Las Nubes No Son Señales De Su Ausencia

En Julio 7 de este año 2011 se reportó una nube de polvo descrita por El Servicio Meteorológico Nacional como “muy grande e histórica”.

Se cuenta que esta nube pasó por Phoenix a lo largo de 50 millas dejando muy poca visibilidad para los habitantes de ésa área. Unos optaron por seguir con sus actividades mientras esperaban que la nube pasara.

No puedo dejar de comparar este incidente como a lo que nos pasa a nosotros de vez en cuando. Es como cuando no se puede ver exactamente lo que está por delante porque una nube de incertidumbre o de oscuridad está pasando por nuestras vidas.

¿Qué les parece lo que la gente hizo? Las noticias nos dicen que ellos escogieron continuar con sus actividades mientras la nube pasaba. Unos seguían caminando en contra del fuerte viento y con poca visibilidad, otros optaron por sentarse y disfrutar su café en Starbucks.

En Apocalipsis 1:4-11 se nos relata el principio de la revelación de Dios a Juan. En el verso 9 Juan se identifica así: “Yo, Juan, soy hermano de ustedes, y su compañero en el sufrimiento, en el reino de Dios y en la paciente perseverancia a la que Jesús nos llama. Me exiliaron a la isla de Patmos por predicar la palabra de Dios y por mi testimonio acerca de Jesús.”

Estamos seguras que el apóstol Juan no puso “Ir a Patmos” en su itinerario personal. Me pregunto: ¿Qué habrá sentido cuando lo enviaron a esa isla? Un lugar donde lo habían llevado para permanecer el resto de sus días. Ese lugar donde el trabajo era muy duro y donde estaban expuestos a los elementos, adonde llevaban a los prisioners con el propósito de aislarlos. No creo que Juan se emocionó diciendo “Por fin… un tiempo sin bulla y problemas!” ¡que maravilla! ahora si puedo escribir otro libro.  Lo que Juan menos esperaba es la revelación del mismo Jesús en esa isla.

La palabra griega “apokalupsis” traducida Apocalipsis en nuestro idioma, significa revelación, poner al descubierto. El gran privilegio de Juan lo estaba esperando en Patmos, la revelación de nuestro Señor Jesucristo no solo en visiones sino en su completa autoridad. Imaginémonos al apóstol Juan ya de edad, canoso, frágil, expuesto a esta vida dura sin tener una cama donde descansar al final del día. A lo mejor, nunca se imaginó encontrarse con Jesús como lo hizo en esa isla.

Me pregunto y te pregunto: ¿Cuántos testimonios tenemos que escuchar antes de aceptar que a veces los lugares y los tiempos por los que menos esperamos a Jesús, es cuando lo encontramos más? Y curiosamente, a veces los lugares en los que esperaramos encontrarlo más, lo encontramos menos.

En un libro que leía de Beth Moore ella dice esto: “En la Biblia, las nubes siempre están asociadas con Dios. Las nubes son las penas, el sufrimiento, o circunstancias providenciales, dentro o fuera de nuestras vidas personales, que en realidad parecen contradecir la soberanía de Dios. Sin embargo, es a través de estas mismas nubes que el Espíritu de Dios nos enseña a caminar por la fe. Si nunca hubieran nubes en nuestras vidas, no tendríamos ninguna fe.” (Beth Moore).

En el libro de Oswald Chambers titulado “En Pos De Lo Supremo”, el autor escribe esto: “Las nubes son el polvo de sus pies” (Nahum 1:3). Se trata de una señal de que Dios está allí. A través de cada nube que trae a nuestro camino, Él quiere desprender algo. Su propósito en el uso de la nube es simplificar nuestras creencias hasta que nuestra relación con Él es exactamente igual a la de un niño, una relación simple entre Dios y nuestras propias almas, y donde otras personas no son más que sombras, hasta que podamos estar cara a cara con la más profunda y más oscura realidad de nuestra vida sin dañar nuestro punto de vista del carácter de Dios, puedo decir que aún no lo conozco”.

Dios tiene mucho que revelarnos de sí mismo en nuestras vidas mientras pasamos por nubes. En cuantas ocasiones me han pasado y talvez a tí también, que las circumstancias por las que pasamos dictan a nuestra mente y corazón cosas que contradicen el carácter de nuestro Buen Padre.

Las nubes, la oscuridad, la poca visibilidad de lo que estoy viviendo hoy no es una señal que El está ausente. ¡No lo es! Dios me recordó que cuando pasamos por nubes de oscuridad es alli donde El quiere darse a conocer en nuestra realidad. El no está interesado en darte aquello que quieres o piensas que necesitas para sentirte mejor. El quiere darse a sí mismo, revelarse en tu vida como el único que suple la necesidad interna que tienes, la del corazón. Para El no es dificil darte eso que estás pidiendo, pero El está más interesado en que lo conozcas a El en medio de esta situacion.

Si Dios ha permitido esa necesidad en tu vida, no es para lucirse contestando a tu petición. Dios no necesita nuestros alagos, El se siente muy bien. Lo que El quiere es satisfacer la necesidad más grande que tenemos, la de nuestros corazones. Y esa satisfacción viene con una íntima relación con El.

Me pregunto si el apóstol Juan mirando a sus circumstancias pensó si alguna vez saldría de esa isla. O quizá pensó lo que  podría hacer mientras estaba allí. ¿Acaso se relajaría en su relación con Dios y descuidaría su devoción a El? Despues de todo ningún hermano de su iglesia lo estaba viendo. ¿Se acostaría y moriría? O a lo mejor, Juan amaría a su Dios más que nunca y lo buscaría con todo su corazón aún en medio de las rocas y las nubes.

Lo que hizo lo podemos ver en Apocalipsis 1:10: “Era el día del Señor, y yo estaba adorando en el Espíritu…” La revelación mas grande de Dios se manifestó y vino cuando Juan estaba en el Espiritu en comunión con Dios. El Alfa y el Omega, el principio y el fin. La primera y la última palabra de cada vida, de cada tribulación, nube, y exilio. Si buscáramos a Dios en medio de nuestras nubes y circumstancias El se revelará en su esplendor y nos dirá aquello que quiere que conozcamos de El. No dejemos pasar la oportunidad de conocerlo mejor en medio de esa nube.

El Salmo 46:1-3 nos dice lo siguiente:
1 Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza,
siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad.
2 Por lo tanto, no temeremos cuando vengan terremotos
y las montañas se derrumben en el mar.
3 ¡Que rujan los océanos y hagan espuma!
¡Que tiemblen las montañas mientras suben las aguas!

Que Dios nos ayude a mantener nuestra perspectiva en El y no en la situación por la que estamos pasando. Que en medio de esa nube podamos tener al Espíritu Santo de Dios dándonos la visibilidad de su propósito para nuestras vidas al estar pasando por esa situación. Cuando hayamos dejado lugar al Espíritu de Dios revelar la verdad que El nos quiere enseñar, entonces veremos cumplir en nosotros lo que dice Isaías 32:15-16: “Hasta que al fin se derrame el Espíritu sobre nosotros desde el cielo. Entonces el desierto se convertirá en campo fértil, y el campo fértil dará cosechas abundantes”.

Hoy me desperté con un cántico en mi boca que quiero compartir. Que Dios las bendiga al escucharlo como me bedijo a mí. Nada Sé Sobre Del Futuro

 Descarga GRATIS del “Devocional Diario En Mi Corazón”

enmicorazoncoverdevocional

Regístrate para recibir GRATIS:
“Devocional Diario En Mi Corazón”
Te notificaremos cuando las inscripciones para el Proyecto LEMA estén abiertas.
.

 

 

 

 

Visita NoemiGreer.com para adquirir recursos para tu crecimiento espiritual.

1ERPNoemiLlena este formulario: Invita Noemí.
¡Separa tu fecha hoy!

Anuncios

3 pensamientos en “Las Nubes No Son Señales De Su Ausencia

  1. Bendecida Noemi! Estoy intentando entrar a la leccion #4 de Ester una mujer con propósito y me dicf que no encuentra la página. Es pero pueda ayudarme ya que me interesa sobremanera, estoy muy entudiasmada con el estudio!

    • Hola Sonia: Estamos trabajando en el Proyecto LEMA para poder proveer todas las lecciones de los estudios bíblicos que tenemos hasta el momento y los estudios que haremos este año. Cada lección del estudio es semanal. Estamos planeando lanzar la cuarta lección de Ester y las demás a fines de este mes o la primera semana de Febrero. Mientras tanto, puedes hacer las tareas. Tenemos otras primeras lecciones de otros estudios que también puedes hacer por ahora. Gracias por visitarnos. Dios siga bendiciendo tu vida con su Palabra.

  2. I don’t know exactly what the song was saying but it was definitely beautiful. I think it was saying something about the future and how Jesus is our friend. It was beautiful.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s