Devocional ~ Hablando sin palabras

El haber nacido en un barco no te hace marinero. Tampoco el nacer en un McDonald’s te hace hamburguesa. El llamarse cristiano tampoco te hace cristiano. La mala fama que el cristianismo tiene hoy día no es porque no hay cristianos fieles, es porque hay gente que se llama cristiana pero sus actos no representan a nuestro Señor Jesús en lo más mínimo.

Mark Twain dijo que si Jesús viniera a vivir aquí, algo que no se llamaría a si mismo sería “cristiano”. En otras palabras: ¿Quién quiere asociarse con personas que no respaldan con su vida lo que dicen creer?

“Predica el Evangelio en todo momento, y cuando es necesario, utiliza palabras”.
San Francisco de Asis

Estas palabras de San Francisco de Asis me hacen reflexionar en que somos un mensaje viviente para el mundo. Un mensaje que habla sin palabras. Cada reacción, cada actitud, cada gesto, lo que hacemos o no, está dando testimonio de que somos de Cristo o no.

Me pregunto: Si estuvieras en un tribunal acusado por ser cristiano: ¿Habrían suficientes evidencias para ser declarado culpable de ese cargo?

Jesús nos dio muchas enseñanzas en cuanto a vivir vidas sin tacha delante de los hombres. La Palabra de Dios es viva y eficaz y tiene poder hoy y siempre. Jesucristo vive en nuestros corazones y a través del Espíritu Santo nos recuerda la Palabra de Dios para vivir vidas dignas de El.  En el Sermón del Monte Jesús da numerosas lecciones de como vivir siendo representantes de Cristo en esta tierra. Hoy quiero destacar una de ellas que está en Mateo 5:43-45:

43 »Ustedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo.”
44 
Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen,
45 
para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos
.

Las declaraciones de Jesús en el Sermón del Monte son radicales. Hablan de un cambio de 360 grados, un cambio radical en la manera de vivir. Noten que digo en la manera de vivir y de actuar, no en la manera que “decimos” algo. Dios siempre ha estado interesado en que mostremos con nuestros actos que lo conocemos.

En Hechos 13:22 Pablo menciona lo que Dios dijo de David cuando lo eligió rey de Israel: “He encontrado en David, hijo de Isaí, a un hombre conforme a mi propio corazón; él hará todo lo que yo quiero que haga”. Este es el deseo de Dios para sus hijos, ¡que hagamos lo que El dice!

Lo más natural es odiar a quienes nos hacen mal. Nuestra naturaleza no hace responder defendiéndonos frente ataques de otras personas. Sin embargo, Jesús da un mandato, no una opción. El nos que dice que a pesar de lo que otros hacen en nuestra contra respondamos como El, con amor. Debemos aclarar que si estás siendo objeto de abuso de cualquier índole debes buscar ayuda immediata y salir de esa situación.

Es fácil escribir esto de amar a los enemigos, pero es difícil practicarlo me dirás. Tienes razón. He estado en el mismo lugar que muchos de nosotros enfrentamos con seres queridos, amigos, gente conocida y tambien desconocida. Han habido momentos cuando hemos sido objetos de insultos y malos tratos y cuando nuestra respuesta es opuesta a lo que Jesús nos manda.

¿Qué vamos a hacer cuando enfrentamos situaciones como éstas? Cuando nuestra reacción natural es desquitarnos o simplemente hacer nuestra propia justicia a nuestra manera dejando un testimonio vergonsozo de ser seguidores de Cristo.

La Biblia dice en Santiago 1:20 algo que recuerdo cada vez que estoy tentada a reaccionar en la forma que niega a Cristo viviendo en mi vida, dice esto: “Pues la ira humana no produce la vida justa que Dios quiere”. Esto quiere decir que cuando damos rienda suelta a esos deseos carnales de desquitarnos y darle a esa persona su merecido, no estamos ayudando a que se produzca en nosotros esa vida piadosa y justa que nos identifica con Dios.

Cuando enfrentamos momentos que nos incitan a responder con ira, sin amor y en donde el odio, rencor y resentimiento se hacen presentes; Santiago dice que tenemos que ser lentos para esto: “Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse; pues la ira humana no produce la vida justa que Dios quiere” (Santiago 1:19-20).

Vivo en un país en donde todo se hace rápido. Veía en un programa de televisión a una pareja que había ido de vacaciones a Italia y estaban asombrados del ritmo de vida que los habitantes de ese país llevaban comparado con su propio país. Un ritmo más lento, con menos demandas y apreciando la vida.

Una amiga compartía algo que había leído en un libro en donde el autor decía que tenemos que practicar la desaseleración. Creo que tiene razón en decir esto. Si nuestras vidas se caracterizan por encender fuego enseguida que somos agredidos, tenemos que aprender a bajar la viada y empezar a practicar el control propio. Esto es algo que lo produce el Espíritu Santo de Dios que vive en nosotros. No vamos a dar rienda suelta a nuestras pasiones vergonzosas, sino daremos lugar al Espíritu de Dios que mora en cada uno a demostrar que somos seguidores de Jesús.

San Francisco de Asis nos ha recordado que la forma de actuar y todo lo que hacemos son constantes formas de “hablar” del evangelio de Jesucristo. Cada acto debe ser el idioma más poderoso que diga al mundo que somos de Cristo. La gente no está interesada en lo que “decimos”, sino en lo que ven en nuestra vidas como resultado de ser un seguidor de Jesús.

Oración: Padre, te pido que me ayudes para que mi vida sea una constante evidencia que tu estás viviendo en mí. Que cuando tenga la tentación de actuar en forma contraria a la vida justa que me identifica con Dios, tú me des la convicción necesaria para abandonar esa forma de responder. En mi casa, en mi trabajo, con mis amigos, en dondequiera que esté, úsame para que muchos puedan ser ganados para tí por mi conducta sin necesidad de palabras. En el nombre de Jesús. Amén.

Recuerda: Cada Lunes encontrarás un devocional bajo este nuevo segmento: “Los muertos me hablan”

¿Cómo te hablo Dios hoy? ¡Comparte con nosotros y deja un comentario!

 

Anuncios

Un pensamiento en “Devocional ~ Hablando sin palabras

  1. Esto es cierticimo, que cuando le damos rienda suelta a nuestras pasiones: a mi en lo personal me ha pasado que luego me he sentido avergonzada, pensando en el mal testimonio que di. A hora trato de mantener la calma, aunque aveces lo que quisiera es explotar, no lo ago y problemas se an resuelto de manera inexplicable. Bendiciones Nohemi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s