El Gran “Yo Soy” Quiere Redimir Tu “Yo Era”

En un partido de fútbol que mi hijo arbitraba para niñas de cinco años de edad, hubo una niñita que no quería perder. A mitad del partido viendo que su equipo estaba perdiendo le dice a mi hijo, quién era el árbitro,… “¿Podemos empezar de nuevo?”

A muchas de nosotras nos gustaría empezar de nuevo, ¿verdad? Algunas por razones que nunca hemos revelado a nadie. Otras porque cometimos errores de los que preferimos no hablar. A otras porque quisiéramos otra oportunidad de tomar una mejor decisión esta vez. Talvez te causaron un daño cuando eras pequeña que te causó mucho dolor. A lo mejor el daño fue causado en tu juventud o adolescencia, o aún más en tu vida adulta. Cómo quisiéramos decirle a Dios como esa niña del juego de fútbol: “¿Podemos empezar de nuevo?”

Una hermosa noticia que tengo para tí hoy es que Dios está muy bien enterado de cada detalle de lo que has vivido. A Dios no se le ha pasado por alto nada! El mismo nos formó allí en el vientre de nuestra madre nos dice Salmos 139. Es más El conoce cada uno de nuestros días, lo que hacemos y no hacemos, todo absolutamente todo El lo sabe!

Quiero que leamos lo que nos dice Apocalipsis 1:7-8: “Miren que viene en las nubes! Y todos lo verán con sus propios ojos, incluso quienes lo traspasaron; y por él harán lamentación todos los pueblos de la tierra. ¡Así será! Amén. Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios—, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.”

La primera letra del alfabeto griego se llama Alfa, y la última letra se llama Omega. Hoy quiero que sepas que Dios es tú Alfa y tú Omega y todo aquello que está entre esas dos letras, de la A a la Z. En Filipenses 1:6 se nos dice esto: “Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús.” Sí! El que comenzó la obra en tí, la perfeccionará! Y esto no termina con la muerte sino hasta la misma aparición de nuestro Salvador, hasta el día de Cristo. Jesucristo siempre completa lo que empieza, El es Alfa y Omega. Lo que Dios está haciendo en tu vida es bueno y lo va a terminar! Así nos afirma el Salmo 138:8: “¡El Señor llevará a feliz término su acción en mi favor!”

No se a tí pero a mí esto me llena de alegría y esperanza. Dios no deja nada incompleto. Debes saber también que tu Omega no termina con tu muerte. Dice la Biblia que El cumplirá su propósito hasta el día de Cristo Jesús, esto es la venida de Cristo. Dios cumplirá aquello que me concierne dice el Salmo 138:8, lo que me preocupa, o está constantemente en mi mente. Nuestras oraciones están delante de Dios, no han pasado desapercibidas. Puedo descansar y depositar todo en sus manos porque El cumplirá lo que me concierne aún más allá de nuestra propia muerte. Que alivio ¿no creen?

¿Quién necesita saber entonces que si Dios tiene control sobre tu futuro, aún más allá de nuestra existencia, El tiene también control sobre lo que hemos vivido o estamos viviendo. Alguién quiere decir Amen a esto! Jesucristo es el Alfa y el Omega, el principio y el fin como leímos. Si estás en esta tierrra es porque Dios tiene un propósito con tu vida y El quiere cumplirlo, si sólo nos sometemos a El… El lo hará!

Aprendí algo que me bendice enormemente y quiero compartirlo contigo hoy.  Juan recibió la revelación del libro de Apocalipsis y fue escrito en griego. Vimos que la primera letra en el griego se llama Alfa, y la última Omega. Algo que no debemos olvidar es que Juan era hebreo y no griego. Para él esta definición de Jesucristo como el Alpha y Omega en el hebreo correspondía a la palabra E-M-E-T que significa Verdadero, Fiel. Si lees el verso de Apocalipsis 1:4 y 8, podrás notar que dice “el que es y que era y que ha de venir.”

La palabra Emet está compuesta por tres letras del alfabeto hebreo: Aleph, Mem y Tav. En este orden, Aleph es la primera letra del alfabeto hebreo, Mem es la letra que está en la mitad del alfabeto hebreo y Tav… adivinen… Sí! es la última letra del alfabeto hebreo! En el mundo rabino Emet es considerado como el “sello de Dios,” significando que Dios es Verdad. Jesús, el Mesías, es el Dios Todopoderoso como leímos en Apocalipsis 1. Esto mismo lo vemos confirmado en el Antiguo Testamento donde se nos dice que Dios es el primero y el último. Isaias 41:4: “Yo, el Señor, soy el primero,  y seré el mismo hasta el fin.”  Otra referencia es Isaias 48:12. El es el principio, el fin y todo lo que está en medio! Alguién por favor… diga Amen! Nuestro Dios tiene el control del presente, pasado y futuro en nuestras vidas. El  Señor Todoporoso es Señor de nuestro “es”, “era”, y “ha de venir”. ¿Quiero preguntarte hoy, como va tu “es”?

Escuche a una maestra de la Biblia decir esto que me hizo meditar en mi propio “es”. Ella decía que una de las razones por las que no podemos gozar nuestro “es” o presente, y vivimos en un estado de subsistencia, o en un nivel mediocre, o sea menos de lo que Dios quiere que gocemos o ha planeado para nosotros; es porque nuestro “era” y nuestro “ha de venir” nos están privando de gozar enteramente de nuestro “es”.

El pasado o “era” tiene la misma capacidad de distracción que nuestro “ha de venir” o futuro. Muchas veces nos preocupamos continuamente  por algo que aún ni siquiera ha pasado! Otras veces no podemos gozar el presente porque no podemos reconciliar nuestro pasado y estamos llenos de reproches y lamentos sobre nuestro “era.” En el capítulo 8 de Juan los versos 53-59 Jesús nos dice algo muy importante. Los fariseos estaban cuestionándolo acerca de su identidad y podemos leer la conversación en los versos del 53-57. En el verso 58 Jesús les dice esto: “Ciertamente les aseguro que, antes de que Abraham naciera, ¡yo soy!” La versión reina Valera dice: “Antes que Abraham fuese, yo soy. “  En otras palabras cuando Abraham “era”… “Yo Soy”. El es!, siempre ha sido. Escuchen bien hermanas… Cuando Abraham era, nuestro Dios el Todopoderoso, “El es” Esto quiere decir que tu Dios sigue siendo “Yo Soy” en tu “Yo Era” también! Y me dirán ¿porqué esto es importante para mí? Sigue leyendo…

En realidad no podemos regresar y hacer las cosas de nuevo, pero Jesús nos dice mientras tú tienes un presente o un “es”, Yo Soy el Dios de tu pasado y tu pasado no quedará incompleto. Yo lo puedo redimir o reparar para mi gloria, si le permitimos hacerlo! Fijense lo que el diccionario dice sobre redimir y reparar. Redimir significa: recuperar la propiedad pagando una suma específica, cancelar, cumplir con una promesa, rescatar, salvar de un estado de pecado y sus consecuencias, restaurar el honor, valor y reputación. Reparar significa: restablecer a una condición sólida después de los daños o lesiones; arreglar, renovar, revitalizar. Esto es lo que Dios quiere hacer con nuestro pasado! Lo que el enemigo planeó para nuestra destrucción Dios lo quiere encaminar para bien. No quiero ser insencible frente a cosas dolorosas que hemos vivido, yo las he vivido también. Pero si hay algo que he aprendido de Dios es que El es tierno para consolarnos en esa área de dolor, y sacarnos de la condición en la que hemos quedado para renovar, sanar los daños y lesiones que el pecado nos causó. Tienes un Dios amoroso hermana!

Hermanas queridas, Dios nos perdona por todo lo malo que hemos hecho cuando pedimos perdón. El pecado deja secuelas y heridas que Dios quiere sanar. A medida que El empieza a obrar en nuestras vidas, Dios comenzará a mostrarnos áreas que El tiene que reparar para poder ser utilizadas para Su gloria.

No es cuestión de decir una oración o tener remordimientos por lo que hicimos, eso no es arrepentimiento. El someternos a la sanidad divina en donde nuestro Gran Yo Soy empieza su obra de liberación, requiere de nuestra participación confesando nuestros pecados para recibir su perdón. Mira lo que dice Salmos 32:2-3: “Dichoso aquel a quien el Señor no toma en cuenta su maldad y en cuyo espíritu no hay engaño. Mientras guardé silencio, mis huesos se fueron consumiendo por mi gemir de todo el día.”

Cuando dejamos que Dios redimir nuestro pasado tenemos que venir a El dispuestas a darle la autoridad que debe tener en nuestras vidas para mostrarnos todo lo que debe salir de nuestros corazones! Como vimos antes Dios no hace nada a medias, El cumplirá su propósito en mí nos dice David. Pero tú puedes ser el mayor impedimento para lograr esto. Dios quiere que vengamos a El y confesemos nuestras ofensas para ser sanados. Salmos 32:5 dice: “Pero te confesé mi pecado, y no te oculté mi maldad. Me dije: Voy a confesar mis transgresiones al Señor, y tú perdonaste mi maldad y mi pecado.”

Leí en un libro que la autora decía que ella no practica esto: “Señor perdóname por todos mis pecados”. Ella dice que no encuentra arrepentimiento bíblico en esto. La confesión consiste en nombrar el pecado, reconocerlo y arrepentirnos. Ella añade que le gusta dialogar con Dios sobre el porque ese pecado no va de acuerdo con su Palabra. Esta clase de arrepentimiento es la que empieza a producir cambios muy dentro de nuestra alma. Hechos 3:19 dice: “Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor.” Dios nos salvó y nos redimió y hemos sido perdonados. Si vivimos en este mundo estamos propensos a pecar. La confesión diaria de nuestros pecados es refrigerio para el alma. Después de arrepentirnos salimos limpias. Listas para ser llenas y caminar en el Espíritu de Dios. El Señor me recordó lo que dice su Palabra en 2 Corintios 5:17 que nos asegura que cuando Dios toma control de nuestras vidas, y restaura nuestro pasado todo lo viejo es reemplazado por lo nuevo que proviene de El. Leamos: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!”

Matthew Henry un comentarista, dice esto sobre el verso anteriror: “Y tan grande es el cambio que la gracia de Dios hace en el alma, que, lo que sigue es esto, las cosas viejas pasaron, pensamientos antiguos, viejos principios, y las viejas prácticas, han pasado ya, y todas estas cosas son hechas nuevas. Ten en cuenta, que la gracia regeneradora crea un nuevo mundo en el alma, todo es nuevo. El hombre renovado actúa con nuevos principios, nuevas reglas, con nuevos fines, y con nueva compañía.” Esto es lo que nuestro Gran “Yo Soy”quiere hacer en tu “Yo Era”. Un renovación total que El utilizará para su gloria.

Dios quiere redimir y reparar nuestro “Yo era.” El quiere hacer esto por nosotras, lo hizo por mí, y también lo quiere hacer por tí! El desea usar nuestro pasado para su gloria, para restaurar la antigua manera de vivir con la nueva, donde hubo orgullo ahora humildad, donde hubo engaño ahora verdad, donde hubo rencor ahora perdón, donde hubo odio ahora amor y mucho más. Todo esto para dar esperanza a otros y para utilizar cada logro en tu vida para Su gloria.

Juan nos mostró a Jesús, Dios Todopoderoso en Apocalipsis 1. Este mismo Dios que es, era y ha de venir, nos dice a tí y a mí: Quiero redimir tu pasado, tu “Yo Era.” y hacer de tí una nueva criatura. Yo lo voy a usar para mi gloria porque yo pagué por tu pasado con mi sangre!

No se si esto te bendice a tí pero para mí esto ha sido algo que me libera para gozar el presente en el que Dios me tiene hoy. Habiéndole pedido perdón por mis pecados, y permitiéndole que me muestre mis faltas y errores, abandonando mis fracasos del pasado, y depositando en El toda ansiedad sobre mi futuro, puedo descansar en el presente sabiendo que mi Dios Todopoderoso, es grande para redimir, todo lo que me concierne, esto es mi “yo era”, mi “yo soy” y lo que “ha de venir” para su gloria.

Nos encanta recibir tus comentarios de cómo Dios está obrando en tu vida. Si tienes alguna petición de oración no dejes de compartirla con nosotros a elrinconcitodelapaz@yahoo.com o aquí en este enlace: ¿Necesitas Oración?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s