La Pieza Del Rompecabezas…Quién La Encontrará?

Puedo asegurar que no te gusta perder una pieza del rompecabezas favorito que tienes. Llaménme rara pero no puedo soportar que una pieza se pierda. Cuando voy de compras a algún lugar donde venden rompecabezas que han sido usados, lo primero que hago es contar las piezas, y nunca compro uno donde las piezas no se pueden contar, esos son los que tienen mas 100 piezas. Me pasaría todo el día contando. Cuando una pieza está perdida el rompecabezas no es el mismo, verdad?

En uno de mis devocionales el Señor me mostró algo através de una ilustración. Una mujer había encontrado una pieza de un rompecabezas en su jardín. Le pareció un poco raro encontrarla alli enterrada, la puso en su portal y la dejó allí pues no sabía que hacer con ella. Luego le comentó sobre esto a la maestra de su estudio bíblico, porsupuesto esta maestra le dijo que necesitaba esa pieza para usarla como ilustración de la conclusión de un charla que tenía pendiente. La maestra le dijo a su amiga “Necesito esa pieza, tráemela”. La muchacha fue al sitio donde la dejó y ya no estaba. Regresó a la maestra y le dijo que no la encontró. La maestra volvió a decirle “Búscala, la necesito”. Buscaron en todos lados, y alguién la había tirado en la basura. Luego de encontrarla, ya se pueden imaginar el olor que tenía y lo arruinada que estaba la pieza del rompecabezas. La mujer que la encontró le dijo a la maestra: “Quiero que sepas que todo el  cuerpo de Cristo tuvo que unirse para encontrar a esta pieza”

Creo que Dios quisó que me detuviera a meditar en esta última expresión: “Que todo el  cuerpo de Cristo tuvo que unirse para encontrar a esta pieza.” Si hay algo que todos necesitamos en este mundo es que alguién se preocupe por nosotros, o esté pendiente de nosotros, en otras palabras que le importemos a alguién. No me digan que no porque muchos de ustedes tienen su página de Facebook y Twitter porque quieren que otros sepan de ustedes, de lo que hacen, etc. Esto no es nada fuera de lo natural. Es más, Dios nos creó para que nuestra vida cuente para algo! Por esto tenemos en nuestro interior el deseo de sentir que nuestra vida sirve para algo, que le importamos a alguién.

Para las personas que vivien heridas por lo dolores que la iglesia, hermanos en la fe, han producido en sus vidas es dificil aceptar lo que acabo de decir. Generalmente pensamos “me basta con importarle a Dios”, pero eso no es del todo cierto. Dios nos ha hecho para disfrutar de buena compañía junto con nuestros hermanos en la fe. 2 Timoteo 2:22b nos dice: “Disfruta del compañerismo de los que invocan al Señor con un corazón puro.”

Sé en carne propia lo que es vivir protegiéndose de ser herida otra vez, lo cual resutla en separación del cuerpo de Cristo. La Biblia nos dice que nos necesitamos unos a otros. Dios no nos hizo para vivir solos sino para que disfrutemos de la companía de otros, de aquellos que también están buscando a Dios con corazón puro. El apóstol Pablo también sufrió el abandono de sus compañeros como vemos en el 2 Timoteo 4:9-11: “Timoteo, por favor ven lo más pronto posible. Demas me abandonó porque ama las cosas de esta vida y se fue a Tesalónica. Crescente se fue a Galacia, y Tito a Dalmacia.  Sólo Lucas está conmigo.” Aún cuando unos lo habían abandonado, el deseaba la companía de otros. Dios nos ha hecho para disfrutar de buena companía!

Habiendo tenido muchos años en el ministerio sirviendo al Señor he experimentado el dolor que se siente cuando otros, hermanos en la fe, nos menosprecian o descartan como si fueramos “platos descartables”. Lo he vivido y sé lo doloroso que esto es. Talvez te ha sucedido a tí. Creo que esa expresión que compartí al principio“que todo el  cuerpo de Cristo tuvo que unirse para encontrar a esta pieza” habla a dos grupos de personas. El primero: A nosotros los que nos sentimos o alguna vez nos hemos sentido como esa pieza del rompecabezas, enterrada en el jardín, pisoteada, deseando que alguién note que estamos allí. Es más como nos gustaría que el cuerpo de Cristo nos buque, ser encontrada y reunida con los demás.

El segundo habla sobre la responsabilidad que cada uno de nosotros como miembros del cuerpo de Cristo tenemos de buscar a aquellas piezas que por alguna razón no están entre nosotros y le hacen falta al cuerpo de Cristo. La Biblia nos dice que somos miembros los unos de los otros y que las partes del cuerpo son importantes y se necesitan unas a otras. Fíjense lo que dice 1 Corintios 12:22: “De hecho, algunas partes del cuerpo que parecieran las más débiles y menos importantes, en realidad, son las más necesarias.”  Los siguientes versos continúan diciéndonos que esas piezas que nosotros consideramos menos importantes, son las que más debemos cuidar! Leamos también el verso 25: “Esto hace que haya armonía entre los miembros a fin de que los miembros se preocupen los unos por los otros.” Dios nos ha llamado a velar por el bienestar de otros también!

Si hay algo que mueve el corazón del Señor es que los hermanos vivan en comunión. El Salmo 133:1 dice: “¡Qué maravilloso y agradable es cuando los hermanos conviven en armonía!” Jesús en su oración en el capítulo 17 de Juan, nos muestra su corazón en cuanto a la unión que desea ver en Su cuerpo. Quiero compartir esa oración porque sus palabras hablarán mucho más claro que lo que pueda escribir aquí:
9 »Mi oración no es por el mundo, sino por los que me has dado, porque te pertenecen. 10 Todos los que son míos te pertenecen, y me los has dado, para que me den gloria. 11 Ahora me voy del mundo; ellos se quedan en este mundo, pero yo voy a ti. Padre santo, tú me has dado tu nombre; ahora protégelos con el poder de tu nombre para que estén unidos como lo estamos nosotros. 12 Durante el tiempo que estuve aquí, los protegí con el poder del nombre que me diste. Los cuidé para que ni uno solo se perdiera..”  20 »No te pido sólo por estos discípulos, sino también por todos los que creerán en mí por el mensaje de ellos. 21 Te pido que todos sean uno, así como tú y yo somos uno, es decir, como tú estás en mí, Padre, y yo estoy en ti. Y que ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.”

Más claro no podemos pedir que Jesús nos muestre su corazón en cuanto a la unión entre aquellos que nos llamamos sus seguidores! Esto me provoca decir “Sí Señor eso también quiero yo” Habiendo visto el corazón de Jesús en cuanto a la unidad que desea en el cuerpo de Cristo, te pregunto: Hay alguién tu vida que necesita que la busques? Hay alguna persona que está enterreda como esa pieza del rompecabezas y a la que tú necesitas encontrar y sacarla. Talvez necesita no solo a tí sino a un grupo, a todo el cuerpo de Cristo para encontrarla! Oh que el mismo Señor nos dé Su corazón para acudir a la búsqueda de aquella hermana o hermano que se siente aislado. Y a tí que te sientes rechazada, aislada, pensando que no vales nada para los demás, déjame decirte hermana que esa es una mentira de Satanás. Las mentiras del diablo son para destrucción. Tú necesitas a otros en  tu vida para poder cumplir con el propósito de Dios para tí. Dios no te ha llamado a vivir una vida solitaria. Dios ha puesto hermanos y hermanas a tu alrededor, imperfectos y con faltas no lo dudo, pero con un corazón que busca agradar a Dios. Ellos son de los que habla Timoteo “invocan a Dios con un corazón puro”, disfruta de ese compañerismo!. Cuando ellos te busquen, no los rechaces, acepta su invitación como una invitación de parte de Dios.

Quiero dejarlas con un versículo que habla a las dos grupos de los que hemos hablado hoy y es este: “Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y buenas acciones. Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca. “Hebreos 10:24-25

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s