¡Oh, no, ya se levantó!

En un estudio bíblico que hice con unas hermanas hace un tiempo escuché el testimonio de alguien que era muy reservada y no le gustaba compartir sus peticiones de oración en público. Un día ella sintió que Dios le insistía en que compartiera su necesidad con el grupo de hermanas.

En el momento que lo hizo ella sintió un gran alivio. Sin embargo, no fue hasta que unidas en oración en ese grupo de hermanas ella tuvo una fuerte imagen en su mente. En el mismo instante que las hermanas empezaron a orar por ella, ella decía que era como si esas hermanas alzaron todas sus espadas unidas en ese círculo listas a pelear por ella.

Imagínense la boda de un hombre y una mujer en el ejército, un boda militar. ¿Has visto como sus espadas se unen en el medio cuando los novios están caminando hacia el altar? Esta es casi una imagen similar. Esas espadas forman un pasaje para la pareja que significa según lo que he leído esto: “Este pasaje está destinado a asegurar la transición segura de la pareja en su nueva vida juntos”. Saber que otros están contigo en los momentos decisivos de tu vida es algo que todos necesitamos ¿no creen?

Nuestra hermana sintió con esa imagen de las espadas unidas en la mitad en un círculo, que sus hermanas estaban peleando con ella la misma batalla. Que hermosa ilustración me da esta historia. Es como si cuando compartimos nuestras peticiones y sabemos que otros están orando por nosotros, se levantan las espadas de nuestras hermanas para pelear junto con nosotros.

Creo que en el mundo cristiano necesitamos de gente así que juntos se paren con nosotros a pelear nuestras batallas en oración. Dios nos ha puesto en el cuerpo de Cristo para que unidos podamos interceder unos por otros y así salir victoriosos en toda circumstancia que enfrentamos. Nos necesitamos unos a otros. Dios nos puso en comunidad para que seamos útiles para otros y así también gozar del beneficio de tener a otros a nuestro alrededor. No podemos vivir aislados, debemos buscar el apoyo de otros hermanos en la fe.

Una foto que ví decia esto: “Sé el tipo de mujer que cuando tus pies tocan el suelo en la mañana, el diablo dice: “¡Oh, no, ya se levantó!”

En el capítulo 4 verso 14 de Nehemías se nos da un incentivo hacia algo que debemos practicar siempre. Leamos: “Luego de examinar la situación, me levanté y dije a los nobles y gobernantes, y al resto del pueblo: “¡No les tengan miedo! Acuérdense del Señor, que es grande y temible, y peleen por sus hermanos, por sus hijos e hijas, y por sus esposas y sus hogares”.

Habían amenazas para la reconstrucción de la muralla de Jerusalén. Entre los judíos mismos había gente que venía a advertir a los trabajadores que los ataques vendrían de todos lados (v.12). Como que puedo escuchar la voz de aquellos que no paraban de decir: “Los van a atacar de todos lados”, Los van a atacar de todos lados”, Los van a atacar de todos lados”…¿Puedes imaginarte?

Sin embargo, Nehemías después de tomar un vistazo a la situación, le dice al pueblo “No les tengan miedo”. Les recuerda que hay un Dios poderoso que está a favor de ellos. Les dice que tienen a un Dios ¡grande y temible! Esta es la misma confianza que nosotros tenemos frente al enemigo. Esta es la certeza que tenemos que Dios es grande y nos escucha siempre en medio de las tribulaciones y pruebas por las que estamos pasando.

Nehemías continúa animándolos a mantener la meta en mente y a pelear por aquello que es importante para ellos y por supuesto para nosotros también hoy: “peleen por sus hermanos, por sus hijos e hijas, y por sus esposas y sus hogares.”

Cuantas veces podemos estar tentados a tirar la toalla, como decimos comúnmente. Sin embargo, Dios nos insiste en que esta es una batalla y que no vamos a ver resutados si bajamos la guardia y nos desanimamos en acudir a Dios por su ayuda. Dios nunca llega tarde, El siempre llega a tiempo. No nos desanimemos porque no ha respondido en “nuestro” tiempo. Dios está actuando aunque no lo veamos al momento.

Quizás Dios te está llamando a tí a usar tu espada y a pelear por lo que es importante en tu vida. El enemigo no toma vacaciones, ni tiene días libres. El siempre anda asechando y buscando a quien atrapar.

Siempre que leemos las peticiones de hermanos y hermanas que nos escriben pidiendo oración me doy cuenta que no debemos doblegar nuestras fuerzas. Pienso que nuestras espadas deben estar listas siempre para pelear unos por otros.

Los matrimonios están siendo atacados por infidelidad, jóvenes están sufriendo con corazones rotos que los hacen entrar en la desesperación, en vicios y addiciones que no ayudan en nada. La mala situación económica y falta de trabajo son tan apremiantes. La maldad está creciendo por todos lados. Las relaciones familiares están siendo deterioradas. Hay personas que están sufriendo con enfermedades crónicas y temores de toda índole. ¡Hay tremendo dolor en el mundo hermanos y hermanas!

Dios te llama a tí y a mí a usar nuestras espadas en favor de otros. Nos insiste en pararnos firmes en nuestra propia situación y orar y también a pedir oración. Tenemos que pelear por lo que es importante para nosotros. No podemos dejarle el camino libre al enemigo. Haz que el enemigo diga de tí: ¡Oh, no, ya se levantó!

En este ministerio tenemos la puerta abierta para recibir las peticiones que desees compartir y ten por seguro que estaremos orando por ellas. A diario recibimos muchas peticiones y damos gracias a Dios por darnos la oportunidad de levantar nuestra espada y batallar contigo en tú situación.

Es muy lindo saber cuando Dios contesta las peticiones y gracias a Dios hemos recibido buenas noticias de hermanas y hermanos que están siendo bendecidos con respuestas a sus peticiones. ¡Gloria a Dios!

“Pero yo clamaré a Dios, y el Señor me salvará.  Mañana, tarde y noche clamo angustiado, y él me escucha” (Salmos 55:16-17).

Si quieres dejar tu petición aquí hazlo y la publicaremos para que otros puedan estar orando por tí también. Si tú petición es privada, escríbenos directamente a elrinconcitodelapaz@yahoo.com.

Llamado a  actuar: ¿Qué está haciendo Dios en tu vida hoy? ¿Qué te ha dicho El hoy? Comparte con nosotros aquí en este blog para oración o como testimonio para bendición de otros. Si deseas escríbenos directamente a elrinconcitodelapaz@yahoo.com.  Gracias!

Anuncios

2 pensamientos en “¡Oh, no, ya se levantó!

  1. Gracias por la linda ensenanza y el animo a mi vida que me trae hoy. Si yo quiero pedirles oraciones para que El Senor haga un milagro en la situacion de mis dos hijitos referente a su custodia. No hay nada imposible para El y espero que El conteste mis oraciones y suplicas que he hecho durante muchos anos. A El sea la Gloria La Honrra y El Poder por todos los siglos de los siglos. Amen

  2. ACTUALMENTE VIVO UNA SITUACION MUY DIFICIL EN CUANTO A EL ASPECTO ECONOMICO POR LA SITUACION TAN EXIGENTE DE HOY EN DIA EN EL PAIS. POR MOMENTOS ME HE SENTIDO DECAIDO, CONFUNDIDO Y SIN FUERZAS. JESUSCRISTO ME CONSUELA Y MANTIENE EN PIE CON VIGOR, ESPERANZA, FORTALEZA.
    CADA VEZ QUE UNA PUERTA SE HA CERRADO SE HAN ABIERTO DIEZ Y NUESTROS CAMINOS SON ILUMINADOS Y BENDECIDOS POR DISO ALTISIMO CON SU LUZ Y GRACIA DIVINA.
    LEVANTESE VIVOS, ALEGRES Y CONFIADOS EN EL SR, ADELANTE PASAREMOS CON EXITO POR FE, PORQUE CREO EN DIOS Y SUS PROMESAS DE VIDA, TODAS LAS PRUEBAS Y ADVERSIDADES QUE VIVIMOS.
    HABLEN CON EL CORAZON A JESUSCRISTO. VEAN LO INMENSO QUE ES EL FUTURO.
    AMEN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s