Una Jornada Próspera ~ A Prosperous Journey

Hay un banco en una ciudad en Florida que se llama Prosperidad. Me parece un buen nombre para un banco ya que generalmente asociamos prosperidad con dinero, ¿verdad? En realidad la connotación de esta palabra según el diccionario tiene que ver con riquezas en general, el buen estado económico, pero también se define como logros y éxito. Otras palabras que definen prosperidad son: la facilidad, la abundancia, el bienestar, la riqueza, la buena vida, entre otras.

He estado estudiando el libro de Romanos en estas últimas semanas y uno de los versículos me llamó la atención el cual deseo compartir con ustedes hoy. El apóstol Pablo en Romanos 1:10 dice lo siguiente: “rogando que de alguna manera tenga al fin, por la voluntad de Dios, un próspero viaje para ir a vosotros.” (R.V.)

No sé en donde te encuentras al finalizar este año. No sé las situaciones que haz enfrendado tampoco. Talvez la jornada no ha sido fácil para tí como también no lo ha sido para muchos, talvez ha sido difícil y para otros “muy díficil.” Parte de nuestras jornada no siempre son  agradables. Sé muy bien que no es fácil y que la vida nos brinda altos y bajos. Pero una cosa sé, y es que si estamos en el centro de la voluntad de Dios para nuestra vida podemos estar seguros que nuestra jornada será próspera. Pablo reconocía que si sus pasos eran aprobados por Dios, tenía la seguridad de un próspero viaje como acabamos de leer. Pero no me mal entiendan, próspero no en el sentido material, sino como veremos acontinuación. Te pregunto: ¿Estás tú caminando en la voluntad de Dios? ¿Estamos haciendo lo que Dios nos ha dicho?

El otro día escuché una historia que me hizo reflexionar sobre lo que nosotros consideramos prosperidad. En una reunión se cantaba el cántico “Bendito sea el Señor” de Matt Redman (al final lo podrás escuchar). El lugar estaba oscuro y no se podía ver bien a las personas. Había un hombre que con sus manos y su mirada al cielo cantaba a voz en cuello lo siguiente “El dió y El quitó, Bendito sea el Señor.” Immediatamente la persona que estaba al lado de él sintió mirarlo y ver porque este hombre cantaba con tanta devoción. Tratando de ver de cerca la expresión de este hombre, notó que el hombre no tenia dedos y que parte su cara estaba quemada. Sin lugar a dudas la jornada de este hombre ha sido dolorosa. Pero cuando uno se detiene a mirar su adoración a Dios en su rostro, nos damos cuenta que en algún momento su jornada se tornó próspera. Al verlo cantar de esa forma, sólo me puedo imaginar que El escogió mirar a la prosperidad en otra dimensión, ¿no les parece?

Que pasaría si en la situación en que estamos viviendo hoy, dura como es, le pedimos a Dios que nos prospere..”Prospérame Señor!” Si no te gusta donde estás píde, no es estoy en contra de esto ¿por qué no? Pero si Dios dice “No” y esa es su voluntad para tí o para mí en ese momento, entonces podríamos perdirle: “Prosperame Señor en esta situación” “Prospera a los que están a mi alrededor” Haz que haya algún fruto de esta situación. Estamos hablando de otra clase de prosperidad. Algo mucho mayor que cualquier prosperidad material que podamos experimentar. Hablamos de prosperidad espritiual! Una prosperidad que en medio de la prueba y el dolor nos lleva a conocer a Dios más intimamente y a experimentar cosas de El que no lo podríamos experimentar sin haber pasado por esa situación difícil.

Cómo es que alguién que ha sufrido semejante tragedia puede decir “Bendito sea el Señor” me pregunto hoy. Talvez muchos de nosotros no podemos comprenderlo porque no lo hemos experimentado. Pero hay otras cosas que si hemos experimentado, situaciones tan dificiles como estas  o talvez otras no tan extremas, pero que han sido duras de todas maneras. Dios nos ha dado su gracia de acuerdo a cada necesidad. El no nos da más alla de lo que podemos soportar hermanas, así nos dice Su Palabra en 1 Corintios 10:13: “Ustedes no han pasado por ninguna prueba que no sea humanamente soportable. Y pueden ustedes confiar en Dios, que no los dejará sufrir pruebas más duras de lo que pueden soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios les dará también la manera de salir de ella, para que puedan soportarla.”

Siempre me quedo sorprendida de la bondad de Jesús hacía sus discípulos y cómo estaba al tanto de sus necesidades. Recuerdan cuando después de haberlos enviado a predicar a otros pueblos cercanos cuando regresaron en el capítulo 6 de Marcos leemos lo que hizo Jesús con ellos: “Entonces Jesús les dijo: «Vayamos solos a un lugar tranquilo para descansar un rato». Lo dijo porque había tanta gente que iba y venía que Jesús y sus apóstoles no tenían tiempo ni para comer.”

 Jesús tenía muy presente que sus discípulos necesitaban descanso también. El no es un Dios con una agenda de lecciones para aprender sin brindarnos descanso. Después de que ellos cumplieron con su voluntad en lo que El les mandó a hacer, El mismo los invitó a un descanso y a una comida juntos. Esta es la forma tierna de Dios de tratar con sus hijos. El sabe que nuestra tarea es dura, que en esta vida encontraremos momentos no sólo de alegría sino también de tristeza, no sólo cosas fáciles de enfrentar sino también difíciles. Y al final de la jornada El se hace presente ofreciéndonos un merecido descanso y a disfrutar una comida con El.

¿Cómo ha sido tu jornada este año hermana? ¿Estás cansada? ¿Preocupada? ¿Con temores? ¿Con tristeza y con dolor? El Señor te extiende una invitación hoy a tomar un descanso y a deleitarte de Su presencia. Talvez las cosas no se esfumen ni cambien por algún tiempo, pero Dios nos brinda Su Presencia para continuar la jornada. Pablo mismo nos dijo esto en 2 Corintios 12:9: “Cada vez él me dijo: «Mi gracia es todo lo que necesitas; mi poder actúa mejor en la debilidad». Así que ahora me alegra jactarme de mis debilidades, para que el poder de Cristo pueda actuar a través de mí.” No midamos la prosperidad por las cosas materiales que el mundo nos brinda o logremos; pero miremos a la prosperidad en este nuevo año por los logros que tengamos en Cristo Jesús. Que la cercanía a El en medio de nuestra vida diaria, sea cual sea la situación vuelvan nuestros ojos a Su maravillosa compañía. No cambio por nada ni nadie el contar con Jesús mientras camino las situaciones de esta  vida! Es mi oración que tú puedas descubrir esta realidad diaria en el nuevo año.

Recuerda querida hermana que somos recipientes de la gracia de Dios en nuestras vidas. Que a Dios le ha placido derramar esa gracia, no un poquito, ni con mesquindad sino como nos dice Juan 1:16: “De su abundancia, todos hemos recibido una bendición inmerecida tras otra.” La idea aquí en este verso es como las olas del mar que nunca paran! Vienen una tras otra. Así nos bendice Dios, una tras otra vez! Alabemos Su Nombre por su amor inagotable.

Quiero dejar con ustedes el cántico en video “Bendito El Señor” de Matt Redman para que lo escuchen. Está disponible aquí en Inglés y Español (Blessed Be The Name ~ Matt Redman)

Es una bendición recibir tus comentarios de cómo Dios está obrando en tu vida. Si tienes alguna petición de oración no dejes de compartirla con nosotros a elrinconcitodelapaz@yahoo.com o aquí en este enlace: ¿Necesitas Oración?

Bendito el Señor ~ Matt Redman

Blessed Be The Name ~ Matt Redman 

Anuncios

Un pensamiento en “Una Jornada Próspera ~ A Prosperous Journey

  1. EXCELENTE REFLEXIÓN, NOS DESENFOCAMOS EN LO RELACIONADO A LA PROSPERIDAD VERDADERA.
    GRACIAS AL RINCOCITO DE LA PAZ POR DEJARSE USAR POR DIOS Y SER DE BENDICION A MUCHAS FAMILIAS. ESTE AÑO SERÁ PROSPERO PARA MI Y MI FAMILIA, PORQUE DEPENDERE DE JESÚS, MIENTRAS CAMINO ESTA NUEVA JORNADA QUE VIENE PARA MI.

    PARA TODOS LO QUE SE DEJAN USAR EN ESTE EQUIPO DE TRABAJO DECLARO SOBRE SUS VIDAS:

    ¡Cobren ánimo y ármense de valor! No se asusten ni se acobarden ante el rey de Asiria y su numeroso ejército, porque nosotros contamos con alguien que es más poderoso.8 Él se apoya en la fuerza *humana, mientras que nosotros contamos con el Señor nuestro Dios, quien nos brinda su ayuda y pelea nuestras batallas.» Al oír las palabras de Ezequías, rey de Judá, el pueblo se tranquilizó.
    2 DE CRONICAS 32:7-8
    CON APRECIO ELISA ROSA GUZMAN RUIZ
    SINCELEJO – SUCRE COLOMBIA.
    IGLESIA GENESARET – AIEC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s