Las Pruebas: ¿Ladrones o Segadores?

En el mes de Junio un incendio devastador terminó con miles de hectáreas de árboles y 346 viviendas en un sector de Colorado Springs. El muy conocido incendio del Waldo Canyon causó muchos daños y pérdidas que ascienden a los millones de dólares.

En el grupo de un estudio bíblico en el que estoy hay una hermana que tuvo que evacuar su vivienda. Su vecindario sufrió grandes pérdidas. De las casas quemadas en su cuadra solo la de ella y la de una vecina quedaron en pie. Las demás quedaron en completas cenizas. Su casa, aunque no se quemó, también tuvo daños. Sin embargo, esta experiencia ha afectado sus vida de muchas maneras. Una prueba que cambió y alteró su vida.

En momentos cuando situaciones devastadoras y tristes se presentan y nos quedamos sin comprender el porque suceden estas cosas necesitamos de nuestro Dios, el eterno Consolador más que nunca. La vida no es fácil y en ella vamos a encontrar dificultades. Muchas veces pasamos por angustias y tristezas que no podemos entender. Cuando hemos hecho todo lo que humanamente nosotros podemos hacer, llega el momento en que nos rendimos ante Dios y le decimos: “Esto está fuera de mi alcance”. Depositamos nuestra fe en El y esperamos en su amor y gracia para que nos sostenga.

No sé cual haya sido tu experiencia, y lo que ha sucedido o está pasando en tu vida hoy. Aquello que está produciendo emociones dificiles de controlar. Las situaciones de cada persona pueden ser distintas pero el resultado es el mismo: dolor, preocupación, angustia y tristeza. Estos sentimientos son comunes para todos los que estamos pasando o hemos pasado por momentos duros.

¿Qué podemos hacer con el dolor, la preocupación, la tristeza o la angustia que estamos sintiendo?

Santiago 1:2-4 dice: “Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada”.

Me pregunto: ¿Estás bromeando Santiago? ¿Considerarme dichosa porque estoy pasando por una prueba? Pareciera como si todos nosotros ya hemos fracasado el examen con una nota muy baja con este requerimiento, ¿considerarnos dichosas?. Si estudiamos un poquito más y vemos que es lo que Santiago nos quiere decir en realidad en estos versos creo que tenemos esperanza de pasar el examen.

La palabra “considérense” está llamándonos a un ejercicio mental. Lo que Santiago aquí nos está animando a hacer es a pensar, reflexionar y a estimar las alegrías que están a nuestra disposición cada vez que experimentamos diversas pruebas.

En el verso 2 de Santiago 1 encontramos la palabra “enfrentarse” en otras traducciones, dice “sometidos o halléis”. La palabra “peripesete” en el griego literalmente significa “caer en”. En otras palabras, cuando caemos en diversas pruebas, ¿qué es lo que debemos hacer?

Este mismo verbo que significa “caer en” está utilizado en una forma en la parábola del buen samaritano. Leamos Lucas 10:30: “Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de unos ladrones. Le quitaron la ropa, lo golpearon y se fueron, dejándolo medio muerto”.

Ninguno de los dos textos que leímos en Santiago y en Lucas nos dicen que nosotros estamos buscando caer en aglún problema, o que deliberadamente lo hacemos. Pero piensa en alguna situación por la que estás pasando hoy. Esa misma situación califica en este escenario y es la clase de tribulación de la que Santiago habla aquí.

Mirando de cerca a la palabra que se usa en la parábola del buen samaritano notamos una figura gráfica de lo que las tribulaciones o pruebas pueden ocasionar en nosotros. Nos pueden quitar la vestidura, golpear, abandonar, y dejarnos medio muertos. Creo que a todos nos ha pasado que a veces simplemente queremos ir de un lugar a otro, y de repente algo sucede. Estamos viviendo tranquilos y algo pasa que no esperábamos. La parábola nos dice que el buen samaritano cayó en manos de ladrones. Así mismo como nos sucede a nosotros cuando caemos en alguna prueba. 

Si miramos detenidamente a este concepto cuando caemos en pruebas y tribulaciones podemos deducir, comparándolo con Lucas 10 el buen samaritano, que las pruebas y tribulaciones son como ladrones, como alguien que viene a quitar algo.

La palabra griega traducida “pruebas” (peirasmois) está ligada a la palabra “peirates”. Si tachamos la “e” ¿qué ves?, pirates. Las pruebas son como los piratas en otras palabras porque vienen a robar la seguridad, dignidad, sueños, y muchas veces conyúgues o amigos. Se embarcan en nuestro barco y nos roban el oro que fue destinado para que nosotros gozaramos cuando lleguemos a tierra.

Lo que Santiago nos está diciendo en estos versos es que si estamos en Cristo, las pruebas y tribulaciones no van a poder robarse el oro que traen consigo, a menos que nosotras mismos se lo demos. En realidad las pruebas y las tribulaciones por las que pasamos tienen las órdenes de darnos cosas buenas si las recibimos. Tienen el potencial de convertirse en ladrones o segadores, pero ¿cual escogeremos?. Esta es una decisión que tenemos que hacerla cada una de nosotras.

¿Cual es la ganancia que está disponible al pasar por pruebas? ¿Vale la pena o no?

La palabra perseverancia en Santiago, significa más de lo que asociamos con la palabra paciencia. Perseverar o la constancia significa “tener nervios fuertes”. La persona determina pararse firme y agarrarse de Jesús mientras pasa la tormenta. También perseverancia o constancia significa “resistencia heróica” El ejemplo más vívido de esta resistencia heróica es el de nuestro Señor Jesús.

¿Qué nos dice Santiago que la perseverancia o constancia debe hacer exactamente y por qué?

La palabra traducida “perfectos” (telios) nos dice esto: “lo que ha logrado o alcanzado su meta, objetivo, propósito, y por lo tanto, es adulto y maduro”. Las palabras que vemos en el verso 4 nos dan una mejor idea de este concepto: “sin que les falte nada”.

El objetivo de “telios” o perfecto es que crezcamos totalmente en Jesús mientras vivimos en esta tierra, llevando fruto y dando gloria a Dios, sin perdernos ninguna cosa por la que Cristo murió en la cruz para que gozaramos. Este es el objetivo que la perserverancia en medio de las pruebas debe producir en nosotros, completar algo que está incompleto, madurar, reforzar. Dios tiene una meta en nuestras vidas y El desea cumplirla en su totalidad.

La pregunta es entonces: ¿Qué vamos a hacer con esas pruebas y tribulaciones por las que estamos pasando?

Isaías 33:6 dice: “Él será la seguridad de tus tiempos, te dará en abundancia salvación, sabiduría y conocimiento; el temor del Señor será tu tesoro”.

Dios es la seguridad, la estabilidad de nuestros tiempos. Cuando las pruebas y tribulaciones están presentes nuestra disposición debe ser como nos dice Santiago: “considerar”, esto es reflexionar y no dejar que esas pruebas nos roben las bendiciones que traen consigo. Lo que cada prueba trae es hacernos más y más a la imagen de Cristo. Algo que no lo podemos lograr sin conocerlo y experimentar Su presencia en medio de las tribulaciones.

Cuando miramos a las pruebas y tribulaciones, cuando consideramos a cada una de ellas como algo que trae consigo “oro” para nuestras vidas; y las recibimos con otra disposición vamos a ver el resultado del que nos habla Santiago. Nuestras vidas experimentarán eso que él dice es el resultado de perservar en medio de las pruebas y tribulaciones: “sin que les falte nada”. El objetivo de Dios será cumplido.

Te invito a escuchar una Palabra Oportuna que se relaciona a este mismo tema: Palabra Oportuna 003

Llamado a  actuar: ¿Qué está haciendo Dios en tu vida hoy? ¿Qué te ha dicho El hoy? Comparte con nosotros aquí en este blog para oración o como testimonio para bendición de otros. Si deseas escríbenos directamente a elrinconcitodelapaz@yahoo.com.  Gracias!

Anuncios

2 pensamientos en “Las Pruebas: ¿Ladrones o Segadores?

  1. Dios te siga bendiciendo y enseñando de su verdad.
    Realmente ha sido de bendición esta palabra, toda esta semana el Sr me ha estado hablando muy profundamente con respecto a este tema. Estoy pasando por una situación que no muchos entienden o en realidad muy pocos, Dios me ha llamado a trabajar tiempo completo y bueno! hay decisiones que he tomado totalmente segura de que son parte de mi crecimiento o más bien de mi muerte para que el Sr siga creciendo en mi y hay otras decisiones que debo afrontar ya.
    Sin duda alguna, las pruebas traen oro a nuestras vidas. Toda esta semana he pensado lo siguiente: A Dios le gusta “meternos en problemas”, porque tal como lo hizo con Moisés y el pueblo de Israel ante faraón, Él quiere mostrar sus maravillas y poder.
    Un abrazo!
    Muchísimo gusto en conocerte hermana, seguiré pasando por acá.
    Bendiciones desde Venezuela.

  2. De verdad que esto no es facil, pero he aprendido a esperar y me a dado resultados; aunque algunas veces me desespero y quiero arreglar las cosas a mi manera, haciendo el papel de Dios pero por supuesto esto no funciona. Gracias por este mensaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s