No Te Unas A La Fiesta! ~ El Patito Cojo

Escuche una historia verdadera sobre una señora que tenía muchos patos en su granja. Uno de los patos tenía solo pata y media, es decir cojeaba de un lado. La señora lo separó y lo puso con las gallinas. Su nieta le preguntó ¿por qué hacia esto? La abuelita le contestó..Porque los otros patos saben que el pato tiene una deficiencia y comienzan a picotearlo fuertemente, una y otra vez, son terribles! Lo picotean hasta verlo medio muerto. Qué verguenza! Así mismo somos nosotros y a veces también nos unimos a la fiesta.

¿Haz estado alguna vez cerca de alguién que todo el mundo menosprecia o mira hacia abajo? Luego todos empiezan a atacarlo.. ¿Haz sentido la tentación de unirte a la fiesta? Me ha pasado a mí, si he tenido esa tentación…Pero ¿qué es eso? Escuchénme bien hermanas, nosotros no sólo debemos tener cuidado de las artimañas personales de Satanás en nuestra vidas, sino también debemos tener cuidado de no ser usados por el enemigo en las artimañas que el enemigo ha preparado para otros. Esta es la maniobra de Satanás para ver si puede hacer que un grupo se confabule en contra de esa otra persona.  

Dios no nos ha llamado a ser jueces de nadie, punto. Su llamado hacia nosotros es para tener compasión de los más desvalidos y necesitados. No importa de que pata cogeen en otras palabras. Recuerdo muy bien las palabras de Jesús a Pedro en el capítulo 21 de Juan cuando lo estaba comisionando a su ministerio. Pedro aún no comprendía que Jesús estaba hablando con él, sobre su propia vida. Pedro le dice a Jesús algo y lo que el Señor contestó en los versos 20-22 es de suma importancia para nosotros hoy: “Pedro se dio vuelta y vio que, detrás de ellos, estaba el discípulo a quien Jesús amaba, el que se había inclinado hacia Jesús durante la cena para preguntarle: «Señor, ¿quién va a traicionarte?». Pedro le preguntó a Jesús:  —Señor, ¿qué va a pasar con él? Jesús contestó:  —Si quiero que él siga vivo hasta que yo regrese, ¿qué tiene que ver contigo? En cuanto a ti, sígueme.”

Esto es como una cachetada en la cara, ¿no les parece? En otras palabras el Señor Jesús le dice a Pedro “a ti que te importa.” Perdonen la expresión pero está claro que Dios no nos ha llamado a preocuparnos por lo que El va hacer con los demás. Cada una de nosotras nos presentamos delante de Dios para que El nos examine, nos corrija y nos cambie. El es solamente quien hace todo esto en nuestras vidas, además El tiene la autoridad si lo llamamos nuestro Señor.

Hermanas, vamos a enfrentar situaciones en donde seremos tentadas a picotear al pato que cogea, pero el Señor nos dice: No te he llamado a esto, tú preocúpate en seguirme y no participes en la fiesta que el enemigo ha preparado para ese patito cojo.

Hay un episodio que siempre lo tengo presente en la historia de Nehemías. Cuando él estaba reconstruyendo los muros de Jerusalén en el capítulo 4 se nos dice que su enemigos eran muchos y que conspiraban para parar el trabajo que Dios estaba haciendo. El verso 14 nos dice que Nehemías hizo una evaluación de la situación y se paró y dijo: “«¡No les tengan miedo! Acuérdense del Señor, que es grande y temible, y peleen por sus hermanos, por sus hijos e hijas, y por sus esposas y sus hogares.»” Satanás es un enemigo que insiste en destruír. Nehemias nos anima diciendo que no tengamos miedo y que en su lugar luchemos por nuestra familia. Miren hermanas, si Satanás nos ve unidos y luchando unos por otros, en vez de unirnos a su plan de destrucción, la Biblia nos dice que huirá. Pedro nos dice que resistamos al diablo y el tendrá que irse. No estamos hablando de pelear en el sentido de rencillas, sino de pararse a favor de aquel que está siendo atacado, de luchar unos por otros, de defendernos en otras palabras.

Miren lo que dice Nehemías 4:15: “Una vez que nuestros enemigos se dieron cuenta de que conocíamos sus intenciones y de que Dios había frustrado sus planes, todos regresamos a la muralla, cada uno a su trabajo.” Cuando hay unidad, los planes del enemigo son frustrados por Dios. Satanás no conseguirá destruír lo que Dios está haciendo. Por tanto, nunca nos aliemos con lo que Satanás está planeando en contra de otros. Seamos instrumentos positivos para el Señor.

El verso 23 del mismo capítulo 4 culmina con una actitud que debemos acatar para nuestro bienestar en tiempo de lucha: “Ni yo ni mis parientes y ayudantes, ni los de mi guardia personal, nos desvestíamos para nada: cada uno de nosotros se mantenía listo para la defensa.” Que Dios nos ayude, a mantenernos listos y vestidos para la defensa de quienes lo necesitan a nuestro alrededor.  Recuerda: No te unas a la fiesta!

Anuncios

Un pensamiento en “No Te Unas A La Fiesta! ~ El Patito Cojo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s