Devocional ~ Una vida bien empleada

En el transcurso de este mes dos personas que conocí pasaron a estar con el Señor. Es la ley de la vida y todos tenemos que enfrentarnos a esta cita algún día. Sin embargo, mientras estamos vivos hay un propósito de Dios para tu vida y la mía que tenemos que cumplir.

“Sólo una vida vivida para los demás es una vida que vale la pena” – Albert Einstein

Si pensáramos en esto que acabamos de leer ¿qué es lo primero que viene a nuestras mentes? Me dirás que Albert Einstein estaba hablando de invertir la vida en otras personas. Me parece que esto es lo que dijo con estas palabras.

Vivimos en un mundo en donde el egoísmo es predominante. Luchamos por salir adelante y a veces no importa al costo que sea. Despojarnos de nosotros mismos resulta una idea muy lejana y ajena para nosotros. Hoy quiero que meditemos en algo que el apóstol Pablo dijo a la iglesia de Efeso cuando se despedía de una larga estadía con ellos. En el capítulo 20 de Hechos encontramos este relato.

En el verso 24 de Hechos 20 el apóstol Pablo dijo: “Sin embargo, considero que mi vida carece de valor para mí mismo, con tal de que termine mi carrera y lleve a cabo el servicio que me ha encomendado el Señor Jesús, que es el de dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios”

Si sabemos algo de la vida de este siervo de Dios conocemos que su vida fue una constante entrega a predicar el evangelio de Jesucristo en todo lugar donde iba. En el verso 20 relata algo de su dedicación cuando dice: “Ustedes saben que no he vacilado en predicarles nada que les fuera de provecho, sino que les he enseñado públicamente y en las casas”.

El apóstol Pablo tenía muy claro su propósito al haber sido llamado por Jesucristo como siervo de Dios. Su propósito era el de predicar y hacer pública la gracia que Dios había tenido con él y con muchos de sus seguidores al punto que dice, que su vida no vale de nada, carece de valor, si no transmite a otros la gracia de Dios que le ha sido otorgada a través de Jesús.

Te pregunto: ¿Ha tenido Dios gracia contigo? ¿Ha sido misericordioso Dios contigo? La Biblia nos dice en Juan 1:16 que Dios derrama sobre nosotros gracia sobre gracia: “De su plenitud todos hemos recibido gracia sobre gracia”.

La Biblia también nos dice que nuevas son cada mañana sus misericordias: “Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad!” (Lamentaciones 3:23). Su gracia no nos ha pasado por alto. Jesucristo vino y dio su vida por tí y por mí. La misma gracia que te ha mostrado a tí está disponible para toda persona que te rodea y tú eres el mensajero de Dios para extender esa gracia.

Hay muchos a tu alrededor, gente con la que vives y con la que te relacionas todos los días. Personas que ves en la calle, en el supermercado, en tu trabajo, en la iglesia y en otros lugares. Todos ellos están allí como recipientes para que tu y yo llenemos esos vasos con la gracia de Dios. La misma gracia que Dios ha tenido contigo es para darla y compartirla con otros.

Una muchaha que trabaja de cajera en un almacén aquí en Los Estados Unidos contaba que una familia estaba haciendo una compra. Cuando quisieron pagar por sus cosas la tarjeta de crédito no fue aprobada. El padre apurado comenzó a llamar a sus familiares y amigos para que le ayudaran a pagar esa cuenta. La mujer que esta en la misma fila al ver la desesperación del hombre le dijo a la cajera: “Yo quiero pagar su cuenta”. La cajera le dijo, pero es una cantidad grande son $161.85. Ella le dijo, otras personas han sido generosas conmigo ahora quiero hacer yo lo mismo.

Cuando la familia regresó a la cajera, ella les dijo que su cuenta ya había sido pagada. Con lágrimas en sus ojos y asombrados dijeron que lo único que ellos tenían eran $20, que los use para la siguiente persona. Luego llegaron dos jovencitas a la caja. La cajera les dijo que ya su cuenta había sido pagada. Asombradas le dijeron a la cajera aquí están nuestros ahorros, úsalos para la siguiente persona. Luego llegó una pareja que estaba comprando una tarjeta para regalo. La cajera les contó la historia y les dijo que su cuenta ya estaba pagada. Muy asombrados de lo que habían visto y escuchado se decían mutuamente, que nunca habían oído una historia como ésta.

Somos agentes de bendición en este mundo. Oh que Dios empiece a usarnos para llevar su gracia adondequiera que vayamos. Que nuestras vidas en realidad sean una inversión en la vida de otras personas. Esa es una vida bien empleada, una vida bien vivida. Que cada inversión que hagamos en la vida de una persona sea una demostración viva de la gracia que Dios ha tenido contigo y conmigo.

Hay muchas maneras en que podemos ser usados por Dios para demostrar su gracia a cualquier persona que El pone en nuestro camino. ¿Practicarás una esta semana?

Comparte tu experiencia o lo que piensas hacer esta semana para demostrar la gracia de Dios en tu vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s