sitio. Hemos sido llamadas a caminar en nuestra total primogenitura no solamente como vencedoras, sino más que vencedoras. Pero no podemos vivir de esta manera si parte de nuestras vidas siguen siendo un fraude, una mentira.

Dios va a llamarnos para que salgamos de cualquier sitio de fraude en donde estamos. El nos va a enfrentar con aquello que El desea ordenar en nosotras. Cuando “hablamos” y solamente “hablamos” de la vida santa que llevamos, vamos a caer una y otra vez. Lo que está sucediendo es que nuestras bocas disparan mucho más en palabras lo que realmente somos. Si nos presentamos como personas espirituales, hablamos como si lo somos. Pero déjenme ser clara en esto hermanas: La forma en la que vivimos determina nuestras verdaderas creencias. Continuaremos…

En mi libro: “De Cenizas a Belleza” encontrarás un incentivo diario para vivir una vida sin fingimiento, una vida real y honesta que es la vida a la que Dios nos ha llamado. En ese libro encontrarás fundamento bíblico que te ayudará a emprender una jornada de vida cristiana auténtica como Dios la diseñó. Es una vida abundante que contagia a otros e invita a otras personas a buscar más de Dios. Adquiere tu copia hoy por una pequeña donación mínima de $7.00. Enseguida te lo enviaremos para bajar a tu computadora en formato PDF. Presiona la foto de Paypal para hacer tu donación.

Para donar presiona la siguiente foto

paypaldonar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s