Mirando Hacia El Futuro

Una amiga contaba que su vecina había querido plantar flores en su jardín. Ella miraba como su vecina trabajaba cada día sin tener ningún resultado. Un día vió que su vecina había ido a un almacén de manualidades y había comprado flores artificiales. Mi amiga vió como su vecina empezó a clavar, con mucho afán esas flores artificiales en el jardín! Como todas sabemos esas flores no iban a durar mucho tiempo. La belleza iba a ser sólo temporal.

Creo que la frustración de algo que no hemos podido hacer a veces nos persigue y queremos continuar intentando e intentando lo mismo. Es más si es necesario… aparentar no sería una mala opción, en otras palabras , ¿porque no poner flores artificiales?

Cuando pienso en el futuro que Dios quiere que disfrutemos me parece que El tiene la mejor receta para que veamos frutos en los esfuerzos que hacemos en esta vida. El no quiere que nos conformemos con lo artificial, lo plástico, lo que no es auténtico. Algo que Dios ha insistido en mi vida es que yo experimente la aventura de conocerlo íntimamente. Creo que algunas de nosotras hemos perdido en cierta forma la emoción de descubrir quién es Jesús y su poder en nuestras vidas!

En el versículo 16 de Juan 15 Jesús dijo esto a sus discípulos: “No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure.” Este es el corazón de Dios que nuestra vida produzca fruto y no un fruto cualquiera, sino que perdure. No un fruto artificial que perderá su belleza, sino fruto que sea durable.

Si miramos al futuro y nos detenemos a pensar, una buena pregunta que podíamos hacernos es esta: ¿Qué quiero lograr este año en mi vida espiritual con Dios? Esta es una muy buena pregunta. ¿Hay alguna área en mi vida que Dios ha venido insistiendo que cambie, mejore o rinda a El?

Te puedo contestar que en mi vida personal han habido varias cosas que Dios ha querido cambiar. Maneras de actuar que quiere que deseche, temores que rinda a El, hábitos que quiere reemplazar y otras cosas más. El y yo hemos tenido una aventura enorme que ha resultado en logros de crecimiento en mi vida.

Creo que tú y yo estamos en un terreno común. No hay nadie que pueda levantar su mano y decir, lo tengo todo bien controlado y soy perfecta. Si es así no sigas leyendo este blog, perderías tu tiempo. Pero si Dios sigue insistiendo en promover cambios beneficiosos en tu vida déjame compartir lo que El me ha enseñado es muy necesario este año.

El Señor Jesús en Juan 15:2 dijo: “Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía.”  Dios está constantemente promoviendo fruto en nuestras vidas. La poda consiste en cortar las ramas muertas y recortar las ramas de vida, para dar forma al árbol o la vid y para estimular el crecimiento. Toda situación por la que pasamos tiene como objetivo estimular crecimiento para producir fruto. Una constante cosecha de frutos es lo que Dios quiere ver en sus hijos. Recordemos que nuestra tarea en esta tierra es traerle gloria: “Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos.” Juan 15:8.

Yo creo personalmente que un futuro exitoso está disponible para todos aquellos que queremos experimentar a Dios en nuestras vidas en una forma auténtica. Que bendición es cuando nuestra petición a Dios se convierte en algo así: “Señor, quiero conocerte. Quiero conocerte realmente. Quiero conocer quién eres en verdad. Haz añicos mi perspectiva actual y muéstrame la realidad de tí” Pienso que Dios bendice la oración de aquel que busca conocerlo.”Padre, diariamente muéstrame la realidad de tu Hijo Jesús. Que al ver quién es El mi vida sea cambiada por lo que me muestras y me ayudes a hacer los ajustes necesarios.”

No quiero terminar este nuevo año en la misma condición que empiezo. No quiero perder las oportunidades de conocer a Jesús más de cerca que Dios me da. Quiero más de El en mi vida. En las mismas palabras de Jesús somos bendecidos cuando queremos más de El: “Al que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene, hasta lo poco que tiene se le quitará.” Mateo 13:12

A veces vivimos acostumbrados al Cristo que conocemos y nos conformamos con poco. Conocer a Cristo no terminó cuando lo aceptamos como nuestro Salvador! Realmente allí empezó! No nos damos cuenta que en El están escondidas las riquezas de Dios. Esas riquezas a las que hemos sido invitados a gozar como hijas de Dios también!

Mi oración por tí y por mí es la misma de Pablo por los Efesios. Efesios 1:18-19: “Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor. Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos, y cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s