Camino A La Cruz ~ ¡Padre, Perdónalos!

“Más allá de la cantidad de sermones que hayas escuchado acerca de las palabras que Cristo pronunció a continuación, no las escuches con indiferencia. En el momento en que las palabras se formaron en su lengua y su voz encontró el volumen adecuado, El dijo: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen (Lucas 23:34).

No dijo: “Padre, consúmelos, sino Padre, perdónalos” Esta puede haber sido la declaración más perfecta dicha en el momento más perfecto desde que Dios dio el don de la lengua. Este pedido era inimaginable, pero muy adecuado. La cruz equivale a perdón: el perdón de los más incorregibles y los menos merecedores.

No creo que el momento de esa declaración careciera de sentido. Fue lo primero que dijo después de que lo clavaran a la cruz y lo pusieran en alto, a la vista de todos. Su pedido inmediato del perdón del Padre santificó la cruz para su obra duradera de todos los tiempos. Su pedido bautizó la tosca madera para el propósito divino.

Comprende que la cruz en sí misma carecía de poder. Tampoco tuvo la intención de ser un ídolo, pero representa algo tan divino y poderoso que el apóstol Pablo dijo: “Pero lejos esté de mi gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo”. (Gálatas 6:14).” (Traducido del libro de Beth Moore, Jesús, Sólo Jesús)

Hago eco de las palabras que Jesús dijo desde la cruz cuando en situaciones que requieren de mí perdón, Dios me hace recordar que así mismo como El me ha perdonado, yo también debo hacerlo. En Colosenses 3:12-13 el apóstol Pablo nos dice: “Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes.”

Las oportunidades para confirmar que el mensaje de perdón ejemplificado en la cruz de Cristo tiene algún impacto en nuestras vidas son diarias. Cada día encontraremos esa oportunidad de imitar a Cristo. La pregunta es: ¿Estamos dispuestas a hacerlo?

No pretendo ser una experta en perdonar las ofensas en mi contra. Dios ha tenido que darme clases muy fuertes para mostrarme como otorgar el perdón del que El habla aquí. Han sido muy dolorosas las experiencias, pero han sido de mucho crecimiento espiritual.

Cristo no murió por tí y por mí solamente, sino también por aquella persona que creemos tener el derecho de condenar y no perdonar. Colosenses 2:13-14: “Antes de recibir esa circuncisión, ustedes estaban muertos en sus pecados. Sin embargo, Dios nos dio vida en unión con Cristo, al perdonarnos todos los pecados y anular la deuda que teníamos pendiente por los requisitos de la ley. Él anuló esa deuda que nos era adversa, clavándola en la cruz”.

Dios anuló la deuda que teníamos pendiente con El en la cruz ¿Cuántas deudas tenemos nosotros que anular y cancelar hoy hacia aquellos que nos hieren y ofenden?

David es conocido como el hombre conforme al corazón de Dios. En uno de mis devocionales recientemente leía lo que Dios dijo cuando envió a Samuel a ungir a David para ser rey de Israel. Si estas familiarizada con el relato de 1 Samuel 16, recordarás que Samuel estaba muy impresionado por la apariencia física de uno de los hijos de Isaí. Luego Dios expresó estas palabras en los veros 6-7: “Cuando llegaron, Samuel se fijó en Eliab y pensó: «Sin duda que éste es el ungido del Señor.» Pero el Señor le dijo a Samuel: —No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón”.

Dios escogió a David porque vio su corazón y encontró a alguién que quería imitar sus cualidades. Alguién dijo esto: “Dios está buscando cualidades que le recuerden a Su Hijo”. Jesús, quién pagó por los pecados de todo el mundo, sin importarle ser igual a Dios, murió en una cruz. ¡Qué mejor ejemplo de amor para imitar! Quizá, la mayor muestra de gratitud que podemos ofrecer a Dios por nuestra restauración es ayudar a alguién más a ser restaurado.

Quiero concluír con este verso que ha sido clave en mi vida para poner en práctica esto que Dios nos ordena que debemos hacer frente a nuestros ofensores: “Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo” (Efesios 4:32).

La palabra traducida perdónense en este verso viene de la palabra griega “charis” que significa gracia. Lo que aquí dice es esto: “den gracia a otros, así como Dios les ha dado gracia a ustedes”.  En otras palabras, hagamos algo que ellos no merecen. Así mismo como Dios ha hecho con nosotros y no nos ha pagado como merecemos, demos gracia, así mismo como hemos recibido gracia.

Si aún no has recibido el regalo de Dios que es perdón de pecados a través de Su Hijo Jesús, hoy te invito a que lo hagas. La oportunidad para tí está presente hoy. Isaías 55 :6-7 nos dice: “Busquen al Señor mientras se deje encontrar, llámenlo mientras esté cercano. Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia”.

En el lugar donde te encuentras puedes orar o decir estas palabras a Dios: “Señor, reconozco que soy un pecador, y que necesito el perdón de Dios. Gracias por Jesús quién murió y derramó su sangre por mi. Me arrepiento de mis pecados y acepto su sacrificio por mí como el único medio que puede restaurar mi relación con Dios. Confieso con mi boca y creo en mi corazón que Jesucristo es el Señor de mi vida, el Hijo de Dios, mi Redentor. Gracias porque desde hoy soy tu hija como dice tu Palabra en Juan 1:12: “Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.” En el nombre de Jesús, mi Salvador, Amen!”

Si necesitas ayuda en esta decisión, o si necesitas oración no dejes de escribirnos directamente a elrinconcitodelapaz@yahoo.com será un placer escuchar de tí.

Anuncios

Un pensamiento en “Camino A La Cruz ~ ¡Padre, Perdónalos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s