El Señor Me Despierta Cada Mañana Para Qué?

En mis devocionales diarios he estado estudiando el mensaje a las siete iglesias de Apocalipsis.  La riqueza de la Palabra de Dios es infinita y tenemos bastante por aprender. Cuando creemos que ya sabemos “mucho” es cuando El nos muestra que nos falta bastante por aprender.

Hoy quiero compartir algo que aprendí sobre el estudio que he estado haciendo de las siete iglesias, reflexionando en lo que nos dice Apocalipsis 2:7a: “Todo el que tenga oídos para oír debe escuchar al Espíritu y entender lo que él dice a las iglesias.” El hecho de que Dios incluyera este mensaje a las siete iglesias en las Escrituras nos dice que El tiene algo que decirnos también a nosotros. Por muchas generaciones algunos comentaristas han dicho que el mensaje a las siete iglesias en Apocalipsis 2 y 3 es simbólico. Lo que si sabemos con certeza es que en el tiempo de Juan habían creyentes en Cristo en diferentes iglesias. La presentación del mensaje a las siete iglesias está hecho en forma geográfica. Todas las siete ciudades estaban situadas en Asia Menor, y su orden en la Escritura nos indica que si una persona hubiera empezado su viaje en Efeso hubiera seguido la ruta de las otras seis iglesias a fin de visitarlas a todas en ese orden.

Un poquito de historia no le hace daño a nadie, no creen? Es más para comprender estos mensajes, debemos adherirnos al contexto de la historia de estas iglesias, aprenderemos mucho sobre esto en las próxmas semanas. Es más conociendo datos históricos que se relacionan con lo que Jesús estaba diciendo ampliará nuestro entendimiento sobre el mensaje a cada iglesia. La invitación de nuestro Señor Jesús en el verso 7 de Apocalipsis 2 nos hace ver la importancia que este mensaje tenía para otros.

Yo también me incluyo y les digo que tengo un oído y muy listo a escuchar lo que  Dios quiere decirme cada día. La razón por la que estudiamos este mensaje es muy simple y obvia. Los que somos parte de la iglesia de Cristo hoy tenemos mucho que aprender de los logros, fracasos, victorias y fallas de las primeras iglesias. Nuestras generaciones son distintas hoy día, pero la consistencia de la Biblia, el mensaje de la Palabra de Dios, es el mismo. En verdad Jesús no quería solamente hablar a aquellos que tenían un oído en su cabeza, sino más bien a todos lo que querían escuchar y responder! Aquí está la diferencia hermanas.

En Isaías 50:4-5 Dios nos dice esto: “Mañana tras mañana me despierta y me abre el entendimiento a su voluntad. El SEñOR Soberano me habló, y yo lo escuché; no me he rebelado, ni me he alejado.” Que esta sea nuestra respuesta, que cuando el Señor nos despierte cada mañana tengamos un oído atento a escuchar sus instrucciones para nuestras vidas. Que nada tome la prioridad en el día sino escuchar su voz para encaminarnos a hacer su  voluntad. Me encanta leer que El mismo nos abre el entendiemiento para que podamos ver su voluntad! Si queremos ser utilizadas en las manos de Dios debemos dar prioridad a sentarnos ante su Presencia para que El nos hable. Que Dios no nos encuentre tan ocupadas con otras cosas que no tenemos tiempo para invertirlo en conocer más de El y lo que El quiere para nuestras vidas. Es en Su Palabra donde vamos a encontrar sabiduría para nuestra propia consolación y así también para poder consolar a otros! Hermanas, que al final del día podamos decir como dice el verso 5: “El SEñOR Soberano me habló, y yo lo escuché; no me he rebelado, ni me he alejado.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s