Resoluciones, Resoluciones Y Más Resoluciones

La semana pasada mis hijos participaron de una conferencia para estudiantes que se llama Passion 2012 (Pasión 2012). Es una conferencia a la que asistieron más de 45,000 estudiantes de todas partes de los Estados Unidos y otros países. Dios tiene grandes cosas preparadas para esta generación. Gloria a Dios por su mano sobre estos jóvenes.

Al despedir a mis hijos como toda mamá preocupada por el bienestar de sus hijos, le dije a mi hija que llevara una manzana para su hermano puesto que ella no quiso llevar una para ella. Después de unas horas de viaje mi hija me envió un texto diciéndome “Me comí la manzana.”  Me sonreí y pensé: “La mamá siempre tiene la razón” como decimos por allí, ¿verdad? Talvez no siempre me dirá alguna jovencita, pero digamos la mayoría de las veces… tú mamá tiene razón.

Me parece que mi hija estaba determinada a no comerse la manzana cuando salió de la casa. Pero luego en un momento de hambre, no vaciló en comérsela. Creo que a veces nos pasa algo similar. Tenemos muy buenas intenciones en las resoluciones que tomamos para un nuevo año y no me mal entiendan…. No veo nada de malo en esto, me gusta tener metas y hacer resoluciones. Sin embargo, a veces tratamos de abarcar tanto y en lugar de hacer una cosa bien hacemos diez a medias. ¿No te ha pasado así?

Una persona en Facebook dijo que su resolución para este año iba a ser: comer todo lo que pueda, cuando quiera y lo que quiera, no hacer ejercicios, y subir de peso. Terminó diciendo… “Esta si es una resolución que sí podré cumplir.” Me dió risa, pues a veces preferimos hacer resoluciones como estas.

Conozco a una persona que compartía conmigo que mirando a sus metas del año pasado podía ver que algunas cumplió y otras se quedaron a medias. Creo que así nos pasa a todos. Es natural que a veces las circumstancias de la vida no nos permiten cumplir con todas nuestras resoluciones aunque las hicimos con buena intención.

Una resolución que he tomado es que Dios sea lo primero en mi vida este año, que conocerlo a El, ocupe mi tiempo más que cualquier otra cosa en mi vida. Y no hablo de dejar tu trabajo, o tus quehaceres como mamá o esposa, o como mujer. Más hablo de un enfoque a lograr algo que hará que todo lo demás, las demás metas que te propones, se realicen a la luz de lo que Dios te va mostrando El desea para tu vida.

En una conferencia, la maestra estaba estudiando el versículo de Habacuc 3:19. La traducción Amplificada de la Biblia lo traduce así: “El Señor Dios es mi fuerza, mi valor personal, y mi ejército invencible, El hace mis pies como de ciervas y me hace andar [no detenerme en el terror, pero caminar y avanzar [espiritualmente] en mis lugares altos [de la angustia, el sufrimiento, o la responsabilidad]!

En otras palabras Dios hace que mis pies se encaminen a los lugares más altos y sigo caminando aunque ande en medio de la angustia, el sufrimiento o la responsabilidad. Lo que me llamó la atención es que esta persona preguntó a las mujeres en esa conferencia que se pararan si se identificaban con alguna de éstas áreas en sus vidas. Muchas se pusieron de pie cuando se mencionó la angustia, otro grupo se puso de pie para decir que estaban pasando por sufrimiento, pero todo el auditorio se paró cuando se mencionó responsabilidad.

Cuantas de nosotras hemos hecho una lista grandísima llena de responsabilidades para este año. No me tomen a mal, tenemos que ser responsables con nuestros compromisos. Pero hablando de resoluciones para este año, ¿Cómo se ve tu lista? Está llena de responsabilidades que sinceramente a mitad de año talvez, si es que no lo estás experimentando ahorita, te llenarán de ansiedad porque ves que son metas difíciles de lograr.

La Biblia nos dice que cuando conocemos a Dios y hacemos su voluntad, nuestra vida se torna mas fructífera. Dice la Biblia que Jesús dijo: “Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto” Juan 15:8a. Si miramos el contexto de esa vida con mucho frutos nos dice el verso 7a esto: “Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes.” Aquí está la clave hermanas! Si permanecemos en Su palabra vamos a experimentar el mejor logro de nuestras vidas! Vamos a tener un año fructífero! Una vida con frutos.

Una oración constante que tengo delante de Dios es ésta: “Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean de tu agrado, oh SEñOR, mi roca y mi redentor.” Salmos 19:14. Me gusta tener resoluciones, y a veces por razones de salud muchas son necesarias para ciertas personas. Lo que quiero enfatizar hoy es que a veces es mejor vivir un día a la vez. Hay ocasiones en que hacemos resoluciones grandes y luego nos sentimos desanimados cuando no las podemos cumplir. Para la mayoría de nosotras a veces es necesario algo con lo que podemos vivir cada día y así no tener una obsesión sobre eso que nos hemos propuesto.

Algo que me ha ayudado en mi vida diaria es perdirle a Dios que me llene de su Espíritu y que viva através de mi vida en ese día. Le pido que llene los lugares vacíos en mi vida, aquellos sitios que queremos que otras personas llenen, pero que no pueden! porque sólo Dios puede hacer esto. Puedo decirte hermana con certeza que un corazón insatisfecho es una atadura o un accidente que está por suceder. Te lo digo por experiencia propia. Si Dios no llena los vacíos de nuestro corazón vamos a buscar llenarlos con otras cosas que el mundo nos ofrece.

Por esta razón, he aprendido y lo he hecho parte de mi devocional diario, pedirle a Dios que me llene de su Espíritu Santo para poder vivir ese día victoriosa. Y si a mediodía necesito más de El, entonces le pido me recargue un poco más. En Juan  capítulo 3 verso 34b se nos dice que Dios nos dá su Espírtu sin medida: “Pues Dios mismo le da su Espíritu sin restricción” Y su Espíritu nos da poder para enfrentar todas las situaciones que se presentan a diario; dándonos así lo que necesitamos para vivir en victoria.

Oh Señor, dame hoy el pan de cada día. Así es como yo puedo vivir este día. Talvez son logros pequeños, pero queridas hermanas al menos duran. “Sácianos de tu amor por la mañana, y toda nuestra vida cantaremos de alegría.” Salmos 90:14 

Anuncios

Un pensamiento en “Resoluciones, Resoluciones Y Más Resoluciones

  1. Si! gracias por la hermosa meditacion. Hoy puedo regresar a entrar y leer “El Rinconcito de la Paz”. No lo habia podido hacer como antes pero gracias a Dios por esta gran bendicion y ministerio. El ha hecho con mi vida y la de mis hijitos un milagro, protejiendonos a todos y dandonos buena salud y paz en todo momento de angustia o de dificultades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s