Sabiduría Ante Todo ~ ¡Aquiérela Aunque Te Cueste Todo! ~ Lección #1

0ProyectoLEMASabidurioES

Muchas de nosotras recordamos algo que nuestros padres, algún pastor, consejero, amiga o amigo, nos dijeron en algún momento.

Quizá fue algún refrán que siempre recuerdas cuando te encuentras en situaciones donde lo puedes aplicar. A veces tomamos esas palabras como un principio de guía para nuestras vidas. Generalmente cuando estamos en alguna situación en donde podemos aplicarlo enseguida viene a nuestra mente.

Mis hijos y mi esposo se ríen porque yo generalmente estoy repitiendo refranes que aprendí cuando estaba creciendo en mi país. A veces les digo:  “En mi páis hay un dicho que dice esto o aquello.” Por supuesto que ahora están atentos a lo que voy a decir con mis dichos o refranes. Mi hija estuvo con fuerte gripe el otro día. Cuando se despertó al día siguiente se fue a preparar un buen desayuno. Le dije un refrán que aprendí hace tiempo: “Enfermo que come no muere.” Se puso a reír mucho, porque se dió cuenta de la verdad que estaba en ese dicho.

El otro día buscando como decir en español ciertos refranes que aprendí en Inglés, me encontré con una página en donde se traducían algunos de estos refranes o dichos de los que estoy hablando hoy. Encontré unos viejos y otros nuevos, pero déjenme compartirles unos antiguos. Entre ellos estaban éstos que a lo mejor tú los sabes también:

Mas vale pájaro en mano, que ciento volando.
A quién madruga, Dios lo ayuda
Ojos que no ven, corazón que no siente
El que tiene boca se equivoca
Más vale prevenir que lamentar

La Biblia es inspirada por Dios. En el libro de Proverbios hay algo que Dios nos recuerda a través de Salomón en el capítulo 4 verso 7a: “Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría”  Otra traducción lo dice así: “¡Adquirir sabiduría es lo más sabio que puedes hacer!” Pareciera ser una redundancia pues si alguién tiene sabiduría hará lo que es sabio, ¿no les parece?

Me gusta mucho el énfasis que la traducción de “El Lenguaje Actual” da al valor de la sabiduría: “Lo que realmente importa es que cada día seas más sabio y que aumentes tus conocimientos, aunque tengas que vender todo lo que poseas.” Como dice nuestro título de hoy: “¡Adquiérela aunque te cueste todo!”

Creo que esa parte final “aunque tengas que vender todo lo que poseas” denota la gran importancia que adquirir sabiduría tiene para nosotras. A diario tengo que ejercer sabiduría y buen juicio para vivir. A veces mis decisiones me han llevado a huecos de esclavitud o a desastres innecesarios en la vida. Me pregunto entonces: ¿Por qué tanto énfasis en adquirir sabiduría? ¿Acaso es algo así como el agua que necesitamos a diario? Creo que sí, y es imprescindible para nosotras.

Algo que la Biblia nos dice es que la sabiduría es de suma importancia para todos los que se sienten incluídos en estos grupos de los que habla Proverbios 1:4-5: “Estos proverbios darán inteligencia al ingenuo, conocimiento y discernimiento al joven. Que el sabio escuche estos proverbios y se haga aún más sabio. Que los que tienen entendimiento reciban dirección.” Hay tres grupos bien delineados en estos versos: el ingenuo, el joven y el sabio. Creo que de alguna manera estamos incluídos en todas estas categorías. Si eres avanzada de edad me podrás decir, no dice viejas…A estas alturas deberíamos ser sabias ¿no les parece? Entonces considérense incluídas en el grupo “sabios.”

En los Estados Unidos hay un refrán que dice “No hay peor que un necio viejo.” En fin, si hemos vivido largo tiempo ya es hora de que seamos sabias, ¿no les parece? Salomón dice que aún el sabio o el que se siente sabio, necesita obtener más sabiduría. No lo digo yo, lo dice el hombre más sabio que existió en la tierra.

Generalmente cuando pensamos en sabiduría todos tenemos una idea en cuanto a lo que significa y como usarla. Lo que a veces nos olvidamos es que la sabiduría que proviene de Dios es completamente diferente a la sabiduría humana. Santiago 3:17 nos dice como es la sabiduría para vivir que proviene de Dios: “Sin embargo, la sabiduría que proviene del cielo es, ante todo, pura y también ama la paz; siempre es amable y dispuesta a ceder ante los demás. Está llena de compasión y de buenas acciones. No muestra favoritismo y siempre es sincera.” Esta sabiduría está disponible para todos los que conocemos a Cristo como nuestro Salvador. Santiago también nos dice la persona de la cual la podemos obtener: “Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla.” Santiago 1:5.

Creo que todos nos sabemos de memoria estos versos que comparto acontinuación. Para algunas de ustedes quizá son muy familiares porque los han escuchado en la iglesia o de alguién muy cercano a ustedes. Dice Proverbios 3:5-6 lo siguiente: “Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.” Yo aprendí estos versos de memoria de la traducción Reina Valera que dice: “Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.”

La palabra traducida “Reconócelo” es una palabra muy interesante. El verso nos dice que nosotros tenemos cierta medida de inteligencia para actuar, lo vemos cuando dice: “no te apoyes en tu propia prudencia o inteligencia.” Pero el verso no termina allí y nos dice también esto: “Reconócelo”. En otras palabras, hemos comprendido este verso así: Tú eres Dios sobre mi trabajo, sobre mi casa, sobre mi familia, mi esposo, mis hijos, etc, esto es reconocerlo. Pero esto no es todo y tampoco es la esencia de lo que estos versos nos están diciendo. Esa palabra que dice “Reconócelo” no se refiere sólo a reconocer, si no a CONOCER a Dios en cada área de nuestras vidas! Significa esto: “Conócelo en todos tus caminos,” creo que hay una gran diferencia.

Cuando nos damos cuenta que la palabra traducida “Reconócelo” implica “Conocer” podemos decir que hay un conocimiento de Dios por descubrir en cada área y situación en la que vivimos. Conócelo en esto y aquello, conócelo! En otras palabras no te fíes de tu propia inteligencia, conoce a Dios allí en esa situación. Cuando estamos activamente buscando “conocer” a Dios en medio de nuestras situaciones, entonces la Biblia dice que El mismo enderezará nuestras veredas, porque comprenderemos como El piensa sobre esa situación y cómo quiere que actuemos en esa determinada situación.

Dios nos invita a CONOCERLO porque de allí proviene la sabiduría para vivir. Proverbios 2 nos habla de las execelencias de la sabiduría, es decir las ventajas de poseerla. En el verso 5 se nos dice que cuando buscamos la sabiduría de Dios, entonces vamos a encontrar ese conocimiento de Dios del que hemos estado hablando: “Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios.”

Esto de conocer a Dios tiene un orígen del cual Salomón también nos habla en Proverbios 9:10: “El comienzo de la sabiduría es el temor del Señor; conocer al Santo es tener discernimiento.” La misma palabra traducida “Reconócelo”que vimos en Proverbios 4, aquí es usada como “conocer.”  Sólo cuando conocemos a Dios en toda área de nuestras vidas es cuando podemos ejercer la sabiduría que viene de El porque empezaremos a pensar como El piensa en cada situación. Empezaremos a actuar como El lo haría, todo esto proviene porque lo conocemos. Porque estamos estrechamente vinculadas con El.

La sabiduría de Dios es lo que más importa, es suprema, es de mucha importancia como lo dice la Biblia. Entonces..¿qué esperamos para obtenerla? “Lo que realmente importa es que cada día seas más sabio y que aumentes tus conocimientos, aunque tengas que vender todo lo que poseas.” Proverbios 4:7. Vale más que cualquier otra posesión que tengamos. Nos insiste en que la obtengamos como algo de lo que no podemos prescindir. El Mensaje, traducción en Inglés lo dice así: “Adquiere sabiduría! Escribe esto en la parte superior de tu lista: Consigue entendimiento!” En otras palabras, es primordial, es principal en nuestras vidas. Necesitamos urgentemente la sabiduría que sólo proviene de Dios y El sólo la puede dar. En términos simples, la sabiduría es suprema, ¡adquiérela!

En mi trayectoria personal de conocer más a Dios, El ha tenido que mostrarme una y otra vez la forma de vivir que El quiere en ciertas áreas de mi vida. Es una manera diferente a la forma en la que yo pienso debo vivir. La sabiduría que proviene de Dios está en sus manos para darnosla, pero nosotros tenemos que ir y adquirirla de sus propia mano. Pero ¿cómo? se preguntarán…. Lo descubriremos en este estudio!

¿Quieres la sabiduría que sólo se puede adquirir esctrictamente de la mano de Dios?
¿Quieres aprender cómo obtenerla y aplicarla a tu vida?

Si tienes interés en continuar éste y otros estudios bíblicos. ¡Activa tu membresía al ProyectoLEMA.com hoy!

Visita: ProyectoLEMA.com – Estudios Bíblicos

 

 

 

 

1ERPNoemi
Llena este formulario: Invita Noemí.
¡Separa tu fecha hoy!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s